Policía realizó espectacular persecución a remis con pasajeros que creían armados

Lo que en la costanera empezó como simple persecución de un inspector de tránsito que quiso identificar a los ocupantes de un remís que estarían en plena “fumata”, aparentemente de marihuana, de pronto se convirtió en una persecución de película a la que se sumaron varios móviles policiales de diversas jurisdicciones.

Todo ocurría a eso de las 19:15 de ayer cuando un inspector de tránsito alertaba a la red policial que había intentado identificar al chofer y los dos supuestos pasajeros de un vehículo Toyota color blanco y patente AC 370 FZ y que se dieron a la fuga por la calle Scocco, al costado de la Biblioteca Municipal, retomaron calle Abásolo, luego Rivadavia, doblaron por Güemes y prosiguieron por Yrigoyen en dirección sur.

Un primer patrullero policial se sumó a la persecución y resultó ser un móvil de comisaría Mosconi que regresaba de la Alcaidía Policial con su jefe, comisario Raúl Jones, a la cabeza. Justamente, cuando perseguidos y perseguidores pasaron frente a las Torres y plaza Las Naciones, se sumaron dos móviles policiales que se encontraban en el operativo del secuestro de un arma de fuego a un adolescente.

“Me tiraron el auto encima y uno de los pasajeros extrajo un arma de fuego” manifestaba el inspector que perseguía al interno de la agencia de remís “Nuevo Tehuelche” que luego ascendió avenida Alsina hacia la Loma, dobló por Maipú hasta llegar a la avenida 13 de Diciembre del barrio 9 de Julio y por momentos la comunicación se perdía y confundía a quienes iban a su encuentro. Es así que se dijeron varias ubicaciones, como avenidas Sargento Cabral y Juan XXIII, calle Florencio Sánchez y otras.

Te puede interesar
Prefectura secuestró 15 plantas de marihuana en tres allanamientos con tres personas detenidas

La cuestión es que la persecución epilogó en el pasaje Ituzaingó casi esquina avenida Sargento Cabral, en barrio Ceferino, pero casi en los límites con los barrios 9 de Julio y 13 de Diciembre.

Solo se encontraba el chofer que manifestaba que sus dos pasajeros habían descendido un par de cuadras antes y que “me apuntaban con un arma en la cabeza en todo momento y me decían que siguiera escapando, poco y nada pude hacer, eran dos pibes jovencitos” fue la versión que aportó tanto a inspectores de tránsito como a policías el chofer del remís, aunque estos se miraban unos a otros dejando entrever su incredulidad en tales manifestaciones.

De todas maneras, y pese a que tenía toda la documentación en regla, los inspectores de tránsito decidieron secuestrar el Toyota blanco ya que en su paso por eludir a las autoridades, se excedió en velocidad, pasó semáforos en rojo y desoyó la autorización de las autoridades tanto municipales como policiales.

Comentar
- Publicidad -