CABIN celebró su 32º aniversario

El Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN) de Comodoro Rivadavia celebró el domingo 18 de octubre su 32º aniversario. La institución es el centro regional de referencia para el tratamiento de enfermedades oncológicas, debido a su capacidad profesional y constante actualización.

El CABIN es una institución civil sin fines de lucro, que si bien pertenece al Estado Provincial es administrada por un consorcio conformado por nueve instituciones de la comunidad. El espacio se financia por los recursos que autogeneran. El Estado no aporta ningún dinero para atender los costos operativos.

CABIN se caracteriza por atender en forma gratuita, a todos los pacientes carenciados que son derivados por el Sistema Provincial de Salud, a través de sus efectores (hospitales públicos), lo que financieramente representaría un 10 por ciento promedio de su facturación, por los que no percibe ningún tipo de compensación.

Gracias a la inversión en el desarrollo tecnológico y profesional, el Centro de Aplicaciones Bionucleares se ha transformado en un centro oncológico de excelencia, impulsando a Comodoro Rivadavia, como referente de la derivación de pacientes de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, además del sur de Chile.

“Este es un aniversario distinto por la pandemia, ya que cuando comenzó todo esto, la falta de autorización para que la gente circulara hacía que mucha gente de Caleta Olivia o del Valle no pudieran venir a continuar con los tratamientos. Eso se solucionó con una gestión que se hizo ante el ministro de Salud, donde les dábamos un certificado a los pacientes para que pudieran venir con su acompañante” comentó Juan José Nieto, director administrativo de CABIN a Crónica.

El directivo remarcó que “eso ha traído una disminución muy grande en la facturación del CABIN, ya que al no dar prestaciones indudablemente no podemos facturar. No es que estemos mal, pero ha bajado todo el ritmo y por suerte no hemos tenido empleados con Covid-19 positivo hasta el momento”.

En este sentido, Nieto señaló que a lo largo de los años no ha cambiado prácticamente nada. “Lo que ha cambiado sobre todas las cosas es la tecnología y también en cantidad de personas, con mayores especialistas. En este momento tenemos dos físicos y otros dos preparándose para lo que viene” dijo.

Nueva obra

Por otro lado, comentó que la nueva obra del CABIN se encuentra en un 90 por ciento terminada. “Es decir que la parte civil está concluida, ahora falta la calibración de uno de los aceleradores que calculamos que se va a hacer en los primeros días de enero por la pandemia, ya que por el tema de la reglamentación si viene un técnico debemos tenerlo 14 días en cuarentena, entonces esa situación no la pueden soportar quienes hacen el service. Cuando ese acelerador esté en funcionamiento, se va a retirar el acelerador que tenemos digital y en el búnker en donde está este se va a colocar otro nuevo” detalló el directivo.

Esperando que pase la pandemia

Por último, Nieto puntualizó que “de ahora en adelante esperamos que se termine el tema de la pandemia para poder trabajar libremente y con más flexibilidad, porque notamos que además de lo que ha pasado con la restricción de circulación de la gente, hay una disminución de ingresos de pacientes lo que nos hace sospechar que muchas personas por temor a contagiarse por el Covid-19 no inicia su tratamiento. Hoy por hoy tenemos una dotación de 50 personas, entre técnicos, administrativos y profesionales médicos y venimos solventando la operatividad del CABIN con los recursos propios, que son los que producimos con la facturación de las prestaciones que damos y además sigue vigente la atención de los indigentes que manda el Sistema Provincial de Salud que se atienden sin costo para el paciente”, finalizó.

Comentar
- Publicidad -