No hay índice de contagios ni controles policiales que detenga la intención de circular

Pese a los anuncios previos sobre un aumento de los controles, tanto en ruta por circulación interurbana como en diferentes calles internas de la ciudad, el tránsito vehicular fue como cualquier fin de semana largo normal o “de los antiguos”, produciéndose enormes congestionamientos en los lugares donde se decidió realizar los controles operativos.

Rigiendo la normativa de circular de acuerdo a la fecha calendario, se hacía difícil creer que la enorme cantidad de vehículos que se observaba ayer en cualquier sector de la ciudad, fueran todos conducidos por choferes con DNI par, situación que de hecho, surgió precisamente cuando se requirió documentación personal en los retenes.

Tal cual sucede con los peatones, quienes optan por salir a caminar trotar o tomar sol en alguna plaza cercana a domicilio, los conductores de cada vehículo –en la mayoría de los casos con más de dos personas en su interior- al parecer no llegan a entender el por qué de las restricciones y de los reclamos desesperados, particularmente del personal de salud.

A pesar de que las violaciones a la normativas de pandemia son multadas económicamente, además de abrirse causas federales por ello y hasta de correr riesgo de secuestros de vehículos, la transgresión pareciera ser la manera de demostrar que “aunque me lo prohíban, puedo hacer de todos modos” y se sale a “jugar” con supuestas necesidades de desplazamiento que en muchos casos no son ciertas.

Te puede interesar
Nuevo récord de contagios en Chubut: 457 nuevos casos positivos y 7 fallecidos

Lejos queda la idea de pensar en las graves consecuencias que puede provocar cada uno ante la posibilidad de convertirse en transmisor de virus o de entender que ante esa posibilidad, algún amigo o familiar puede ser contagiado pero además y más allá de convertirse en un número en la estadística de positivos, puede engrosar la nómina de víctimas mortales.

Comentar
- Publicidad -