Ostrea, la única galería de Chubut en ArteBA

Conocé la galería de Rada Tilly,  que representará a Chubut en ArteBA, la vidriera de arte contemporáneo más importante del país.

Mariano estaba listo para inaugurar su muestra en abril. Pasaba los días en su taller ultimando detalles. Fotografías, objetos, cerámicas, bordados. La pandemia se interpuso. Mariano no presentó “El vaivén de las aguas” en el Centro Cultural Rada Tilly pero, en noviembre, su obra formará parte del evento de arte contemporáneo más importante del país, arteBA. Y la noticia no termina ahí, será con Ostrea, su galería. 

Cuatro de las fotografías de Britos y Viel que serán exhibidas en ArteBA. 

-Ostrea es la única galería de Chubut que participa en ArteBa 2020 ¿Cómo pasó? 

-Por la pandemia fueron surgiendo reuniones con diferentes galerías del país hace más de dos meses, para ver cuál es el panorama de las diferentes regiones. Hay espacios que no conocíamos y había espacios que no nos conocían. En este grupo hay galerías reconocidas como la Galería Diego Obligado. Meridiano es la Cámara Argentina de Galerías de Arte Contemporáneo que nuclea espacios de todo el país con diferentes trayectorias. Nosotros no formamos parte pero de ahí surge lo de ArteBA. Este año se hace online y nos invitan a sumarnos. Por Patagonia está Manta, Casa Tremenda, Frontera y Ostrea, somos los únicos que participamos de Chubut.

Mariano Britos y dos fotografías de Judith Bensimon de la serie “La imagen latente”.

-¿Qué van a presentar?

Como era el único espacio de Chubut tenía ganas de ampliarlo. Al final me fui más allá de Chubut, me fui hasta Santa Cruz. Por la zona del Chubut va a participar Judith Bensimon, una fotógrafa con una obra que se llama “La imagen latente”. Por el lado de Santa Cruz, más específicamente Río Gallegos está Patricia Viel, Patricia es otra curadora, artista y gestora cultural de Patagonia porque ha venido a Rada Tilly y ha participado de diferentes propuestas y con diferentes artistas también. Ella tiene una obra que se llama “Señales de humo para otros mundos” una serie de 50 fotografías. También voy a participar yo con una parte de “El vaivén de las aguas”, esta obra que no se pudo mostrar. Después una serie de actividades que vamos a desarrollar en el programa de ArteBA y Panorama. La gente va a poder ingresar a la página de ArteBA y ver galería por galería, espacio por espacio y dentro de cada espacio, los artistas. Va un texto curatorial, en nuestro caso lo hizo Irina Svoboda. La invité porque somos amigos, trabajamos juntos, está en el ámbito, de hecho ella tuvo un espacio en Comodoro así que se copó. La muestra se va a presentar en Rada Tilly solo que no abierta al público, vamos a hacer un montaje y la presentación online el 24 de noviembre a las 19:30 horas. También, una charla de Patricia Viel con José Luis Tuñón. Vamos a hacer una performance, va a empezar Patricia Viel en Río Gallegos, yo en Rada Tilly y Judith en Trelew, el mismo día a la misma hora. Por último otra charla de fotografía con Nacho Iasparra desde Buenos Aires y Judith Bensimon desde Trelew.

-¿Qué características particulares encuentran en el arte contemporáneo patagónico? ¿Existe algún elemento común?

-Esta inmensidad de la que habla Irina Sobovoda en el texto curatorial, la soledad, la forma en la que uno sale a hacer una fotografía acá en la Patagonia no es lo mismo que si la va a hacer en Buenos Aires o en cualquier otra ciudad. Todos tenemos de algún modo un hilo conductor, por supuesto que cada uno con sus formas. Tenemos esto de la inmensidad, de la soledad, del paisaje, todo ese tipo de cosas hace que de alguna manera tengamos esta diferencia en cuanto a los proyectos artísticos. 

-Sabemos que todas son diferentes y memorables pero ¿Cuál fue la exposición de Ostrea que más te marcó? 

