El Municipio armará equipos de voluntarios para el seguimiento y ayuda de las familias aisladas

Carlos Catalá. “Es muy importante la estrategia de ir a buscar los casos al territorio, pero su seguimiento posterior es fundamental” dijo el secretario de Salud municipal.

Ayer se mantuvo un encuentro entre representantes de las distintas áreas de salud para efectuar un análisis de los resultados del trabajo que se viene desarrollando para la detección de casos de Covid-19 en los distintos barrios de esta ciudad, a través del programa que lleva adelante el gobierno nacional y coordina el municipio a nivel local.

La reunión se concretó con la presencia del titular de la Secretaría de Salud, Carlos Catalá; la subsecretaria del área, Gabriela Simunovic; la referente de la Dirección Nacional de Epidemiología, Agustina Page; y la responsable del Área Programática Sur, Myriam Monasterolo; además del secretario de Coordinación de Gabinete, Gustavo Fita.

Al respecto, Catalá manifestó que “mantuvimos este encuentro para realizar nuestra evaluación acerca de estos 5 días de seguimiento que estamos llevando a cabo en los barrios de Comodoro Rivadavia mediante el Plan Detectar Federal. La convocatoria viene siendo muy amplia, porque ya sea voluntariamente o a través de los operadores territoriales, se logró abarcar a una gran cantidad de vecinos, sin registrarse situaciones violentas”.

En ese contexto, aclaró que “los casos se confirman por la sintomatología o por ser contacto estrecho, por una cuestión epidemiológica, no necesariamente la única manera de lograr el diagnóstico es con el testeo rápido o el examen PCR, que también los estamos realizando en caso de que corresponda. Nos encontramos con muchas empresas que enviaron personal pensando que se trata de un centro de hisopados, y no es así”.

Plan Detectar. “Una de nuestras mayores preocupaciones es que nos encontramos con gente que está siendo obligada a concurrir a sus trabajos, siendo sintomáticos o contactos estrechos por definición epidemiológica” dijo Catalá.

“Vamos a continuar trabajando de esta forma, a partir de mañana -por hoy- comenzaremos en zona norte, con la misma modalidad, buscando a la gente a sus domicilios y mediante convocatorias. Si seguimos encontrando muchos casos, nos quedaremos un día más en cada barrio, como hicimos hasta ahora”, anunció.

Seguimiento

Continuando en ese tenor, el funcionario explicó que “luego de esto viene el seguimiento, que incluye diversas aristas. El intendente Luque nos solicitó que trabajemos especialmente con las familias aisladas, de forma conjunta entre las áreas de Coordinación de Gabinete, Desarrollo Humano y Salud, como así también con las vecinales, para brindar el acompañamiento necesario y que ellos no tengan que salir de sus domicilios para adquirir alimentos o medicamentos”.

Te puede interesar
Se superaron los 36 millones de contagios desde el inicio de la pandemia

“Es muy importante la estrategia de ir a buscar los casos al territorio, pero su seguimiento posterior es fundamental. Por esto, estamos reforzando la tarea del call center para mantener un contacto permanente con los positivos, lo que debemos sostener a través de otras estrategias para que la gente no tenga la necesidad de salir”, recalcó.

Asimismo, manifestó que “estamos trabajando en identificar a aquellos que más debemos cuidar, personas con factores de riesgo y que hayan resultado con el test positivo. Nuestra idea es tener a esa gente en un espacio en el que nosotros podamos observar que estén cuidados y estar cerca en el caso de que se suscite un cambio en el estado de salud. Esto lo vamos a realizar en diferentes lugares que se irán determinando”.

Trabajo articulado

Respecto a la tarea conjunta entre Municipio, Provincia y Nación, el titular del área de Salud indicó que “es muy importante estar trabajando de forma articulada y coordinada como se está haciendo hasta el momento. Además, existe la posibilidad de obtener el acompañamiento del gobierno nacional en la contención de las personas aisladas”.

Del mismo modo, sostuvo que “debemos avanzar en el armado de equipos propios, ya que esto debemos sostenerlo en el tiempo. Necesitamos muchos voluntarios para llevar a cabo la labor territorial, no en lo que se refiere a diagnóstico o testeos, sino en la orientación a los vecinos, porque no podemos mantener a la misma gente trabajando todos los días de acá a 4 meses más. A esto debemos sumarle que, si queremos armar estrategias en los sitios más alejados del centro de la ciudad, probablemente debamos armar 2 o 3 equipos”.

Por otra parte, Catalá manifestó que “una de nuestras mayores preocupaciones es que nos encontramos con gente que está siendo obligada a concurrir a sus trabajos, siendo sintomáticos o contactos estrechos por definición epidemiológica, considerando sus empleadores que sí o sí necesitan una PCR, cuando debemos tener en claro que un resultado negativo no garantiza nada. No está para nada bien obligar a las personas a ir a trabajar sabiendo que tienen síntomas”.

Te puede interesar
Falleció con covid una joven de 30 años que estaba internada

En ese sentido, afirmó que “se debe avanzar en este tema con las áreas de Trabajo y con las ART, porque además del riesgo que esto implica, hay gente que no tendrá la cobertura que les corresponde porque desde sus empleos utilizan otras estrategias. Esto se lo planteamos al intendente, quien tomó la decisión de que trabajemos en soluciones al respecto”.

Los contagios y aislamientos preventivos
afectan asistencias y prestación de servicios

En el marco de la cotidianeidad de trámites, pedidos de asistencia o prestación de servicios en los más diferentes rubros o sectores de la ciudad, la cantidad de contagios de coronavirus o de aislamientos preventivos está complicando la “antigua normalidad” y cada vez son más los espacios vedados a la asistencia presencial, a la vez que se convierten en más habituales la habilitación de modalidades virtuales para responder a los requerimientos del vecino comodorense.

Desde organismos privados hasta los más elementales servicios públicos, incluido los municipales, la intención de comunicación se hace prácticamente imposible, limitada por horarios, por capacidad operativa o restringida por saturación de líneas telefónicas o correos electrónicos, medios que van supliendo el “cara a cara” ante la necesidad de realizar alguna consulta o reclamo.

Además, y dentro de lo que seguramente será la “nueva normalidad” que deje la pandemia Covid-19, entre las diferentes modificaciones de hábitos o costumbres -algunas muy arraigadas en el común de la gente- se instalará el respeto de los horarios para citas que se programan –ya sea para una atención médica o un turno bancario, por ejemplo-, la paciencia –tanto del que espera como del que atiende, en el rubro que fuera- como la empatía con el otro de quienes deben atender llamadas telefónicas, whatsapp o correos electrónicos.

Este panorama, que sigue agravándose cada jornada con la sucesión de contagios, continuará acomodando el tiempo nuevo que ya comienza a sentirse y al que cuesta bastante adaptarse, particularmente en esto de no tener contacto personal con algún interlocutor o en ser puntuales cuando se trate de cumplir algún turno pero, como dice el dicho popular “somos animales de costumbre y todo se aprende”.

Comentar
- Publicidad -