Hoy pensé en hablarles del compostaje que es un tema, en mi opinión, fundamental. Es el inicio. Espero que me acompañen y se decidan a compostar  en el lugar que estén,  porque todos podemos.

Por Nadia García*

El 50 % de los residuos  que generás todos los días son orgánicos. Cada día medio kilo de un futuro compost se va hacia un relleno sanitario y es nuestra responsabilidad. ¿Por qué? Porque una vez que ingresa allí se contamina y no hay proceso inverso para descontaminarlo. ¿Es para reflexionarlo?  Yo creo que sí, se lo debemos a las generaciones que vienen.

¿Pero qué es compostar?

Es un proceso en el cual imitamos a la naturaleza para transformar restos orgánicos en lo que se denomina compost. Este proceso biológico se realiza en condiciones de fermentación aerobia (con aire), con suficiente humedad y en presencia de microorganismos descomponedores que están presentes normalmente en  los suelos.

Este proceso tiene una fase térmica, donde levanta temperatura lo que asegurará una transformación higiénica de los residuos orgánicos transformándolos en un compost homogéneo y altamente asimilable por nuestros suelos. ¿Cómo empezamos? Separando  (o ¿rescatando?) los residuos orgánicos diarios. Vamos a identificarlos:

¿Qué podemos agregar a la compostera?

1) cáscaras y restos de frutas y verduras, 2) yerba, café e infusiones (incluido el saquito y el filtro), 3) cáscaras de huevos, 4) cáscaras de frutos secos, 5) corchos, 6) marlos de choclos, 7) pasto y restos secos de plantas, 8) hojas secas, 9) servilletas, papeles usados, cartones, viruta.

¿Qué no agregamos?

1) carnes, huesos y grasas, 2) lácteos, 3) plásticos, metales, vidrio, 4) pañales, 5) papel higiénico e hisopos, 6) heces de animales domésticos (perros y gatos).

Con precaución:

1) Cáscaras de cítricos (poseen sustancias bactericidas que pueden inhibir los microorganismos de descomposición. Recomiendo ponerlos trozados y en poca cantidad, 2) abono de herbívoros, 3) ceniza.

Mientras vamos recuperando residuos,  ¿elegimos la compostera? Podeés comprar una ya lista de plástico o de madera las hay muy bonitas para todos los gustos y presupuestos.

También podes utilizar algo reciclado, siempre que sea de plástico o madera (previamente impermeabilizada con pintura asfáltica o impermeabilizante para agua potable), no recomiendo las de metal porque el óxido pasaría al compost y puede resultar en una baja de calidad del mismo.

O simplemente, podes hacer un pozo en el fondo del jardín e ir armando tu pila de compost allí, eso sí: para cosechar es un poco incómodo por lo que te recomiendo una vez terminado y pasado un tiempo prudencial plantar directamente allí.

¿Qué características debe reunir mi compostera?

Debe tener una tapa (para que no se vuelen mis residuos con el viento y la lluvia no moje de más mi pila.

Debe tener agujeros de drenaje y ventilación, porque si me paso con los riegos debe poder escurrir, de lo contrario la descomposición pierde oxígeno y aparecen los olores.

Y en mi experiencia una puerta para retirar el producto listo, para que sea más cómoda.

En la próxima columna te enseño a mezclar los elementos húmedos y secos, a mantenerla y a saber cuándo cosechar. ¡Te espero!

*La autora es Técnica en floricultura (UBA) y dirige el vivero Nativas del Sur.

 

Comentar
- Publicidad -