Díaz: “Piden todo el tiempo al que está más abajo que soporte el maltrato institucional”

Gladys Díaz, referente de los gremios CTA y ATE, en diálogo con Crónica se refirió al paro de 120 horas decretado para la semana próxima por trabajadores del área de Salud. El reclamo es el mismo de hace meses: reclaman el pago de salarios adeudados por el gobierno de la provincia. El crítico contexto que enfrentan los trabajadores del área sanitaria en Chubut se recrudece cada día más, con el agravante de que el sistema ya colapsó y muchos son los que reclaman que se endurezcan las medidas del aislamiento preventivo, para evitar justamente un colapso mayor en la provincia, siendo Comodoro Rivadavia la ciudad más comprometida por el covid.

Días atrás, el Sindicato de la Salud Pública (SISAP) envió una nota al ministro de Salud, Fabián Puratich, para dar aviso que este lunes 5 de octubre y por un lapso de 120 horas comenzará un paro general en todos los hospitales de la provincia. De esta manera, se anunció que los trabajadores no concurrirán a sus lugares de trabajo y los distintos nosocomios de Chubut deberán readecuarse ante la falta de personal. “Los motivos son los mismos que venimos planteando desde hace meses. En primer lugar, no tenemos una fecha cierta de pago para el sueldo de agosto, y estamos en septiembre.

Justamente, ya en unos días deberían pagarnos septiembre. Y obviamente el aguinaldo, para el que tampoco tenemos fecha de pago”, expresó Gladys Díaz, referente de los gremios ATE y CTA.

“Cuando revisamos los recibos de sueldo, vemos que el monto del aguinaldo aparece. Sabemos que es un monto significativo para cualquier familia, más en el contexto que estamos atravesando. Tenemos que agregar otra cosa también. A nosotros nos correspondía una recategorización. Esto significa un incremento en el sueldo básico, algo que tiene que ver con la cantidad de años que uno tiene en el sistema, algo que tampoco tenemos hasta el momento. Tampoco nos pagaron en tiempo y forma las cláusulas gatillo del mes de octubre de 2019. En definitiva, el nuestro es uno de los sectores en donde hubo más compromisos de pago, pero esos compromisos nunca se cumplieron”, sostuvo la gremialista.

Sin perder su tono crítico, Díaz resaltó que el pago de las cláusulas gatillo tenía que ver en gran medida con el índice de precios al consumidor planteado para la Patagonia, una de las zonas más caras del país en cuanto a calidad de vida. “Las cláusulas gatillo tenían que ver con el costo del Índice Patagónico. Volvemos a lo mismo. ¿Alguien puede discutir el tema de la inflación en la Patagonia? Por último, en lo que fue el presupuesto 2020, que el gobierno presentó con fecha de noviembre 2019, hay un artículo que dice que todos los aumentos de los empleados públicos que salgan a partir de acuerdos paritarios, iban a ser revisados por la Subsecretaría de Gestión Presupuestaria. Yo me pregunto si esta gestión de gobierno en algún momento evaluó esto, si era posible o no pagar”, planteó Díaz.

“Nosotros somos conscientes de que somos parte de la historia de Chubut. Acá pareciera ser que un día nuevo es una historia nueva. Venimos diciendo desde hace tiempo que no se tiene que pagar la deuda pública, que esto es algo que se tiene que investigar. Por otra parte, la ley tributaria que exigimos nosotros, tuvo un anteproyecto que presentaron algunos diputados el año pasado, pero nunca se terminó de definir”, criticó la referente de los trabajadores.

“La medida de fuerza es el abanico que permite a los trabajadores reclamar por sus derechos”

Por otra parte, la sindicalista puso el foco de análisis en lo que será la medida de fuerza de la semana próxima y criticó con dureza al gobierno de la provincia al plantear que, incluso no pagando los salarios, el Ejecutivo sigue exigiendo a los trabajadores que presten sus funciones.

Al ser consultada por la medida de fuerza planteada para la semana próxima, con hincapié en el hecho de que los distintos hospitales de la provincia deberán readecuarse a esta situación y no dispondrán de gran cantidad de su personal, Díaz justificó la decisión adoptada por los gremios argumentando que “volvemos a un paro porque el gobierno no ha podido prever absolutamente nada, desde marzo, mes en el que se instaló el tema de la pandemia. No hicieron nada para prevenir esta situación, no hicieron nada para cuidar la salud de la población de Chubut. Piden todo el tiempo al que está más abajo que soporte el maltrato institucional”, sostuvo la gremialista.

“Tenemos compañeros que nos dicen constantemente que tienen sus valijas preparadas porque saben que en cualquier momento los pueden echar de donde viven, porque no pueden pagar su alquiler. Es denigrante lo que vivimos, por donde se lo mire. Yo entiendo que nosotros somos los que más nos deberíamos sacrificar, pero todo tiene un límite. La medida de fuerza es el abanico que permite a los trabajadores reclamar por sus derechos. Me parece que Chubut necesita equipos acordes a la crisis que está viviendo. Y esto no lo tengo que decir yo ni el vecino, esto es algo que debe ser resuelto por nuestros gobernantes”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -