Cimadevilla: “El radicalismo tiene que recuperar su identidad y tener un protagonismo distinto al que tiene hoy”

El dirigente político del radicalismo brindó una extensa entrevista a Crónica y se refirió a varios temas de importancia sobre la actualidad política de la provincia y el país. Mario Cimadevilla habló sobre el rol de la UCR a nivel nacional, pidió recuperar la esencia del partido y no limitarse a ser “los vasallos del PRO”. El referente radical también criticó con dureza al gobernador Arcioni y al ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni.

Sobre el primer mandatario, dijo que “debería tener un gesto de grandeza y ponerse a pensar si realmente está en condiciones de seguir gobernando la provincia”. Además, anticipó que es probable que sea candidato a senador en las elecciones legislativas del año próximo.

La discusión del radicalismo

Fiel a su estilo, Cimadevilla dejó mucha tela para cortar durante la entrevista con este medio gráfico. El dirigente del radicalismo, uno de los más respetados y antiguos en la provincia del Chubut, se refirió al papel del partido en el plano nacional y se mostró muy crítico con respecto al accionar de los legisladores radicales y la discusión que persiste en el Congreso de la Nación entre aquellos que pregonan la ideología kirchnerista y macrista: “Hoy en el radicalismo hay una discusión fuerte, no solo en Comodoro y Chubut, sino a nivel país. Lo que se discute es el rol que tiene que cumplir el partido en este momento político de Argentina. Y acá nos encontramos con un sector del partido que dice los partidos políticos ya no existen más, que ahora se habla de coaliciones, y que el radicalismo tiene que ser un sector interno dentro de Cambiemos. Y hay otro sector que dice que no, que por el contrario, la UCR tiene que recuperar su identidad y tener un protagonismo distinto al que tiene hoy”, expresó en primer término el extitular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA.

“Hoy el radicalismo no tiene protagonismo”

Cimadevilla se mostró crítico con respecto a la gestión de los legisladores radicales que representan al partido en el Congreso de la Nación y consideró que “hoy el radicalismo no tiene protagonismo”. Para justificar esta afirmación, planteó que, hoy por hoy, quienes representan a la UCR parlamentariamente “incluso esconden el nombre del partido y hablan de Cambiemos”, la coalición formada años atrás para hacer frente al kirchnerismo y lograr de esa forma un recambio político en Argentina.

“Cuando se habla de Cambiemos, la gente piensa en el PRO, no en el radicalismo. Pero lo que es más grave, es que nuestro partido ahora está metido en una pelea que no es nuestra, desde mi punto de vista. Estoy hablando de que hoy hay una grieta muy grande en el país, entre lo que es el oficialismo y la oposición que quiere liderar Cambiemos. Basta con que uno diga ‘vamos a combatir el dengue’ para que el otro diga ‘vamos a proteger al mosquito’. La gente está podrida de que la política se haya convertido en discutir negocios en vez de ideas, está podrida de la corrupción, de la falta de austeridad, de ver cómo se manipula a la justicia”.

En esta línea de análisis, el exsenador nacional se mostró preocupado por la actualidad política del país y señaló: “Vemos con preocupación el comportamiento sindical, también cómo han enajenado el patrimonio de los argentinos con la venta de empresas estatales. Cuando el radicalismo fue gobierno, demostró austeridad, decencia, respeto por la independencia del Poder Judicial. Fuimos el único partido que se opuso a la privatización de las empresas energéticas. Dicen que quieren la reforma judicial para la impunidad de Cristina (Kirchner), otros dicen que se busca para la impunidad de (Mauricio) Macri. Esta no es la discusión que tenemos que dar los argentinos, si tienen que ir presos, que vayan presos entonces. La discusión de los argentinos es otra y tiene que ver con discutir un modelo de país, con salir de la grieta”, sostuvo.

“Estamos frente al peor de los gobiernos de toda la historia institucional de Chubut”

Por otra parte, Cimadevilla se refirió al gobierno provincial y exhibió fuertes críticas hacia el gobernador Mariano Arcioni y el ministro de Seguridad, Federico Massoni. El dirigente del radicalismo se mostró preocupado por la falta de pago de salarios a los trabajadores estatales y habló sobre la política implementada por Massoni en Chubut: “El ministro exhibe fracasos. Convengamos que en Chubut la inseguridad es algo que aumentó. Si la seguridad en la provincia funcionara como tiene que funcionar, Massoni no andaría allanando”, disparó.

