En Chubut, el 98% de los Municipios y todas las Comunas Rurales han adherido a la Ley Micaela

La normativa contempla capacitaciones a quienes ejercen cargos en la función pública de los tres poderes del Estado.

El Gobierno del Chubut, a través de la Mesa de Enlace Interpoderes, informó que ya han adherido a la Ley Micaela N° 27.499 y a la Ley Provincial VIII N° 129, el 98% de los Municipios y la totalidad de las Comunas Rurales.

Estas normativas establecen la formación de todas aquellas personas que ejercen la función pública en los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), en la perspectiva de género y violencia por motivos de géneros.

Es importante destacar que a través del Ministerio de Gobierno y Justicia, que conduce José María Grazzini, se está trabajando con los Municipios que aún no han adherido, a través de la Dirección Provincial de Géneros y Diversidad, a cargo de Elba Willhuber.

Capacitaciones

En el ámbito provincial, la Mesa de Enlace Interpoderes se propone llevar adelante un trabajo con el objetivo de establecer las coordenadas de un cambio cultural y avanzar a través de la capacitación sobre la incorporación de la mirada de género sobre las desigualdades estructurales que producen y reproducen las violencias.

Sosteniendo que es un compromiso y una responsabilidad colectiva que debe impactar en la transformación de los hábitos y costumbres individuales, así como en el diseño y orientación de las políticas públicas.

Te puede interesar
El municipio se sumó a la Ley Micaela para capacitar a los funcionarios en materia de género

Desde este punto de vista, se considera la formación desde una concepción integral y situada, en la cual se valoran los procesos y las temporalidades determinadas por los contextos, los pisos adquiridos en términos de herramientas conceptuales y las experiencias previas que permiten un diálogo en los trayectos formativos.

La Mesa de Enlace Interpoderes para prevenir y erradicar la violencia de género y promover la igualdad de oportunidades ha trabajado en las orientaciones para elaborar los Proyectos de Capacitación, según lineamientos nacionales. Estas Orientaciones están visadas y aprobadas por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de Nación.

Certificación

Al respecto, la subsecretaria de Derechos Humanos, Carla Sánchez Galindo, expresó que “la adquisición de herramientas teóricas para la incorporación de la perspectiva de género es una parte del proceso de formación y se debe trasladar indefectiblemente en su traducción práctica, es decir, en aquellos medios en los que las personas desarrollan sus actividades cotidianas, dentro y fuera de las instituciones”.

Por ello, “construir dispositivos de capacitación político-pedagógicos que le otorguen un lugar central a la reflexión crítica en torno a prejuicios, estereotipos, prácticas y costumbres vinculadas a modelos culturales binarios, androcéntricos, incorporados a lo largo de nuestra historia personal y social, son los que resulta imprescindible revisar a la luz de la perspectiva de géneros”.

Te puede interesar
El municipio se sumó a la Ley Micaela para capacitar a los funcionarios en materia de género

La certificación de la Capacitación sobre la Ley Micaela, una vez que integrantes de la Mesa Interpoderes evalúan los Proyectos presentados, son aprobados por la Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Gobierno y Justicia, órgano ejecutor de la Ley Provincial VIII N° 129, a través de la Dirección de Capacitación.

Los interesados podrán solicitar mayor información a: mesainterpoderesviolencia@gmail.com o derechoshumanos@chubut.gov.ar

Ley Micaela

Cabe señalar que la Ley Nº27.499, más reconocida como “Ley Micaela” lleva el nombre de la víctima de femicidio, Micaela García, de 21 años quien era militante del Movimiento Evita y del “Ni Una Menos”. Su caso de violación y posterior femicidio en Gualeguay (provincia de Entre Ríos) sacudió al país en el año 2017.

La conmoción social del hecho y la violencia institucional que develó, en el marco de las movilizaciones frente a las violencias por motivos de género: “Ni una menos” y debates emergentes como producto de las luchas sociales y cambios socioculturales, dieron fuerza a demandas históricas que exigían reconfiguraciones con fuerte dimensión institucional.

Comentar
- Publicidad -