En pandemia se duplicaron los trabajos de Defensa Civil

En los meses que se ha extendido la cuarentena y el distanciamiento social debido a la pandemia de coronavirus, el área municipal de Defensa Civil de Comodoro Rivadavia no solo se ha desenvuelto en las labores típicas y habituales que son propias de la cartera, sino que además se les han añadido tareas relacionadas a los controles por el Covid-19. Esto ha generado un crecimiento notable en relación a los servicios que se llevan a cabo a través de la dirección municipal.

En este sentido Miguel Bargas, responsable de Defensa Civil, en diálogo con Crónica manifestó que “nosotros en cada módulo tenemos personal trabajando, después se está haciendo acompañamiento de los que van en tránsito y que son los que se dirigen a la provincia de Santa Cruz. Este acompañamiento se efectúa desde Altos de la Villa, más precisamente desde el módulo sur, hasta el módulo norte. Son 32 kilómetros que se acompaña a los viajantes, ya que se quiere evitar que esas personas desciendan a comprar, algo que ya ocurrió y uno no sabe cuál es la situación epidemiológica de la persona que viene en viaje, entonces se los acompaña hasta la salida de la ciudad”.

Agregó que “lo que sí está permitido es que esos viajantes pasen a cargar combustible, sin bajarse del vehículo. El acompañamiento se hace habitualmente, las 24 horas del día, con aquellas personas que atraviesan Comodoro Rivadavia y se dirigen a otro punto del país”.

Puntualizó que “a aquellos que vienen a Comodoro se les hace un control de declaración jurada y que tienen todo en orden conforme del decreto lo demanda y que está establecido hace 12 días, que establece que deben venir con un hisopado hecho, tienen que tener domicilio en la ciudad o acreditar el porqué se dirigen a Comodoro Rivadavia, esto significa si vienen por razones laborales, expliquen con qué empresa, cuál es el certificado laboral de la empresa que requiere el servicio, si es un servicio esencial porque lo único que pueden ingresar son servicios esenciales”.

En este sentido, Bargas dijo que “esto quiere decir que por ejemplo una cuadrilla de albañilería que viene de otro punto del país a trabajar a Comodoro Rivadavia no podría ingresar a la ciudad por el hecho de que no es un servicio esencial y en Comodoro hay albañiles, es más la situación demanda que los albañiles locales puedan trabajar. Después se les exige el permiso nacional y permiso provincial que son los que abalan que están autorizados a transitar por las rutas. Ese es el trabajo que se hace habitualmente”.

Aislamiento obligatorio

Por otro lado y con respecto al aislamiento obligatorio, el referente comentó que “el aislamiento se respeta en un 75 u 80 por ciento, pero hay un 20 por ciento que no respeta absolutamente nada, esto en todos los órdenes. Siempre me pregunto cuándo va a llegar el momento que dejemos de pensar en singular y empecemos a pensar en plural. Mi libertad termina donde comienza la libertad del otro y hay una cantidad enorme de comodorenses que han respetado el aislamiento y lo que se le ha dicho en el módulo norte o sur al ingresar a la ciudad. Es más, hay gente que por diversas razones que a veces es muchísima la cantidad de gente que se mueve, sobre todo a la provincia de Santa Cruz, y se comunican por teléfono para avisar que están en tal domicilio, nos dan los números de teléfonos, los vamos a visitar, les hacemos la declaración jurada y preocupados por guardar la cuarentena”.

Además remarcó que “después tenemos un grupo de personas, alentadas desde distintos ámbitos, a romper con lo que tenga que ver con el cuidado de todos y esto llama mucho la atención, porque el índice de mortalidad que tiene la ciudad es enorme. El Covid-19 no es chiste y nos ha tocado muy de cerca ya que la madre de un operativo falleció de coronavirus y una amiga entrañable como la doctora Ponce el Covid-19 no la perdonó. Son personas que se nos han ido y uno trata de entender qué es lo que motiva a la gente a romper con el aislamiento. Yo nunca vi tanta gente queriendo correr o salir sin barbijo, sin pensar en el otro”.

Asimismo enfatizó que “hasta se ha puesto como una excusa salir a manifestarse para poder salir a la calle. Tengo a mi familia hace siete meses encerrada y el único lugar que recorren es el patio de casa, y no puedo entender esa necesidad de salir a la calle. Este 20 por ciento de comodorenses o de personas que han llegado a Comodoro, tienen esa necesidad ya casi enfermiza de salir a la calle sin importar lo que pueda pasar con propios o ajenos”.

Personal de Defensa Civil

Por último y al ser consultado sobre cómo se encuentra el personal de Defensa Civil, Bargas detalló que “estamos igual que todo el personal que se encuentra trabajando en el frente de batalla. Hemos tenido y tenemos gente aislada, entonces sobre un plantel de trabajo que tiene el resguardo de la protección civil de toda la ciudad y que tenemos que cubrir distintos francos, contar con personal aislado nos demanda muchísimo esfuerzo. Trabajar con personal recargado, con muy poco tiempo para el descanso, pero gracias a Dios dentro del personal todos los que sufrieron algún contagio se han recuperado bien”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -