Juan Alvarado: “Lo mío es un grito para hacer algo por el boxeo”

Juan Alvarado tiene toda una vida ligada al boxeo. Pasó por todas las facetas hasta convertirse en técnico nacional; y exhibe con orgullo la remera que usó “Cococho” Godoi, la noche que logró el título mundial de la OMB.

El técnico nacional de boxeo Juan Alvarado manifiesta su deseo de que todos los técnicos y entrenadores de Comodoro puedan unirse para poder comenzar con la actividad a nivel Escuela. También hizo un recordatorio de los 22 años que cumplió Víctor “Cococho” Godoi de la obtención del título mundial de la OMB y brindó un recordatorio de su compañero y amigo exboxeador profesional José Raúl Güichapani.

Hace más de 7 meses que el boxeo de Comodoro Rivadavia no volvió a tener actividad, en una etapa que realmente es pujante, teniendo en cuenta la gran cantidad de boxeadores amateurs y sobre todo profesionales que existen, algo único en estos 25 años de boxeo en la ciudad.

Con la idea de juntarse para armar un protocolo

El técnico nacional de boxeo de la FAB, Juan Alvarado, integrante del staff de entrenadores que tiene el Club de Boxeo Comodoro, llegó a nuestra redacción para manifestar su preocupación con respecto a la quietud que se ve en la disciplina. Aclarando que le llama la atención que nadie haga nada por el boxeo, para que no se pierdan aquellos púgiles que con tanto esfuerzo se venían entrenando.

“El boxeo hoy está completamente parado en Comodoro. Tengo contacto con el ‘Vasco’ Arisnabarreta, con Martín Décima, promotores, y siempre te dan la voz de aliento de esperar un poco más. Pero veo que se han abierto gimnasios a nivel nacional, están entrenando, también en Comodoro los gimnasios privados están abiertos, el kick boxing está entrenando. Y sé cómo se trabaja en los gimnasios. Tuve la suerte de haber conocido al cubano Juan Fernández, aprendiendo sobre la Escuela de Boxeo y la Escuela de Combate. Y se puede iniciar una sesión de entrenamientos, no como se hacía antes, que se iba a correr para Rada Tilly, luego ponerse un par de vendas, guantes y terminaba el entrenamiento. Ahora se puede trabajar mucho lo técnico, no tengo por qué hacer contacto directo con otro boxeador, si lo puedo hacer a nivel Escuela. Se puede trabajar con un compañero, donde se puede sacar una mano, izquierda en punta o derecha, el otro hace inclinación del cuerpo y se vuelve con los dos ganchos, con los guantes puestos. Y sin hacer contacto cuerpo a cuerpo, tres o cuatro rounds, luego vienen los cross, los swing, existen muchos trabajos. Aplicación de escuela de boxeo, es lo primero que se debe hacer y no solo para los chicos, para el debutante y profesional”.

Te puede interesar
Contundente debut de Matthysse

“Pero con esta técnica de Escuela se aprende a caminar arriba del ring, todo lo que es la técnica del boxeo. Y después está la otra parte, la Escuela de Combate, algo que nosotros hacíamos con el “Moro” Fernández, los días sábados, con árbitros, con jurados, en el ring. Eso lo que se debe hacer, arrancar con la parte de la Escuela de Boxeo primero. También veo que nadie se mueve, tampoco se está haciendo nada para volver”, expresa Juan Alvarado.

Los profesionales José Vargas y Rodrigo Maizares solo salen a correr pero nada más, el Club de Boxeo Comodoro está cerrado. El profesor Héctor Toto Campos también colabora en el equipo armando las rutinas de entrenamiento, asegura Juan Alvarado, quien está muy agradecido por su labor.

“Luciano (García), es otro boxeador que sin duda pronto estaría debutando, tiene una gran experiencia en kick boxing. Viene del Team Mellado, es una gran persona, muy buen pibe, la verdad da gusto entrenarlo y darle una mano. Franco Farías es otro que está para debutar como profesional. Pero en Comodoro existen muchos pibes que andan muy bien, no queremos que se pierdan. Y todo esto serviría para que se muevan”, dice Juan Alvarado.

“No quiero morirme en mi casa”

Consultado cuál es hoy la realidad del Club de Boxeo Comodoro, el técnico comodorense, aseguró: “El Club está cerrado. José Vargas con la señora está cuidando. Siempre Othar Macharashvili nos acompañó, no lo he visto, tampoco lo he buscado. Hablé muy bien con Hernán Martínez pero hace dos meses atrás, y yo no quiero molestar, pero me gustaría saber dónde están los otros técnicos, qué están haciendo. Costará mucho poder recuperar al boxeo, todo el trabajo, perdimos un año. Hoy lo más importante es juntarse en algún lugar, dejaré mi número de celular, que me llamen, juntarnos y charlar, pera presentar algún protocolo. No tienen que quedarse parados, siempre me gustó el boxeo, y no quiero morirme en mi casa. De mi trabajo me mandaron a mi casa, para qué, si me voy a morir igual será en mi casa, o en mi trabajo. Así uno vive estresado, el gimnasio a uno lo saca de todo lo malo, del encierro. Por suerte tengo otro oficio que es soldador y en mi galpón hago cosas, pero se extraña el boxeo. Lo mío es como un grito a los demás que se despierten, que no se queden, que hagamos algo por el boxeo”, expresa Juan Alvarado, quien dejó su celular (297- 155934134) para lo llamen y poder organizarse.

Te puede interesar
Boxeo: Ezequiel Matthysse debuta como profesional

La anécdota con “Cococho” y el recuerdo a un amigo

También se refirió al recuerdo más grande que tiene en el boxeo de Comodoro, porque el último sábado, se cumplieron 22 años que Víctor “Cococho” Godoi, obtuviera el título mundial categoría mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“Esta remera que tengo aquí, es la que esa noche usaba “Cococho” Godoi cuando subió al ring. Yo, esa noche estuve de árbitro en la pelea de Chacón, y estaba parado al lado del ring. Cococho al subirse al ring, se saca la remera y me la tira. Yo se la quería devolver, pero con la alegría del título me la llevé a la casa. La tuve guardada en un cajón más de 10 años. Jorge Soto, como chiste un día le dijo que yo la quería vender en 20 mil pesos. Cococho me la quería comprar, pero no, yo solo quiero que la firme y le haré un cuadro para tenerla de recuerdo”.

“Quiero agradecer igual a Martín Décima, ‘Toto’ Campos, José Vargas, Maizares y su familia, Sergio y Eduardo que están colaborando, mis hijos, mi nieta Morena, mi familia. Y un recordatorio para mi gran amigo José Güichapani que nos dejó. Con el entrenamos muchos años en el Gimnasio Nº 1, compañero de trabajo luego, en la parte operativo y en prueba de manejo. Siempre tuvimos charlas muy amenas, muy educado, humilde, y hace un mes habíamos hablado en mi galpón por un trabajito que me pidió. Lo notaba estresado, también lo habían mandado a su casa del trabajo. Pero como boxeador fue muy fuerte, con gran pegada, no era técnico, pero cuando metía la derecha fulminaba. Fue profesional, como en 15 o 16 peleas. Supo retirarse a tiempo en el boxeo, le gustaba compartir un asadito. Me quedo con el mejor recuerdo, lo siento por dentro, y le mando un gran saludo a toda su familia. Se fue un amigo de verdad, un amigo en la vida”, expresa por último Juan Alvarado.

Comentar
- Publicidad -