Juan Sea: “Hay que donar plasma, toda la gente que pueda”

Juan Sea: “Hay que donar plasma, toda la gente que pueda”
X Juntos: Juan durante la donación de plasma y Guillermo, abordo de su unidad.

Su familia fue la primera en sufrir varios contagios dentro del grupo familiar. Su hermano, el primer fallecido de la provincia y él se convirtió en el primer donante de plasma de Chubut.

La familia de los Sea de Trelew tuvo la triste experiencia de ser la primera en contener
varios contagios entre sus integrantes. Además, Guillermo, el menor, de 45 años, se convirtió en el primer fallecido en la provincia el 10 de junio pasado.

En su honor, su hermano Juan, es el primer donante de plasma de la provincia y alienta
a donar a todos los que estén en condiciones de hacerlo. Mañana se cumplen cuatro meses de su hisopado positivo.

Juan Sea: “Hay que donar plasma, toda la gente que pueda”

“No quisiera que nadie pierda un hermano, que sienta tanto dolor, por cómo lo perdí, de la manera en que lo perdí. Me parece un despropósito, no sé si sirve o no, pero no lo dudé ni
un segundo cuando me llamaron para ver cómo estaban mis anticuerpos. Si tuviera que donar otra vez, lo haría todas las veces que pudiera” explicó Juan. Los
dos hermanos eran compañeros de la vida y del trabajo en la empresa de transporte
urbano de la ciudad; mientras que José es taxista. Juan habla de corrido, detallando fechas, edades y evoluciones médicas, pero cuando habla de su hermano hace una pausa; “me cuesta hablar en pasado”, aclara.

Los hermanos Juan (48 años), Guillermo (45), José (47); su madre Damiana y su esposo Elías (ambos mayores de 60 años), resultaron todos positivos. “No sé dónde nos contagiamos” sostiene todavía Juan.

Te puede interesar
Asaltan a un policía en su casa, le roban y lo apuñalan: murió después en el hospital

Juan Sea: “Hay que donar plasma, toda la gente que pueda”El domingo 24 de mayo, cuando los barbijos todavía no eran obligatorios y fueron habilitadas las reuniones, la familia se reunió.

Días antes su padre había sido internado en una clínica de la ciudad después de sufrir un ACV hemorrágico y entrar en coma.

A los pocos días además de Guillermo, el Covid-19 se llevó al esposo de su madre, mientras que su hermano José permaneció intubado más de un mes. Juan tuvo los síntomas más leves, solo fiebre el día que falleció su hermano: “Ese día tuve fiebre, me deprimí tanto, lloré tanto ese día, me tiré abajo”.

Los cuidados y la hostilidad en las redes

Para Juan todo fue demasiado intenso y abrumador.  Fue el encargado de anunciarle a su madre la muerte de su pareja y de su hijo menor; también se lo comunicó a su padre cuando salió del coma.

Como grupo familiar padecieron muchas situaciones adversas que fueron positivamente
cambiando con el transcurso de la experiencia ganada en los centros de salud y por la sociedad. Sostiene que sufrieron un trato muy despectivo en las redes sociales.

Se sabe que cualquiera puede contagiarse, pero que con ellos fueron muy crueles. “No me quiero victimizar, pero por ser los primeros tuvimos mucho sufrimiento”. Fuimos estigmatizados por la sociedad, por algunos compañeros de trabajo, por las redes sociales. Hoy yo veo que en Trelew aumentó el número de contagios y la gente es anónima y está excelente que no se los nombre en Facebook ni se hagan cadenas de Whatsapp.

Te puede interesar
Hallaron en un allanamiento 157.000 pesos y 1.000 dólares y creen que son del robo al estanciero

En cambio divulgaron nuestras fotos, se filtraron nuestros audios… Decían que andábamos contagiando por toda la ciudad, nosotros no contagiamos a nadie, el virus se terminó en mi familia -recuerda Juan. “No me interesa saber quiénes están enfermos ahora, ojalá se recuperen”.

El mayor de los Sea, Fabián, y la esposa de Juan no da uno transcurrió la enfermedad en aislamiento  total, sin poder comunicarse durante días hasta que pudieron conseguir que les alcanzaran un teléfono para escucharse.

“Mi mamá y su esposo se la pasaron llorando una semana entera por la tristeza de pasar la enfermedad separados hasta que nos consiguieron un teléfono y se lo pudimos pasar. Nosotros estábamos aislados en la casa y no podíamos ayudarlos”.

El coronavirus dificulta hasta las despedidas de los familiares fallecidos. Juan agradece que muchas de estas situaciones ya no ocurren, que la sociedad es más empática ahora que fueron alcanzados por el coronavirus.

Juan dice que no sabe por qué “se fue” Guillermo si él era el que estaba mejorando. “No quiero que se vaya nadie más de mi familia”, sentencia y agrega que si llegara a tener Covid- 19 de nuevo, no tendría tanto miedo, no lo tomaría de la misma manera.

Según su experiencia, si uno tiene miedo y sufre inmunodepresión, la enfermedad se vuelve más fuerte. “Guardo todos los recaudos, como todo el mundo, no me creo inmortal; uso barbijo, alcohol en gel… También me cuido porque tengo familiares que no se enfermaron y no quisiera contagiarlos”.

Comentar
- Publicidad -