Otra “víctima” impensada como secuela de la pandemia y las reiteradas cuarentenas

Quizás como sumándose a las tantas consecuencias que van observándose por la pandemia de coronavirus y la prolongada cuarentena que se impuso en el intento de detener los contagios -cuarentenas que han sido reforzadas o flexibilizadas-, la plaza del barrio Las Orquídeas de Km 5 también muestra el abandono de los últimos tiempos, tanto en el uso cotidiano que tenía en otra realidad social, como el de mantenimiento que, según está a la vista, no se realiza quizás porque haya otras prioridades de atención.

Lo cierto es que la plaza de una barriada en crecimiento, que fue presentada casi como espacio público modelo, con reparación e instalación de juegos infantiles, con un sistema de riego integral para el espacio, bancos, cestos nuevos, pintura en casi todo su entorno y colocación de luminarias -que no llegó a completarse-, entre otros detalles, hoy se encuentra sin atención adecuada, con pastos que crecen y se secan libremente y sin terminación de lo iniciado como hermoso paseo en los corredores internos de la plaza.

Quizás el escaso uso del predio, en el marco de las limitaciones con que cuenta el vecino para poder salir a disfrutar del aire libre, se haya sumado a una atención que es evidente que no se ha brindado o en el mejor de los casos, que es escasa y que ameritaría retomarse, en especial teniendo en cuenta la propia gente del vecindario que podrá salir a caminar o solamente a sentarse en el predio, en el marco de un avance del buen clima primaveral, camino hacia el verano.

Te puede interesar
Coronavirus: Anthony Fauci opinó sobre la efectividad de las vacunas

Algunos de los vecinos cercanos a la plaza hicieron un intento por mantener las buenas condiciones con el riego, esperando que se concluyera todo lo que se anunció en notas periodísticas respecto a las veredas internas, el cambio de luminarias o la instalación de juegos y equipos para realizar gimnasia al aire libre pero, según señalan, “nos supera el espacio a cubrir y las restricciones que nos impiden salir todo los días a ayudar un poco” acotando que “quizás si se retoman los trabajos de las cuadrillas que tenían esa tarea, el espacio verde vuelva a ser verde y convocante para quienes no podemos ir a otros lugares”.

Comentar
- Publicidad -