Persisten los problemas salariales dentro de instituciones educativas privadas

Si bien los pagos en colegios de la Fundación Obra del Padre Corti dejaron de ser un problema el último tiempo, en instituciones educativas del sector privado persisten los inconvenientes salariales siendo el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) quienes canalizan e intervienen en los reclamos pese a la pandemia.

En este sentido, Darío Dodig, secretario de Actas de SADOP explicó “hoy (por ayer) tuvimos una audiencia en la Subsecretaría de Trabajo con el Jardín Naricitas porque en los salarios de julio y agosto se vio reducido en un 25 por ciento el sueldo de los trabajadores, se les descontó ese porcentaje, entonces lo denunciamos. Por medio de negociaciones en dos audiencias, se logró que ese 25 por ciento que faltaba fuera saldado mediante el ATP (Asistencia de Emergencia Trabajo y Producción)” y añadió “con respecto al pago de aguinaldo, que no había fecha de cobro, se pudo acordar que lo paguen en dos cuotas en septiembre y octubre. La verdad estamos satisfechos con las decisiones y hubo buena predisposición del empleador”.

Asimismo, narró que otras denuncias fueron recibidas por trabajadores del colegio Cervantes dado que se está haciendo el pago en efectivo sin bancarizar al personal y se encuentran a la espera de novedades dado que el reclamo ya fue efectuado, lo mismo con el colegio Da Vinci por cuestiones de contratación laboral y salarial. Y también con Mariano Moreno por la liquidación de sueldos dado que no se cumplimentaría con el mínimo establecido por Ley al incluirse ítems que deberían quedar fuera del básico, explicó.

Te puede interesar
Puratich: “Si seguimos exponiéndonos la situación va ser más grave de lo que es hoy”

Virtualidad

Al ser consultado sobre la modalidad de trabajo que lleva adelante el sector, comentó que al igual que el resto de la educación se mantienen de manera virtual principalmente en la secundaria y en nivel inicial y los primeros años de primaria en su mayoría con envío y recepción de tareas vía WhatsApp.

“Nos encontramos con que no todos los docentes tenían los recursos para esto, por ejemplo algunos no tenían internet banda ancha en su casa y utilizaban los datos de sus celulares para dar clases, entonces se habló con el empleador para que cubra el consumo de datos y por suerte no hubo inconvenientes” sostuvo Dodig, y apuntó “hay situaciones también de desgaste laboral porque terminan trabajando más tiempo del que trabajaban cuando las clases eran presenciales y no todos están capacitados para esta nueva modalidad o no tienen computadora, es complejo”.

Comentar
- Publicidad -