Una jueza civil de Trelew ejecutó remate y desalojó a dos hermanos con sus pequeños hijos

Una jueza civil de Trelew ejecutó remate y desalojó de su propia casa a dos hermanos con sus pequeños hijos

Ocurrió ayer en la zona céntrica de la ciudad. A la propiedad la compró “un carancho” en 130.000 pesos y se enteró después de adquirirla que ahí había familias viviendo.

Trelew (Agencia) A dos hermanos con sus pequeños hijos los desalojaron ayer con la policía de su propia casa, en un hecho realmente insólito ordenado por una jueza civil que ocurrió en Trelew. Las familias, que ahora no tienen adónde ir, perdieron la propiedad luego de que “un carancho” la comprara en un remate a la irrisoria suma de 130.000 pesos.

Ellos y sus hijos venían ocupando en los últimos tres años dos inmuebles que el padre les cedió en una propiedad que él heredó de sus antepasados. Desde hace 73 años que allí vivían las familias Muñoz y Rositch, según aseguró Gabriel Rositch quejándose de una resolución judicial al que calificó como vergonzosa e indignante.

El lugar está situado en la calle Pellegrini al 600 casi Paraguay, en la zona céntrica de la ciudad y su comprador siguió el desalojo que se llevó a cabo ayer a la mañana, desde una camioneta de color rojo estacionada a unos 100 metros.

Desalojados

El procedimiento fue realizado por un oficial de justicia y varios policías de la comisaría Primera y lo más extraño de este caso es que el que adquirió la propiedad en un remate se enteró después que el terreno estaba edificado y que allí vivían dos familias, según contó el padre de los hermanos desalojados.

Un abogado que lo representó en el litigio habló con este diario en el lugar y contó: “El padre (de Gabriel) falleció y quedó todo trunco. Quedó todo el papelerío en un estudio jurídico de un colega (que también murió) y Gabriel se confió, pasó el tiempo y llegamos a esta altura, a este desalojo”, indicó.

Te puede interesar
Ciclista sufre severo trauma en la cabeza en violento accidente en bardas cercanas a Trelew

“No se puede hacer nada, hay que cumplir la orden judicial”, se resignó, y agregó más adelante que la familia no tenía “los papeles en orden”, que no había “una forma de contrarrestar cierta legalidad con una documentación y por eso llegamos a esta instancia”, insistió.

–¿Y ahora no se puede hacer nada? ¿No puede interponer algún recurso doctor? Se le consultó. “Una excepción pero ahora no, el Juzgado le dio lugar a la ejecución”, respondió. ¿El hombre que compró esta propiedad la pagó en 130.000 pesos? se insistió. “Puede ser, no sé. Lo desconozco. Cuando pase todo esto voy a interiorizarme del expediente a fondo”, prometió.

El remate

Vale aclarar que esa propiedad salió a remate porque el padre de Gabriel Rositch perdió un juicio laboral y poco habría hecho por defenderla. Pese a ser un bien de familia y a que había dos jóvenes padres viviendo ahí con sus pequeños hijos, una jueza civil falló a favor del que la adquirió en ese remate, el tiempo pasó y se llegó a la ejecución que se concretó ayer.

“Esto es muy angustiante, deprimente. Están quedando mis dos hijos con sus cuatro chicos en la calle”, afirmó Gabriel el padre y abuelo de los desalojados y calificó el hecho como “algo vergonzoso de la Justicia”.

Acotó: “Que la jueza haya determinado en esta situación un desalojo, con la manera en que este hombre compró esta propiedad. No hay un papel que diga que él la compró o al menos no lo he visto hasta ahora. Así que, todo esto es muy angustiante”, aseguró.

Te puede interesar
Asaltaron a un jubilado en una chacra, lo ataron, le robaron y avisaron a la policía

Más adelante, dijo que si encuentra un abogado que “vaya al frente, que sea guerrero; me gustaría hacerle una contrademanda al que compró la propiedad para ver en qué situación la adquirió”.

“Yo quisiera hacerle una denuncia y una causa a él, porque encima la Justicia me quiere abrir una causa (penal) a mí porque dicen que me resisto al desalojo, por supuesto, para que mis hijos no queden en la calle, porque los estoy defendiendo a ellos para que esta noche no duerman en la plaza”, expresó.

Al finalizar insistió Gabriel: “Quiero que esto quede en claro, nosotros no somos usurpadores. Estábamos acá desde hace 75 años, pasaron mis tíos, mis abuelos y otros parientes por acá y toda la vida esta casa estuvo habitada por nosotros; por la familia Muñoz y Rositch. Mi viejo falleció hace tres años y después que él partió me hice cargo yo del lugar, y nos tienen como usurpadores: no somos usurpadores, acá alguien compró un terreno pelado y después se encontró con que acá había familias viviendo.

¿Cómo sigue esto? No sé. Si hay algún abogado que se quiera hacer cargo de este caso acá vamos a estar esperándolo”, afirmó.

Comentar
- Publicidad -