La práctica religiosa vuelve a ser presencial en los lugares de culto

Habrá que cumplir con protocolos sanitarios y distanciamiento social en las reuniones.

Tras el reclamo de fieles y de responsables de iglesias y templos, que incluyó movilización por el centro de la ciudad y del pedido del mismo intendente de la ciudad, Juan Pablo Luque, quien tomó el pedido realizado por gran cantidad de personas, finalmente la práctica religiosa volverá a ser presencial aunque, respetando normas de distanciamiento entre personas y el uso obligatorio de tapabocas.
El pedido realizado a los responsables religiosos es el estricto cumplimiento de las medidas sanitarias y la observación personal de los recintos donde se reúnen los fieles, permitiendo solo una concurrencia razonable de personas, respetando el distanciamiento social.

Esa presencia de fieles, solo podrá cubrir un 30% del espacio de cada iglesia o templo y, en caso de que el lugar fuera muy amplio, la asistencia máxima de 50 personas. Además de ello, se exige la distribución de alcohol en gel y la utilización del tapabocas en todo momento.

La “reglamentación” de la autorización marca también, rigurosamente, la necesidad de distanciamiento social, exigiéndose que en los recintos donde haya asientos, se deberá dejar dos espacios libres -lo que asegurará el distanciamiento de dos metros-, en los espacios con bancas, se deberá ubicar una persona por cada dos metros lineales entre uno y otro, en tanto que donde no hayan asientos, deberá respetarse el distanciamiento de dos metros entre los feligreses.

Comentar
- Publicidad -