Jorge Gil: “No habrá espacio para un futuro promisorio si no se regulariza la deuda”

Jorge Gil: “No habrá espacio para un futuro promisorio si no se regulariza la deuda”

El contador Jorge Gil en diálogo con Crónica se refirió a la situación económica de la provincia, en el marco de la renegociación de la deuda con los acreedores, procedimiento autorizado por la Legislatura el mes pasado. Además, el exrector de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco habló sobre la distribución de regalías petroleras en Chubut y opinó que, en base a ciertos criterios que podrían plantearse dentro de esta cuestión, si efectivamente se planteara una redistribución de estos ingresos, a Comodoro debería corresponderle más dinero.
“La provincia tiene un problema que deriva, en sus orígenes, de la falta de visión a largo plazo, o por lo menos a mediano plazo por parte de algunas administraciones. Esto es algo que nace principalmente en el primer gobierno de Mario Das Neves. Después se continuó con la línea de financiar un crecimiento insuficiente a partir de contraer deudas.

Eso fue una constante en la economía argentina, es algo que se advierte a nivel nacional y responde a una característica cíclica del capitalismo financiero. Este sistema genera grandes excedentes en la economía mundial.

Esos excedentes se monetizan y necesitan deudores. Esa necesidad pasa principalmente por los estados que asumen el carácter de deudor”, explicó el contador Jorge Gil, respecto a la importante deuda que tiene actualmente la provincia del Chubut.

Recursos comprometidos

En esta línea de análisis, el exintegrante del directorio de YPF planteó que estos grandes excedentes generados en la economía mundial no se invierten en la actividad productiva, sino que pasan a tener un “contenido especulativo” que se traduce en deuda de los gobiernos que pagan, que en definitiva lo hacen con trabajo de sus poblaciones y sus recursos naturales. Hablando del caso puntual de Chubut, Gil indicó que lo que se hizo fue generar deuda y se comprometió seriamente los recursos no renovables, como el caso de las regalías petroleras.

“Pensemos que las regalías no son otra cosa que un recurso natural no renovable, monetizado y transformado en moneda, y apropiado en este caso por los acreedores de la deuda de Chubut. Esto, lo que genera en un corto plazo es la crisis de esa deuda. Existió a nivel nacional y existe también en las administraciones provinciales, que se han comprometido con el mercado financiero y ahora no pueden hacer frente a sus deudas. En el caso de Chubut, esto se agrava porque existe una suerte de prenda o garantía sobre los recursos naturales no renovables, que son las regalías petroleras. El Estado no puede dejar de pagar, porque los recursos están prendados, y esos fondos, los acreedores los cobran antes que la provincia”, sostuvo el entrevistado.

“Se refinancia porque un acreedor teme no poder cobrar”

A continuación, el exrector de la UNPSJB habló de una situación de privilegio de los acreedores de la deuda provincial y destacó que dentro de ella existen varias etapas de garantía. “Como primera garantía aparecen los recursos petroleros, como segunda, la renta general de la provincia, y eventualmente, la coparticipación federal de impuestos. Cuando se refinancia una deuda, se refinancia porque un acreedor teme no poder cobrar.

Te puede interesar
Presentarán en la Legislatura 200 pedidos de juicio político para Arcioni, Sastre, Massoni y Puratich

Se dan, entonces, dos circunstancias: un deudor que no puede pagar y un acreedor que teme no poder cobrar. En el caso de Chubut, mientras haya producción petrolera, los acreedores van a seguir cobrando, y eso es algo que dificulta el proceso de renegociación de la deuda.

Las estrategias financieras de nuestra provincia son más complicadas que las de otras provincias que no han afectado sus recursos financieros vinculados a lo natural”.

“En las épocas de crisis, siempre se habla de la distribución de recursos”

Consultado por la polémica que se instauró hace algunas semanas desde el valle de la provincia, respecto a la distribución de las regalías petroleras, Jorge Gil respaldó a Comodoro Rivadavia y, en consonancia con el secretario municipal de Economía, Germán Issa Pfister, afirmó que esta ciudad petrolera debería recibir más fondos por coparticipación petrolera.

“Se está hablando de la redistribución en general ahora. En las épocas de crisis, siempre se habla de la distribución de recursos, es lo primero que se aborda. Sucede en el mundo con la distribución de crédito del Fondo Monetario y del Banco Mundial, por dar algunos ejemplos.

Ahora se habla, por ejemplo, de la distribución de recursos entre Capital Federal y Provincia de Buenos Aires. Sucede en las provincias y también en los municipios, cada quien reclama con mayor o menor énfasis una porción mayor de los ingresos tributarios del Estado”, resaltó el contador.

