Los chilenos vuelven el domingo a las urnas para aprobar o rechazar una nueva Constitución

Con la participación de miles de ciudadanos chilenos residiendo fuera de su país el próximo domingo se realizará, finalmente, la consulta nacional en la que se definirá si Chile tendrá o no una nueva Constitución y cuál será el organismo a cargo de su redacción en caso de que la mayoría optara por una nueva carta magna.

Atendiendo la situación actual en el mundo, a nivel presidencial se gestionaron -al menos en Argentina- los pedidos correspondientes para permitir la circulación de chilenos hacia los lugares que se dispongan para llevar a cabo la elección, lo que se definió ayer con la publicación en el Boletín Oficial de la Decisión Administrativa 1891/20.

En esa normativa, el Gobierno Nacional exceptuó a los ciudadanos chilenos que viven en todo el territorio argentino del cumplimiento de la cuarentena para poder sufragar el próximo domingo en el plebiscito que definirá si Chile avanza o no en la conformación de una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución Nacional heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

De esta manera quedan exceptuados no solo los habilitados para sufragar sino también el personal afectado al desarrollo del acto electoral y a las actividades previas y posteriores al comicio, incluyendo seguridad de la jornada y traslado de documentación. También, se habilitó el tránsito interjurisdiccional del personal del ministerio de Relaciones Exteriores,

Comercio Internacional y Culto, de la Policía de Investigaciones de Chile y demás autoridades que el país vecino designe.

La elección es bastante simple ya que será “de opción” en una cédula electoral impresa en la que se preguntará: “Quiere usted una nueva Constitución”, consulta que tiene dos opciones: Apruebo -equivalente a Sí- y Rechazo -equivalente a No-, lo que hace que la decisión sea simple para el ciudadano.

La segunda pregunta del plebiscito estará enfocada en qué órgano debiera redactar la nueva constitución, siempre y cuando se imponga por mayoría la alternativa de “Apruebo”.

Para las respuestas en este caso también hay dos alternativas. Opción 1: Convención Constitucional, integrada por personas especialmente electas para estos efectos y que luego de terminar con su mandato se disuelve. En términos prácticos, es el equivalente a la Asamblea Constituyente, y que será integrada por 155 miembros.

En tanto la Opción 2 habilitaría una convención mixta, integrada en un 50% por parlamentarios y en un 50% por ciudadanos electos especialmente para estos efectos, estableciéndose un total de 172 miembros, repartidos de forma equitativa entre los dos segmentos.

Se destaca que para este caso, los ciudadanos deberán responder esta segunda pregunta independientemente de si están por el Apruebo o el Rechazo.

Comentar
- Publicidad -