Feliz Día de la Madre Doña Dina: “Qué difícil no abrazarla y colmarla de besos”

Doña Teresa Dina Quinteros es parte de varias historias pero quizás la más importante es aquella escrita junto a su esposo, Estanislao Navarro, y a sus once hijas, con quienes se convirtió en una de las primeras pobladoras del barrio Laprida y que hoy, a sus 99 años, sigue “peleándole a la vida” junto a sus 27 nietos y a sus 42 bisnietos… después están las otras.

Dina nació en Los Bañados del Pantano, un pequeño poblado cercano a Aimogasta, La Rioja, el 16 de marzo de1921 y siendo muy joven, pero ya con tres de sus hijas, se trasladó a Comodoro Rivadavia junto a su esposo en 1943 -ya como empleado de YPF- y desde ese entonces residió en barrio Laprida, “aquel que en algún momento también se llamó Evita”.

Tantas historias, tanto para recordar en casi un siglo de vida y con una gran familia que quiere agasajarla a cada momento y con cualquier excusa.

“Qué difícil es no poder abrazarla o colmarla de besos” dice alguna de sus hijas refiriéndose al momento actual de pandemia, lamentando que “los años pasan y cuando tantos y tantos querríamos rendirle el homenaje de vida que se merece, especialmente un Día de la Madre, tenemos que cuidarla estando lejos”.

“Cada vez habla menos y más bajito y por ello, recordando parte de una antigua canción, siempre decimos que: “Va dejando en los rincones un retazo de su voz”, como despidiendo el tiempo, pero sin dejar de colmar nuestros corazones. ¡Feliz día mamá!”.

Comentar
- Publicidad -