En esta línea, Gil remarcó que “Comodoro tiene que mejorar su participación con las regalías, porque obviamente la calidad de vida es notoriamente inferior en la ciudad. Los índices de necesidades básicas insatisfechas, los índices de vivienda, de alfabetismo, son inferiores a los de otras ciudades de la provincia. Si la distribución se hace con un criterio cuantitativo, es decir, hablando en términos demográficos, Comodoro debería recibir más fondos.

Y si se hace cualitativamente, en cuanto a obras públicas, al sistema de saneamiento ambiental, es obvio que la calidad de vida es notoriamente inferior a otras ciudades. Entonces, la cuestión tiene que ser reevaluada. Se tienen que lograr avances respecto a la necesidad de mejorar los ingresos por coparticipación petrolera”.

Medioambiente extremadamente vulnerado

El exrector de la UNPSJB puso el foco de análisis en el pasivo ambiental que deja la actividad petrolera en Comodoro Rivadavia y sostuvo que el medioambiente de esta ciudad está “extremadamente vulnerado”, no solo en Comodoro, sino en zonas como Sarmiento y Rada Tilly.

“Para restituir este costo ambiental es necesario hacer una inversión, una inversión que está fuera de toda lógica, que no sería posible hacer hoy por hoy, y que implica más obras públicas, más esfuerzos de forestación, una mejora en la calidad de vida en general. Estos fondos que se necesitan derivan del petróleo.

Habrá que ver de qué manera se balancean las cargas medioambientales de cada ciudad, a los fines de poder hacer acuerdos razonables y lógicos respecto de la distribución de fondos. No hay que sacarle fondos a Comodoro, todo lo contrario. Si se renegocia la distribución, Comodoro tiene que ir al alza”, planteó el entrevistado.

Te puede interesar
Cuatro sindicalistas irán a juicio por el incendio en la Legislatura

“No puedo ser optimista con el futuro de la provincia”

En otro tramo de la entrevista con este diario, Jorge Gil se refirió a la refinanciación de la deuda de la provincia y no auguró un buen pronóstico para las finanzas provinciales. “Hay que revisar muy bien los contenidos de esa refinanciación, porque nadie refinancia una situación de privilegio porque sí, a menos que se obtengan mayores privilegios o rentabilidad”, advirtió.

En primer término, respecto a este tema, Gil planteó que la refinanciación de la deuda del gobierno nacional creó un ambiente proclive para refinanciar otras deudas, en este caso la provincial. El problema viene después, cuando se observa la letra chica en la situación de Chubut y las características que tiene la deuda. “Lamentablemente no puedo ser optimista con el futuro de la provincia.

Hay que analizar muchas cosas en profundidad. Ver los plazos de la deuda, qué hacen los tribunales si esa deuda va a un litigio judicial, cuál es la tasa de interés, sobre qué moneda está fijada, y fundamentalmente, qué tipo de garantía tiene esa deuda cuando hay garantías reales.

La renegociación es más compleja. Hay que revisar muy bien los contenidos de esa refinanciación, porque nadie refinancia una situación de privilegio porque sí, a menos que se obtengan mayores privilegios o rentabilidad”, sostuvo el contador público.

“No alcanza con buenas intenciones”

En otra línea de análisis, Gil habló sobre situaciones que exceden los límites de la provincia y señaló que “muchas veces no alcanza con los conocimientos y las buenas intenciones”.

En este sentido destacó que, desde su punto de vista, parte de la deuda deberá nacionalizarse y tendrá que existir algún tipo de acuerdo político para salir adelante.

También mencionó la posibilidad de una reforma tributaria que permita que las grandes beneficiarias de los recursos naturales de la provincia puedan hacer contribuciones adicionales que permitan corregir la situación financiera y empezar un período de administración ordenada de los recursos.

“Me parece que no va a haber espacio para un futuro muy promisorio si no se regulariza la cuestión vinculada a la deuda. Hay que conseguir apoyos políticos nacionales y a su vez mejorar los ingresos de la provincia, que han sido muy pasivos en el tema de percepción de ingresos.

Hay que lograr un pacto que permita la sustentabilidad financiera de Chubut, que sus empleados públicos perciban sus salarios en tiempo y forma, tener un sistema económico y productivo adecuado a la realidad y sobre todo, aumentar la producción, ese es otro punto significativo e importante. No es viable una provincia tan desbalanceada entre producción y consumo.

Hacen falta políticos y estadistas que tengan una mirada mucho más abarcativa que la del corto plazo. Esto es algo que se irá viendo con el tiempo”, concluyó el exrector de la universidad local.

Comentar
- Publicidad -