Homicidio de policía en Trelew: el detenido fue liberado y denunció allanamiento ilegal y robo

Víctor Díaz asegura que no tiene nada que ver con el asesinato y prometió que llevará a juicio a todos los responsables del procedimiento que le hicieron el lunes pasado en su domicilio.

Trelew (Agencia) A un hombre le chocaron la casa con una camioneta policial, le provocaron destrozos en el domicilio, le llevaron pertenencias y dinero que no figuran en ningún acta ni documento judicial y lo detuvieron por un crimen del que él asegura que no tiene nada que ver. Ahora, a poco de que un juez lo liberara dijo que denunció en la Justicia las ilegalidades que le hicieron y quiere llevar a juicio a todos los responsables.

Víctor Díaz y su mujer estuvieron un día presos porque en el intento de resistirse a que les allanaran la vivienda por el homicidio del policía Sixto Oscar Díaz, que ocurrió hace una semana en Trelew, atacaron al jefe de Policía Miguel Gómez y a una empleada policial pero el hombre manifestó ayer a este diario que no fue así y pidió aclarar públicamente todo lo que pasó en ese procedimiento que le efectuaron el lunes pasado.

“Vinieron sin orden de detención y sin orden de allanamiento porque no me la dieron en su momento, me rompieron la casa y nosotros no tenemos nada que ver con ese hecho (con el crimen del policía Sixto Díaz). ¿Yo con qué cara salgo hoy a comprar el pan?” se preguntó Díaz, que casualmente tiene el mismo apellido del policía asesinado y vive a dos calles de la casa, en la calle Camarones al 4100, en el mismo barrio INTA.

Díaz denunció que el lunes pasado la policía “chocó el portón de la casa con una camioneta con intenciones de derribarlo para entrar al domicilio a realizar el allanamiento”, y agradeció que sus pequeños hijos de 5 y 9 años no estaban en ese momento levantados porque se los hubieran atropellado, especuló dramáticamente. “Entrando con la camioneta me chocaron la mía, me rompieron la casa, los muebles: un desastre hicieron”, resumió.

¿Persecución, hostigamiento?

Luego, dijo que esto de acusarlo de hechos que no ha cometido viene del 2016. Recordó que ese año “me tuvieron preso cuatro meses casi y quedé libre. Me atribuyeron el robo en una empresa del parque industrial y después me pidieron disculpas porque el ladrón era parecido a mí, pero yo no era. Ahí perdí trabajo y muchas cosas”, aseguró.

“En el 2018 viajé a Córdoba a ver a mi papá que tiene el mal de Parkinson y de allá me trajeron detenido acusándome en una causa por narcotráfico; hicieron allanamiento en mi casa y a los doce días me soltaron pidiéndome también disculpas en una carta que me mandaron. Ahora me acusan de homicidio, y mañana ¿de qué me van a acusar? Yo así no puedo vivir más”, se quejó Díaz.

Este hombre aseguró que en el allanamiento que le hicieron el lunes por la muerte del policía Díaz no lo notificaron de nada. No le informaron por qué le estaban allanando la casa y mucho menos qué buscaban, como está establecido por protocolo que así se haga.

“Pregunté en ese momento y no se me mostró ninguna orden de allanamiento, ni me dijeron a quién habían venido a buscar ni qué buscaban. Les pregunté varias veces pero lo único que hicieron fue llegar, romperme todo, pegarme en el piso delante de mis hijos y llevarme preso”, relató.

“A mis hijos también los empujaron cuando se quisieron meter a defenderme al momento en que veían cómo me pegaban”, añadió.

-¿Cuántos años tienen sus hijos? se le consultó.

-“Dos mellizos de 5 años y uno de 9, que les generaron un verdadero trauma”, denunció.

-¿Y ahí es donde se produce el altercado con el jefe de Policía en el que le tiran con un vaso y le lastiman la cara?

-“Claro. Eso también lo dejé asentado en la audiencia que tuve ayer (por el martes) de donde me dieron la libertad. Ahí aclaré que mi señora arrojó el vaso contra la pared y no dirigido hacia alguna persona, y que fue para que a mí me soltaran porque uno de los policías me había puesto la rodilla sobre el cuello, estando esposado en el piso, y ya no podía respirar. Yo pensé que me mataba”, confesó.

“Al principio no me resistí en ningún momento, me empecé a enojar cuando les decía que no me pegaran más y me seguían pegando. Lo único que hicimos mi señora y yo fue defendernos del ataque (de los policías)”, aseguró.

Díaz afirmó que recién en la audiencia de la que le dieron la libertad se enteró el por qué le habían allanado el domicilio y los motivos por los que él y su mujer terminaron detenidos. Insistió con que no tiene nada que ver con el hecho que la policía le atribuye (haber tenido alguna participación en el asesinato del policía Díaz) y que tampoco conoce a la familia de la víctima.

Finalmente, denunció que la policía le llevó cosas de su casa que no figurarían en ningún acta ni documento judicial. “Me llevaron alhajas, como por ejemplo el anillo de la abuela de mi señora, una pulsera y un reloj mío. Plata muy poca, algunas herramientas de un taller que tengo en mi casa. Y además el destrozo que me hicieron en la casa; creo que no se justificaba el venir a romper todo”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -