No hay evidencias de la eficacia del ibuprofeno

No hay evidencias de la eficacia del ibuprofeno

En las últimas semanas ha cobrado estado público por los medios de comunicación, que el luarprofeno (ibuprofeno en solución inhalatoria y nebulizable) ha sido utilizado exitosamente en pacientes con formas moderadas y graves de Covid-19, tratamiento que es apoyado por algunos médicos y gobiernos provinciales.

Sin embargo hay instituciones médicas y científicas que no adhieren a su utilización para tratar a pacientes con covid, entre ellas la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) y la Red Argentina Pública de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (RedArets).

“No existe aún evidencia científica”

La AAMR explicó que “aún no se han encontrado formas de tratamientos eficaces y que es prioritario entre nuestros deberes como médicos el de ‘primero no dañar’, lo que incluye no diseminar información errónea o confusa que genere falsas expectativas en la población y en el personal de salud”, con lo cual consideran que es irresponsable mencionarlo como opción.

En este contexto señala que existen algunos tratamientos de efectividad dudosa o no suficientemente probada, que solo podrían ser utilizados en el contexto de un ensayo clínico bien diseñado y con el consentimiento informado del paciente.

“Para el caso concreto del Ibuprofeno inhalado no existe aún evidencia científica alguna sobre su supuesta efectividad en Covid-19 que haya sido obtenida según los estándares aceptados. Es, al momento actual, una mera hipótesis que no se encuentra ni siquiera en fase de investigación preliminar”. Asimismo expresaron: “No consideramos aceptable que los gobiernos adopten decisiones en el ámbito de la salud pública que no estén avaladas por la evidencia científica”.

Te puede interesar
Se superaron los 36 millones de contagios desde el inicio de la pandemia

Se presentaron más de 600 posibles tratamientos

Por su parte, la RedArets tampoco recomienda el uso de ibuprofeno inhalatorio “hasta no contar con evidencia sobre su e­ficacia y seguridad proveniente de estudios clínicos bien diseñados con bajo riesgo de sesgo como los ensayos controlados aleatorizados”.

Explicaron que tan solo en Argentina se han presentado 634 estudios de posibles tratamientos: el 30% pertenecen a intervenciones farmacoterapéutica, algunos son agentes con actividad viral específi­ca, otros con diferentes indicaciones a los fi­nes de explorar un eventual reposicionamiento terapéutico, o bien la búsqueda de estrategias para la inmunización activa o pasiva.

Entre ellos, hay solo un estudio que plantea el uso de ibuprofeno inhalado, sobre el mismo explican que “no es un ensayo clínico controlado ni aleatorizado que constituye el gold standard para establecer si un nuevo tratamiento es efectivo y seguro. Este estudio abierto iniciado no podrá aportar información concluyente acerca de la e­ficacia del tratamiento de pacientes graves con Covid-19, dado el diseño y la calidad de datos que aportará y su elevado riesgo de sesgos” aunque afirman que no se desestima su uso en el contexto de ensayos clínicos debidamente diseñados. También criticaron que los gobiernos lo hayan implementado saltando las vías sanitarias donde se debaten los tratamientos médicos.

Comentar
- Publicidad -