-Probablemente sea esta. Puede ser porque siempre estuve trabajando desde afuera para otros artistas y esta vez estoy yo. Por un lado va a ser eso, después la importancia que tiene. Más allá de que sea una feria comercial, porque ArteBA es una feria de arte contemporáneo pero es una feria comercial y viene gente de todas partes del mundo a adquirir arte argentino, veo que es una oportunidad. Hace muchos años habíamos hecho un proyecto con Irina para participar y no quedamos seleccionados en ese momento. No pueden elegir a todas las galerías del país. Siempre quedó la espina: “Bueno, en algún momento vamos a volver” y se dio de esta manera, en el peor momento de la Argentina, con todo lo que nos está pasando con la pandemia. Creo que va a ser importante por eso, para visibilizar. Algunas galerías decían: “No, no sé, no llego con los tiempos, los artistas están…” sí, todos pasamos por diferentes estadíos estos meses y dije: “Bueno, es el momento, vamos a tratar de visibilizar a los artistas”. Fue todo muy rápido, obviamente podríamos haber abierto el juego y hacer algo mucho más grande pero también en este momento éramos poquitos los que estábamos trabajando para llevar adelante esto y por eso se dio así. Primero visibilizar un espacio que no lo conoce nadie en el país como Ostrea está bueno, está bueno que la gente sepa que en estas latitudes se hacen cosas y que hay artistas importantes, que hay obra interesante para mostrar. Después visibilizar a los artistas y otra cosa que me parece muy importante que se está gestando por fuera de ArteBA son las reuniones con los diferentes espacios en Bariloche, San Martín de los Andes, Villa La Angostura. Se está armando un vínculo mucho más interesante. Eso es un punto importante y que no solo va a servir para Ostrea. En el Estado hay una invisibilización con respecto a los artistas y las cosas que pasan por afuera. Cuando alguien ve que están pasando cosas y como dicen Pueblo Chico: “En el pueblo pasan cosas”. Lo que está pasando es importante para nosotros y para el futuro de la cultura en la región.

Te puede interesar
Amor a primera vista

Imágenes de ArteBa edición 2019. Imágenes de ArteBA edición 2019.

-La pandemia cambió el entorno de galerías y artistas ¿Cómo lo toma Ostrea? 

Es una experiencia nueva. Es complejo cuando no tenés las herramientas para hacerlo. En nuestro caso contamos con la suerte de tener los elementos, la colaboración de gente que está recontra experimentada con la tecnología. Por un lado es nuevo. Por ejemplo, una de las cosas que siempre teníamos a medio hacer era la página web y fijate que en menos de dos semanas la retomamos y ya casi la tenemos terminada. Pronto va a estar online, y de paso te la digo, es www.ostrea.ar. Eso también de alguna manera ayuda porque la gente que entre a nuestra galería en ArteBA va a poder entrar a nuestra web. Después ya va a quedar para todos los que quieran visitar el sitio, enviar propuestas. Creo que es todo un crecimiento. Ya es un crecimiento lo que nos está pasando, para todos.

-¿En qué momento se encuentra el arte contemporáneo? 

-Yo creo que el arte contemporáneo no para. Es un momento que duele, no solo por el arte sino en general. Es un momento de reflexión donde todos nos pusimos a pensar sobre lo que nos estaba pasando, más allá que después surjan o no poéticas o proyectos que tienen que ver con la pandemia. A mí no me sale nada sobre la pandemia la verdad. Creo que  hay cosas más profundas que tienen que ver con la vida, con la naturaleza, con lo que uno hace y trabaja para eso. A mí en este caso no me sale. Lo único que me salió fue llevar adelante este proyecto. Creo que el arte contemporáneo está a pleno hace muchos años y que también de alguna manera a los artistas este momento de reflexión los alimenta para seguir trabajando. Me parece que va a servir para eso. No solamente para el arte, yo participio de otras cosas y me doy cuenta de que hay toda una idea de una cuestión nueva que se viene, la nueva normalidad, como le dicen. Yo no creo mucho en todo eso de la nueva normalidad pero creo que de alguna manera va a quedar alguna cosa más importante y reflexiva a la hora de poder hacer en este momento del mundo. No digo país, digo mundo porque todos estamos pasando lo mismo. Lo que sí me da mucha pena es que hay muchos lugares que están cerrados, mucho que tiene que ver con el comercio, la cultura, el deporte. Hay una movida de reflexión que tiene que ver con eso y que se va a tener que pensar para un futuro inmediato, que las cosas se puedan mejorar de alguna manera. Tenemos tantos lugares culturales cerrados pero tenemos tantos restaurantes abiertos, creo que tiene que haber un equilibrio en ese aspecto. Se entiende que hay una necesidad social, deportiva pero también hay una necesidad desde el arte y la cultura. Hay que hacer un equilibrio y que todo salga adelante.

