Cumplió 103 años y eligió siempre vivir en Comodoro

Marcelo Simeoni nació en 1917 y dijo que el secreto para llegar a esa edad es “ir cumpliendo años de a uno”.

Marcelo Simeoni nació en 1917 y el pasado miércoles 4 de noviembre cumplió 103 años y lo celebró junto a su compañera de vida Ketty Artesiano, con quien está casado hace 72 años y de forma virtual con sus hijos, nietos y bisnietos.

Nacido en San Jorge in Sanpolo Di Piave (Italia), partió hacia Argentina junto a su madre y dos hermanas a los 13 años, llegando a Comodoro Rivadavia en barco el 7 de agosto de 1930.

“En ese momento tenía 13 y en la ciudad no había secundario, entonces para aprender español ingresé en el colegio Deán Funes el año que fue inaugurado, donde tuve seis compañeros”, fue lo primero que comentó Simeoni a Crónica.

Recordó además que “también quise entrar en los talleres de YPF como aprendiz, pero Nicolás Caserta, ingeniero italiano que había sido profesor en la Universidad de Roma, me aconsejó entrar como aprendiz y dibujante en la oficina de Geología, donde fui quien recibió el primer perfil eléctrico de Schlumberger y cuando la empresa cumplió 50 años me hicieron una mención por haber sido el que recibió el primer perfil, que en esa época era una novedad.

Al jubilarme, luego de toda una vida en YPF, recibí una medalla y placa por ser el empleado más antiguo de la empresa con 47 años de servicio”.

Te puede interesar
Inter remontó con gol de Lautaro Martínez y el Milan recuperó la punta

Juventud

Además, sostuvo que durante su juventud hizo muchas y variadas cosas. “Fui socio fundador del Club Hípico San Jorge, hacíamos largos paseos a caballo con los amigos, carreras y saltos de vallas. También fui socio del Tiro Federal, que sigue funcionando en Km. 3 y además practiqué tiro y esgrima donde recibí varias medallas de 1º puesto”.

Su vinculación con la aviación

Al mismo tiempo, Simeoni explicó que “en Astra había un club de planeadores, pero nuestra idea junto a un grupo de aproximadamente 30 personas fue formar un aeroclub.

Con dinero propio pudimos comprar el primer biplaza, avión que fue piloteado por Próspero Palazzo y así comenzó mi vinculación con la aviación. Ese primer avión cayó y se incendió al poco tiempo, pero se compró otro y seguimos con la actividad”.

La hora de formar una familia

Al ser consultado sobre la formación de su familia, aseguró que “en 1948 me casé con Ketty Artesiano y a lo largo de nuestras vidas tuvimos seis hijos. La familia se agrandó y ahora tengo once nietos y siete bisnietos”.
Sentido de pertenencia

Por otro lado, Simeoni afirmó que siempre le gustó la Patagonia y su barrio, Km. 3. “Sin dejar de amar Italia, acá en Comodoro encontré mi lugar, en varias oportunidades me ofrecieron trasladarme por trabajo a Mendoza, Neuquén o Buenos Aires y no acepté. Para llegar a esta edad el único secreto que hay es simplemente ir cumpliendo años de a uno”, finalizó.

Comentar
- Publicidad -