Le llevó a su hijo preso bochas de cocaína escondidas en un envase de desodorante

El miércoles no era de visitas para las personas privadas de su libertad en la Comisaría Séptima que cuenta con varios pabellones. De todas maneras, los familiares que viven cerca pueden llegar a la guardia y entregar comestibles o elementos de higiene.

Según informaron fuentes policiales, pasadas las 11 de la mañana se presentó con esa finalidad la ciudadana Inés del Carmen Vera Paredes, quien hizo entrega de diversos elementos para ser dados a su hijo Maximiliano Hernández, alojado en el pabellón 1 celda IV.

El celador que recibió los elementos fue el cabo Leandro Bulet, quien tal como ordenan sus superiores requisó meticulosamente los elementos, incluyendo el pomo de un desodorante en barra que le llamó mucho la atención.

Es que le despertaron sospechas unos envoltorios con una sustancia de polvillo blanco. Trasladó sus sospechas a sus superiores inmediatos y éstos resolvieron darle intervención a gente de la División Drogas y Leyes especiales, desde donde enviaron al oficial subinspector Nicolás Diezquez quien llevó los reactivos correspondientes que le dieron un resultado positivo. Se trataba de unos 0.7 gramos de clorhidrato de cocaína.

Ante tales circunstancias -según las fuentes policiales- se les dio intervención a la Dra. Whitty y Dr. Bellver de la Fiscalía Federal y al Dr. Mazzuco, secretario penal del Juzgado Federal de primera instancia. Estos resolvieron imputarle en libertad una causa penal a la madre del recluso, previo constatación de su domicilio.

Comentar
- Publicidad -