Tras la visita al Centro de Monitoreo, autoridades de las clínicas privadas pidieron mayor conciencia a los vecinos

En la mañana de ayer, el Centro de Monitoreo de Caleta Olivia recibió la visita de las autoridades de las clínicas privadas de la ciudad con el objetivo de que conozcan cómo es el funcionamiento del Centro respecto al seguimiento y la contención de pacientes covid positivo, sus contactos estrechos y aislados provenientes de zonas de circulación viral.
Al término de la recorrida, el dr. Roberto Martínez, encargado de los laboratorios de la Clínica Cruz del Sur, dio su punto de vista y calificó positivamente el trabajo que allí se realiza.

“El Centro de Monitoreo está muy bien encarado. Es un trabajo muy complejo”, aseguró. Seguidamente, explicó que el motivo de la invitación tiene relación con la necesidad de unificar y centralizar la información respecto a los pacientes de Coronavirus entre las partes que intervienen, tanto el COE como el HZCO y las clínicas privadas.

A partir de ello, los referentes de las clínicas privadas acordaron sumar información a la base de datos del Centro de Monitoreo para optimizar esfuerzos y para que la información pueda visualizarse en tiempo real.

“El plan Detectar funciona muy bien. Creemos que se está haciendo todo lo posible con las herramientas que se tienen. Nosotros desde el sector privado duplicamos las camas, nos preparamos con el tiempo adecuado y seguimos trabajando”, agregó.

Respecto a la visita, subrayó la posibilidad de dialogar y ofrecer sugerencias. En ese sentido, manifestó que más allá del enorme esfuerzo que se hace para combatir la Pandemia, los números marcan que la curva va en ascenso.

En ese sentido, apuntó contra las reuniones sociales y pidió mayor conciencia a los vecinos. “Seguimos teniendo muchos aislados producto del no respeto a las medidas de seguridad. Quien no quiera cuidarse, que piense al menos en sus familiares y las personas de mayor edad”, espetó.

Por último, habló respecto al fallecimiento de Karina Carrizo, quien se desempeñaba en la Clínica Cruz del Sur. “Tuvimos que despedir a nuestra primera compañera muerta por Covid-19. Eso nos dejó rotos. Cuando te toca de cerca, la cosa tiene otro color”, finalizó.

Comentar
- Publicidad -