-Siempre pedimos consejos porque es una buena forma de aprender ¿Tienen alguna recomendación para artistas de la Patagonia? 

-No darse por vencido. Al principio de la pandemia yo estaba en el taller en casa encerrado, pasando los días, haciendo algunas cosas para la muestra. Yo creía que en abril se iba a abrir y al final no, no me fui de vacaciones, no se hizo la muestra, las obras quedaron guardadas -risas-. Cuando uno menos se lo espera aparece siempre algo que hace que todo surja de una manera mucho más natural y más relajada por otro lado. Al principio uno está con toda la tensión de “se hace la muestra, no se hace la muestra”, te quedás mal porque no se hizo la muestra y al final siempre surgen cosas nuevas. Eso, no darse por vencido y llevar adelante los proyectos que uno tiene. Después la unidad. Creo que los espacios, los artistas, tenemos que estar más unidos. Hay mucho para mostrar y que esta cuestión reflexiva sirva para tomar los espacios que le corresponden a la cultura y que se puedan hacer todas las cosas. 

ArteBA parece un fin y un comienzo para Ostrea. La culminación de una era y el comienzo de otra. “Ostrea quiere convertirse en una fundación, tenemos un proyecto de un espacio propio que estamos llevando adelante hace aproximadamente un año con otros artistas que van a acompañar. Esperamos sean parte de la fundación y que definitivamente tengamos un espacio propio en Rada Tilly para poder desarrollar todas las actividades que tienen que ver con el arte contemporáneo, la arquitectura, el diseño. En ese grupo están Marina Villelabeitia, Martín Halliburton, Federico Mocoroa, Mariana Mendonca, Mauricio Albacete y yo. Por la pandemia tuvimos que parar todo pero calculo que el año que viene vamos a retomar como para hacerla definitiva y gestionar los permisos para un espacio nuevo en Rada Tilly. Si no bajamos los brazos lo podremos lograr, vamos a ver qué pasa” dice Mariano. Y por todo lo que creó hasta ahora, podemos imaginarnos el resultado. 

