Gastronómicos: “Tengo tres hijos y no estoy acá para hacer ruido”

“Tengo tres hijos y no estoy acá para hacer ruido”

Luego de concentrarse en el Museo Ferroportuario, este lunes por la mañana, gastronómicos volvieron a manifestarse por las calles céntricas. “Queremos trabajar, nosotros no somos el problema, somos parte de la solución. Cumplimos el protocolo y nos preparamos para convivir con el virus”, aseguraron.

El primero en conversar con Crónica fue Marcos Malaspina, dueño de Barket, quien indicó: “No estamos reclamando puestos laborales, sino que nos permitan trabajar, convivir con el virus y de alguna manera volver a los horarios que estábamos antes porque nos están cortando las piernas”.

“Tengo tres hijos y no estoy acá para hacer ruido”

Al mismo tiempo, declaró que “hoy todo el rubro gastronómico estamos viviendo un montón de familias que comen cada día y este tipo de medidas que nos cortan a las 21 horas, nos está matando. Lo digo de un lugar angustiado y realmente no sabemos hacia dónde vamos a salir. No sabemos qué hacer, ni qué inventar para adaptarnos a los horarios o a los delivery, algo que entendemos, pero la vacuna estará recién el año que viene y tenemos que aprender a convivir con el virus y que para eso tenemos protocolos de bioseguridad”.

“Tengo tres hijos y no estoy acá para hacer ruido”

En este sentido, Malaspina agregó: “Queremos generar el contexto para que se pueda trabajar y de hecho para eso tenemos los protocolos. Pedimos por favor a las autoridades de salud y municipales que nos dejen trabajar y que nos escuchen”.

Situación muy complicada

Continuando, enfatizó que “la situación es muy complicada. Somos un grupo de restaurantes, bares y confiterías que estamos iguales. Hace siete meses que ninguno gana dinero, que todos están repartiendo lo poco que ingresa entre el equipo de trabajo y los que pudieron cobrar el ATP, ya lo usaron. Lamentablemente dejamos de ser empresarios, nos pusimos la camiseta, nos adaptamos a los cambios y lo único que hacemos es pasar el dinero al equipo de trabajo y lo que sobra pagarles a los proveedores. No estamos pagando muchos servicios, no estamos pagando cargas sociales, no estamos pagando la mayoría de las cuentas, los alquileres en algunos casos y no sabemos cuánto tiempo más podemos aguantar así. Simplemente queremos que nos escuchen”.

“Hay que convivir con este virus”

Por su parte, Hugo Ruiz del servicio de catering Delicias Caseras, dijo: “Queremos que nos escuchen nuevamente y yo digo que hay que convivir con este virus. Esto de retroceder horas y de prohibir ciertas cosas, creo que ya no va. No digo que esté mal, pero yo en mi caso particular no estoy de acuerdo porque creo que no es la solución retroceder dos horas o prohibir un día de trabajo”.

Finalizando, dijo que “yo hago catering y hace siete meses no tengo ingreso. Estoy esperando una propuesta laboral, pero la situación se torna cada vez más complicada.

Hoy estoy al límite y lo que más me está costando es pagar los impuestos. Es algo insostenible y siguen aumentando cada vez más. Quiero que la gente entienda que esto no es un capricho, sino que pedimos que nos escuchen. Tengo tres hijos y no estoy acá para hacer ruido, yo necesito que nos escuchen para ver si tenemos alguna salida laboral. No estoy pidiendo subsidios ni plata, solo una propuesta laboral”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -