Nuevo emprendimiento cultural apostando a sostener el arte a pesar de la pandemia

Nuevo emprendimiento cultural apostando a sostener el arte a pesar de la pandemia

A pesar de los tiempos difíciles y del continuo cierre de actividades por los tiempos de cuarentena y la imposibilidad de trabajar, al menos no como se hacía en otros tiempos, Leila Legáz sostuvo un proyecto que manejó silenciosamente y en el que invirtió tiempo y esfuerzo económico sin pensar siquiera en que una pandemia pondría en riesgo su anhelado instituto de danzas.

Pese a las demoras que provocó el paso del tiempo por las reiteradas cuarentenas a las que aún hoy obligar el coronavirus, sin que ni siquiera pudiera dedicarle las horas necesarias para acondicionar el espacio finalmente, luego de meses de espera y de tensa vigilia previendo qué sucedería con la nueva normalidad, en el nuevo barrio de “los hijos de Km.3” la profesora de flamenco, logró su objetivo.

Casi en la ladera del cerro frente a la entrada al barrio Divina Providencia hoy, al fin, puede apreciarse La Veta, un llamativo reducto de danzas que desde lejos atrae con un singular mural en sus paredes y un llamativo estilo español de rejas donde Leila Legáz esperará a sus alumnas, las de antes y las nuevas, mientras vayan pudiendo sucederse las clases que darán nuevo espacio al floreciente sector en crecimiento de zona norte.

La idea es que “aun cuando todo pareciera estar mal, cuando se cierran antiguos proyectos laborales o se derrumban nuevos proyectos artísticos, no bajar los brazos y seguir apostando a producir, a invertir, a ofrecer a través del arte, una esperanza a la nueva vida”, señala Leila.

Comentar
- Publicidad -