Cálido y desolado domingo

Con casi 22 grados, la jornada de ayer presentó un nuevo día de “primavera en pandemia” que, con las restricciones del caso como manera de detener el avance del coronavirus, volvió a mostrar una ciudad con escasa circulación, dentro del aislamiento previsto por las autoridades.

Respetando la nueva normativa fijada por decreto provincial, se observó muy poca gente en las calles -tanto peatones como automovilistas- con un aumento de controles de circulación realizado por efectivos policiales y personal municipal, con apoyo de efectivos de fuerzas nacionales y, seguramente, el temor ciudadano a las multas económicas previstas por violación al aislamiento social.

El escaso movimiento general contrastó en la zona oeste de la ciudad con un movimiento fuera de lo común entre las 12 y las 15 horas cuando, previo la sucesión de numerosas consultas, decenas de personas se acercaron al Gimnasio Nº 3 para realizarse controles en el marco del plan Detectar.

Muchos de los vecinos que se acercaron consultaban, precisamente, sobre si se podía o no movilizarse hasta el gimnasio dentro de la jornada en la que se limita la circulación para toda la ciudadanía, lo que dejó a la vista que no hubo la suficiente información sobre el “permiso especial” que rige para cumplir con esta modalidad de detección de eventuales contagios.

Pese a ello y dentro de la circulación general, se observó un importante acatamiento al aislamiento previsto y, pese a la cálida jornada, no hubo un exceso de movimiento por las principales arterias de la ciudad.

Comentar
- Publicidad -