“El justicialismo no está en condiciones de gobernar la provincia”

“Estamos frente al peor de los gobiernos de toda la historia institucional de Chubut. Si a mí me preguntan qué pienso sobre la gestión de Arcioni, o si le preguntan a los radicales qué piensan, probablemente no lo sepan, porque nosotros no hemos dicho nada.

Tenemos una provincia fundida, se deben tres meses de sueldo y el aguinaldo, debemos fortunas y no sabemos a quiénes ni a qué tasa, tampoco en qué condiciones. No hay Estado, el Poder Judicial en su máximo tribunal se encuentra acéfalo, el Poder Legislativo no funciona y ni hablemos de lo que hace el Poder Ejecutivo. Los servicios básicos ya no se prestan, tenemos dos años de ciclos escolares perdidos, con el daño que eso significa para los chicos. Quienes nos gobiernan desde 2003 han demostrado algo: que el justicialismo no está en condiciones de gobernar la provincia”, sostuvo Cimadevilla sobre la actualidad política de Chubut.

El exministro de Bienestar Social durante la gestión de gobierno de Carlos Maestro habló de “falta de honestidad” al referirse a la Causa Revelación, en donde funcionarios del gobierno de Arcioni reconocieron haber formado parte de una asociación ilícita. En esta línea de análisis, el entrevistado condenó la poca intervención del radicalismo frente a hechos de este tipo: “Esto es lo que nos viene gobernando y nuestro partido tiene una actitud muy pasiva frente a estos hechos de corrupción”.

Mejor no hablar de la seguridad en Chubut

El siguiente en el listado de críticas de Mario Cimadevilla fue el cuestionado ministro de Seguridad de la Provincia, Federico Massoni, un hombre que suele generar revuelo por su actividad en la cartera que conduce y lo que dice públicamente. Respecto al funcionario del gobierno provincial, el dirigente radical subrayó que “hace poco tiempo, el ministro dijo que la droga tenía vinculación con la política. Habló de jueces, intendentes y otras personas de la esfera pública. Después de semejante afirmación, nadie lo interpeló, nadie dijo nada. Además, es un hombre al que se lo comió el personaje”, afirmó el referente radical.

“Lo que el ministro exhibe son sus fracasos. Convengamos que en Chubut la inseguridad es algo que aumentó. Si la seguridad en la provincia funcionara como tiene que funcionar, Massoni no andaría allanando. El consumo de droga no bajó. Esto es lo que pasa hoy en nuestra provincia, por eso yo digo que el radicalismo tiene que dar una pelea fuerte y replantearse su rol. Yo no descarto alianzas, las alianzas son instrumentos que usan los partidos políticos para afrontar actos electorales. Lo que sí digo, es que si se da una alianza, el radicalismo tiene que liderarla, no podemos seguir siendo los vasallos del PRO, ni en el orden provincial ni en el orden nacional. Vamos a pelear todas las candidaturas que se renueven el año que viene, porque entendemos que quienes nos están representando en el parlamento están desperdiciando un espacio político que es fundamental”.

Un gesto de grandeza de Mariano Arcioni

Paso siguiente, el hombre que fue elegido senador nacional por Chubut en el año 2009 se refirió puntualmente al gobernador de la provincia, el escribano Mariano Arcioni. Cimadevilla resaltó que, desde su punto de vista, los últimos gobiernos de Comodoro y la provincia fueron “mandatarios de los poderes de facto” y advirtió que, hoy por hoy, el gobernador no tiene injerencia en las grandes decisiones políticas que se toman en Chubut. “Las grandes decisiones en la provincia son tomadas por aquellos que se han apropiado de nuestros recursos, le guste a Arcioni o no le guste. Me parece que, a esta altura del partido, y teniendo en cuenta la crisis en la que nos ha sumido a todos los chubutenses, el gobernador debería tener un gesto de grandeza y ponerse a pensar si realmente está en condiciones de seguir gobernando Chubut, porque un hombre que no tiene liderazgo, que no genera confianza y que vive improvisando, reúne las tres condiciones para que explote cualquier gestión. El gobernador debería pensar en esto, más allá de los remedios que otorga la Constitución frente a la incapacidad de los gobernantes”, consideró el exfuncionario del gobierno de Mauricio Macri.

“Es probable que sea candidato a senador”, dijo Cimadevilla

Para concluir la entrevista con este diario, Mario Cimadevilla se refirió a las elecciones legislativas que se realizarán el año próximo y anticipó que hay posibilidades de que compita por la Senaduría. Además, habló sobre el rol de los legisladores radicales en el Congreso de la Nación y de la función que desempeñó en la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA durante el gobierno de Mauricio Macri. También dejó una reflexión acerca de la convención radical llevada a cabo en Gualeguaychú en 2015, en donde el radicalismo selló su alianza con el PRO para competir en las elecciones de ese año.

“Yo creo que hoy el radicalismo tiene que recuperar su identidad, levantar sus banderas. La honestidad, la independencia del Poder Judicial, la austeridad republicana, el manejo de los recursos energéticos con criterio estratégico, el federalismo. Las candidaturas, tanto para diputados como senadores, tienen que ser del radicalismo, así tiene que ser y no como piensa la actual conducción del partido, que puede ir uno y uno. Vamos a pelear todas las candidaturas. Algunos juegan con mi nombre, es más, son los que no me quieren los que lo hacen, los radicales amarillos. Ellos hablan de Cimadevilla para senador. Y es probable que sea candidato”, anticipó Cimadevilla sobre las elecciones legislativas que se darán el año próximo, en las cuales Chubut renovará bancas de diputados y senadores.

“Tenemos una visión distinta de lo que hay que hacer en el parlamento”

En la misma línea de análisis, el exlegislador nacional planteó, respecto a la labor parlamentaria, que desde el sector más tradicional del radicalismo se tiene una visión diferente sobre lo que hay que hacer a la hora de legislar. “Tenemos una visión diferente a la que tienen los que hoy están en funciones. Ellos están metidos en una interna nacional que a nosotros no nos favorece. No hay que usar el parlamento como lo usan ahora, para meternos en una pelea que no es nuestra. El parlamento es un lugar en donde se discuten las políticas nacionales. Yo fui un hombre que honró el cargo. Debo haber sido el senador más hostil que tuvo Cristina Kirchner. Cuando se estatizó YPF, yo fui el único que pedí que se pagaran los daños ambientales a la provincia del Chubut. No conseguí los números y perdí la votación, pero yo no acompañé un solo proyecto que tuviera que ver con la provincia, sin que Chubut tuviera injerencia alguna”.

Lazos rotos

Por otra parte, Mario Cimadevilla se refirió a su papel durante el gobierno de Mauricio Macri frente a la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA. “Cuando el presidente Macri asume la presidencia, a mí me ofrecen hacerme cargo de la investigación de la AMIA. A poco tiempo de andar me di cuenta de que no tenían intenciones de esclarecer el tema, sino de proteger a amigos suyos que estaban procesados en esa causa. Fui el primer radical que se apartó del gobierno de Macri”, señaló.

“Pensábamos que íbamos a tener más protagonismo en el gobierno de Macri”

Por último, el entrevistado puso el foco de análisis en la convención radical que se llevó a cabo en el año 2015 en la localidad entrerriana de Gualeguaychú, en donde la Unión Cívica Radical selló su alianza con el PRO, el partido político encabezado a nivel nacional por Mauricio Macri. “Yo estuve en la convención de Gualeguaychú en el año 2015. La gente resume la discusión que tuvimos ahí en un solo tema, solo hablan de la alianza que hicimos, pero la discusión fue mucho más profunda. Duró casi un día y una noche, se habló mucho de las diferencias ideológicas de los partidos que componían la alianza.

Creo que fue Federico Storani el que planteó que en Argentina tenía que haber un cambio político y que quizá solos no podíamos. En la Argentina venía gobernando el mismo partido durante los últimos doce años, había que lograr un recambio. Las democracias no funcionan si no hay recambios y, por otro lado, no había equilibrio parlamentario. Por eso decidimos aliarnos, para lograr estos dos objetivos. Pero nosotros pensábamos que íbamos a tener más protagonismo en el gobierno de Macri, participación activa en las decisiones de gobierno, y eso no fue lo que pasó. El radicalismo le prestó un servicio de nuevo al país, ayudando a un cambio de signo político, pero en muchas ocasiones no fuimos tenidos en cuenta”, concluyó Cimadevilla.

Comentar
- Publicidad -