Por Flor Nieto

Te puede interesar
Amor a primera vista

————————————————————————————————-

Conocé más: La historia de Ostrea 

Por Mariano Britos

Empecé Ostrea en el 2008. Arranqué con una invitación de la feria de diseño “Para eso sí que tienes gracia”, organizaban Mariela Garolini y Maite Luque con sus parejas acá en Rada Tilly. Ahí nos presentamos en sociedad. La idea al principio era armar una exposición. Lo que pasaba, básicamente, era que no había espacios de exhibición de arte ni para hacer ese tipo de ferias. Ese año las chicas hicieron la feria y yo fui preparando esta propuesta de Ostrea que también surge a partir de la necesidad de mostrar obra de artistas de Rada Tilly, Comodoro y de la región por la falta de espacios. Todavía no teníamos ni centro cultural. Ahí formamos y eso sucedió entre 3 ó 4 días, nos quedamos con las ganas entonces pedimos permiso a la Escuela 12 de Rada Tilly. Hay un pasillo bastante amplio, lo pintamos con algunos colaboradores, agregamos la iluminación adecuada y ahí hicimos la primera muestra de Maria Kalbermatten y Pablo de Abreu. Así fuimos creciendo y de a poco fuimos mostrando nuestra iniciativa. Colgábamos la muestra, la descolgábamos, la volvíamos a colgar y así estuvimos dos semanas. Después empecé a buscar espacios, espacios prestados porque siempre lo hicimos ad honorem. Nancy Pacheco es la propietaria de BM Inglés, acá en Rada Tilly, en el instituto tenía un lugar bastante amplio que no usaba así que le propuse exponer un par de obras ahí, preparé una carpeta con un proyecto y le encantó la idea. Ese fue nuestro primer espacio y arrancamos en su momento con Lorraine Green, una artista de Bariloche. En ese momento justo tenía un libro recién publicado con Marcela Fereryra, bióloga, sobre la flora patagónica. Hicimos la exposición y la presentación del libro en la Biblioteca Municipal. Así fuimos armando actividades. En esos días también hizo un taller de acuarelas, la muestra estuvo casi un mes colgada. Después Mara Tacón, una artista de Rada Tilly que estaba viviendo en Buenos Aires. Fue una linda experiencia para nosotros y para ella porque en ese momento no había muchos jóvenes dedicados al arte así que fue una sorpresa para Rada Tilly. Más allá de que por supuesto había artistas, esta falta de espacios hace que los artistas se vayan a otros lugares. También inauguramos, siempre con la colaboración de BM Inglés y Mauricio Albacete que es diseñador gráfico, él siempre colaboró con toda la gráfica, nos hacía folletos. Totalmente desinteresado nos está dando una mano con la página. Cuando uno lo hace con el corazón, ése es Mauricio. Todo siempre a pulmón. Algunos comercios de Rada Tilly también aportaban con el vernissage. Después llegó la muestra de Franca Pacetti, otra artista local y amiga. Así se fue formando un poco la historia de Ostrea. Los chicos de BM Inglés se tenían que mudar a otro espacio, nos quedamos sin lugar pero antes cerramos esa etapa con “10 días, 10 artistas”, una feria de arte más que una exposición. Invitamos a Judith Bensimon, Emanuel Reyes, José Luis Tuñón, Franca, Wally Griffiths, un artista del valle, Mara, expuse yo también. Siempre con las inquietudes de seguir buscando un espacio. Es difícil cuando uno lo hace solo con ganas sin un presupuesto. No somos una galería consolidada, no tenemos empleados pero con el tiempo seguimos con iniciativas. En un momento con David Muñoz, trajimos a Don Rypka, un fotógrafo norteamericano que vive en Argentina. Más adelante a Nacho Iasparra, artista reconocido en el ámbito de la fotografía contemporánea de Buenos Aires. Lo invitamos a través de Judith Bensimon. Fuimos generando actividades que no se estaban haciendo en Comodoro y Rada Tilly. Después yo me puse a coordinar acá en Chubut el proyecto de Daniel Fischer que se llama Art Boomerang, un programa federal para las artes. Ahí participaron muchos artistas de la región. Después le metí toda la energía al Centro Cultural Rada Tilly donde hoy trabajo. Yo soy empleado de la Secretaría de Cultura y de la Municipalidad desde hace más de 20 años. Le metí toda mi energía al espacio que todos soñamos tener en Rada Tilly, no sólo para las artes sino para la música, para el teatro pero bueno, siempre queda la necesidad de tener espacios alternativos. Seguimos adelante con Ostrea  de a poco. El año pasado hicimos una muestra conjunta con artistas de Rada Tilly y del Valle en una galería en Trelew, Distrito Arte 1. Se hizo una muestra colectiva de 15 artistas, después en una estancia cerca de Trelew y después la trajimos a Rada Tilly, al Centro de Jubilados. Este año con todo el tema de la pandemia, tengo un trabajo que vengo haciendo hace un par de años que se llama “El vaivén de las aguas”, fotografías, objetos, cerámicas, bordados. La iba a hacer en abril en el Centro Cultural, me quedé con las ganas, tenía toda la muestra preparada y hermosa y bueno, acá estamos.

 

Comentar
- Publicidad -