El barrio Diadema Argentina logró controlar en su máxima curva los contagios de Covid-19

Tras un gran trabajo realizado entre el Hospital Rural de Diadema Argentina, policía y la coordinadora de trabajadores comunitarios María Rosa Cerdá, en el barrio de la zona norte, se logró controlar en su máxima curva los contagios de Covid-19.

A partir de esta red entre las instituciones, se asistió a cada una de las 100 familias aisladas, donde además el personal policial de la comisaría de Diadema concurrió casa por casa, además de colaborar con las entrevistas, brindaron contención a las familias en cuanto a las necesidades que tenían, sumado a la compras de víveres o diligencias que eran necesarias desde el barrio.

Desde el Hospital diariamente se actualizaban las planillas y se le informaba al comisario Cristóbal Infante. Desde allí le brindaban la información necesaria para evaluar si estaban próximos a una emergencia de Covid-19.

“Cuando la policía finalizó con sus diligencias muchas familias reclamaron la presencia del personal policial porque se sentían contenidos y seguros. Sentían que no se los había abandonado por ser contactos estrechos o casos de coronavirus positivos”, así lo informó Graciela Silveira, directora del Hospital Rural de Diadema.

Al mismo tiempo, la directora dijo que “desde el centro de información compuesto por los trabajadores comunitarios, a diario se alimentaba cada planilla con las familias que debían ser aisladas o se pedía información a la policía para saber cuántos ocupantes existían en la vivienda y si era necesario evaluar si existían pacientes de riesgos o tenían otras necesidades. Este trabajo se realizó aproximadamente tres meses, pero hubo una fecha que la curva se elevó y era casi imposible controlar, pero esto se logró gracias al trabajo de campo de la policía de Diadema junto al personal del Hospital Rural, donde unidos trabajaron en forma directa sobre la familia”.

Te puede interesar
Una enfermera del Hospital de Puerto Deseado falleció con covid

Por su parte, Infante comentó que “en un principio fue difícil llegar a las familias aisladas pero, a medida que pasaron los días, la gente iba colaborando y hasta nos esperaban en la puerta de sus casas con las temperaturas anotadas en un papel o en algunos casos nos charlaban para desahogarse un poco. Fue una experiencia enriquecedora y ahora debemos acostumbrarnos a convivir con esta situación, debemos ser conscientes en las medidas de prevención, no olvidarnos de higienizarnos y de usar tapaboca o barbijo”.

Continuando, el comisario puntualizó que “hoy (por el sábado) Diadema cuenta con un solo caso sospechoso, que ha sido hisopado y esperamos su resultado para ponernos a disposición de esa familia, porque nadie está exento de contagiarse”.

Por último, María Rosa Cerdá, supervisora zonal de trabajadores en terreno del Área Programática Sur, se refirió a esta experiencia y destacó que “en Diadema y otros puntos de la ciudad, diversas instituciones y voluntarios apoyaron el trabajo en terreno que se organizó junto a los trabajadores comunitarios, para acompañar a quienes transitaron como contactos estrechos de Covid-19. En Diadema el trabajo en conjunto con el Hospital y la policía permitió un acompañamiento cercano a las familias y consideró que la tarea ha sido significativa, porque además del control sanitario y el acompañamiento en cuanto a la contención, se dejaron medidas de cuidados. Este conjunto de acciones permitió una reducción a largo del tiempo en los casos positivos y por otro lado el compromiso del ciudadano es un factor clave. Fue valioso el aporte y compromiso de la institución policial, quien efectuó alrededor de 500 visitas domiciliarias, porque el trabajo en conjunto es lo que nos permitió poder mejorar la respuesta a la comunidad”, finalizó.

Comentar
- Publicidad -