Casi toda la jornada fue ventosa: la ráfaga máxima fue de 98 km/h

En la ya difícil situación que se vive no solo localmente sino a nivel mundial, un alerta meteorológico regional, incluido Comodoro Rivadavia, se sumó a las restricciones que no permitieron -al menos mayoritariamente- disfrutar de la tradicional fiesta que impone la celebración del Día de la Madre.
Esa situación climática “sirvió”, al menos aparentemente, para evitar traslados de familias y evitar o reducir las reuniones que solían sucederse con gran presencia de hijos, nietos y hasta de bisnietos, en algunos casos, para agasajar a las madres quienes, sin que faltaran regalos y muestras de cariño, también comenzaron a vivir la “nueva realidad” a la que obliga el coronavirus.

Muchos fueron los presentes que llegaron para sorprender a las mamás a través del “delivery comercial” o de las entregas de regalitos que pudieron realizarse a través de un “delivery casero” a través de algún familiar que comparte espacio físico o se encuentran autorizados para visitar a las mamás.

A pesar de los muchos cuidados, principalmente para resguardar la salud de las propias agasajadas, también se observaron muchos domicilios con gran presencia de vehículos que supone reuniones “vedadas” en cuanto a cantidad de personas y a posibilidades de movilizarse según los documentos por lo que, tal cual lo adelantaban desde el servicio sanitario y hace varios días atrás, se espera alguna consecuencia por contagios en los próximos días.

Te puede interesar
El Paso, Texas, arrasada por el coronavirus

De todas maneras, con situaciones inmanejables oficialmente y que solo apelaban a la responsabilidad social, la celebración del Día de la Madre se sucedió en Comodoro Rivadavia, como en el resto del país, con diferentes modalidades en el marco de la pandemia a lo que, localmente, se sumó un alerta meteorológico en el que se sucedieron fuertes ráfagas de viento en diferentes momentos de la jornada dominguera.

Comentar
- Publicidad -