Se recupera el joven al que le explotó una garrafa hace tres meses

Pablo Larrosa sufrió quemaduras graves en sus piernas y manos, permaneció internado 45 días en el Hospital Regional y ahora está de alta en su casa en rehabilitación kinesiológica.

El 15 de julio una garrafa explotó en una vivienda del barrio Isidro Quiroga y le produjo graves quemaduras a Pablo Larrosa, quien quedó internado en terapia intensiva en el Hospital Regional. A tres meses del accidente, el joven de 25 años se recupera favorablemente y su familia agradece a todas las personas que lo asistieron y colaboraron en esa difícil situación.

En diálogo con Crónica, Carmen Larrosa recordó como fueron esos treinta días en que tuvo que ver a su hijo internado inconsciente en una cama de hospital sin saber si el joven podía ver o hablar, dado que desconocía el impacto de la explosión. Afortunadamente Pablo no quedó con secuelas respiratorias y actualmente realiza terapia kinesiológica para recuperar la movilidad total en un pie.

Ante este panorama de tranquilidad luego de pasar por tantos días de incertidumbre, Carmen quiere que la comunidad sepa la calidad del nosocomio público, agradeció al personal de salud que trabaja incansablemente a pesar de no cobrar sus salarios y también a toda la gente que ayudó con donaciones.

“Se podría haber muerto”

Sobre el día de la tragedia Carmen señala: “Él llegó al hospital consciente y hablando pero lo tuvieron que entubar porque se le estaba inflamando la tráquea. El médico me explicaba que en este tipo de accidentes él se podría haber muerto en el lugar o 24 o 48 horas después”.

“Tenía comprometida la parte respiratoria, el médico me dijo al tercer día que ellos estaban salvándole la vida y después iban a ver el tema de las heridas: tenía quemadas las dos piernas y las manos” recuerda.

“Estuvo crítico casi quince días, pero más o menos en el octavo día comenzaron a trabajar con las quemaduras. Ahí me dijo el médico que eran muy graves las quemaduras y había que derivarlo” así que la familia comenzó una campaña para reunir fondos, ya que no contaba con obra social.

Finalmente fue tratado en el Hospital

Si bien estaba todo preparado para derivarlo a Buenos Aires, había complicaciones debido a las restricciones por la pandemia así que finalmente los médicos decidieron tratarlo en la ciudad en el mismo Hospital Regional.

La mujer dice que tuvieron que atenderlo en los quirófanos de terapia intensiva y que no pudieron utilizar la sala del quemado porque estaba ocupada con pacientes con covid; “tienen una mini-réplica del Instituto del Quemado acá” señala.

Para tratar las quemaduras le pusieron injertos en piernas y manos: “La pierna derecha es la que más piel faltó y después en las manos, la izquierda fue la más comprometida, tenía comprometidos tres dedos. Realmente quedó espectacular, no hubo ninguna necesidad de hacer nada más” señaló.

Para los injertos usaron la misma piel del joven: “para las manos sacaron de los muslos y para la pierna sacaron en el abdomen. Tienen una máquina que saca lonjas de piel, es la única en todo Chubut y la tienen en el hospital” comentó y destacó que su hijo “tiene una evolución tremenda”.

45 días de internación

En total estuvo 45 días internado: 30 en terapia intensiva entubado y con respirador, y 15 días en sala común y en aislamiento. En ese lapso también contrajo una bacteria intrahospitalaria, luego los médicos determinaron que era mejor que terminara la recuperación en su vivienda y desde hace un mes está de alta.

Carmen recuerda: “Los primeros días fueron terribles, era verlo todo hinchado, después cuando comienza con el tratamiento de las quemaduras fue otra cosa pero igual era tremendo, teníamos que esperar los estudios”. Afortunadamente, luego de hacerle estudios en los pulmones, determinaron que no tenía quemaduras en esa zona y tampoco tenía otros órganos afectados.

Ahora realiza tratamiento kinesiológico y utiliza una bota ortopédica: “le quedó el pie derecho caído y no tenía sensibilidad en el empeine, si en todo el pie y la pierna, ahora está haciendo ejercicio con su primo y está recobrando la sensibilidad” valoró.

Agradecimientos

La familia Larrosa agradeció a todo el personal de salud que los atendió: médicos, enfermeros y personas de limpieza, en este sentido Carmen destacó: “La atención es increíble tanto en terapia intensiva como en el primer piso, muy atentas las enfermeras y cada uno en lo que tenía que responder. A pesar que no le están pagando como corresponde ellos hacen su trabajo a contrarreloj, con responsabilidad y toda esa presión”.

También agradeció a toda la gente que colaboró con donaciones, a la Asociación Vecinal del Isidro Quiroga y al grupo Joven del barrio, a los funcionarios Gustavo Fita, Juan Pablo Luque, Marcelo Rey, a Carlos Linares y Rubén Crespo de UOCRA.

Las donaciones sobrantes serán entregadas al hospital

Desde que el caso se difundió a través de los medios muchos vecinos comenzaron a llevarle donaciones a su vivienda o al mismo hospital. Recibió pañales, cremas para quemaduras, gasas, entre otras cosas. Muchas de las donaciones no fueron utilizadas, por lo que Carmen ya habló con los médicos del Hospital Regional para entregar las donaciones allí y que puedan ser utilizadas por otros pacientes.

Por otro lado, también se juntó dinero a través de acciones solidarias: la Asociación Vecinal organizó una pollada, en una panadería del barrio colocaron una urna y también se abrió una cuenta bancaria para hacer donaciones en efectivo. Todo este dinero fue utilizado para comprar insumos tales como una bota ortopédica, para pagar el tratamiento del kinesiólogo y quedan para otros gastos relacionados a la rehabilitación.

Comentar
- Publicidad -