Tenía que trasladar un cuerpo de Las Heras a Río Mayo y llegó alcoholizado

Tenía que trasladar un cuerpo de Las Heras a Río Mayo y llegó alcoholizado

El hombre que debía realizar el traslado de un cuerpo desde Las Heras a Río Mayo, llegó alcoholizado, de manera que fue demorado y la camioneta de la Cooperativa secuestrada a raíz del hecho.

En la edición de ayer familiares de Rosario Nauto Aguilar de 101 años, pobladora de la localidad de Río Mayo quien estaba en Las Heras, denunciaron la compleja situación que vivieron el fin de semana para realizar los trámites para que la mujer pudiera ser trasladada a su lugar de residencia donde recibiría cristiana sepultura.

Si bien hicieron todos los trámites correspondientes, la persona encargada de efectuar el traslado, el chofer debía arribar el domingo a las 10 de la mañana pero nunca llegó, pues según manifestaron estaba alcoholizado.

En medio de la pandemia ya se torna difícil emocionalmente el hecho dado que quienes no residen en el pueblo no pueden concurrir a despedir a su ser querido por las restricciones vigentes pero lo que generó mayor indignación en ellos fue la falta de predisposición para hacer su trabajo por parte del hombre quien debía concurrir en busca del cuerpo con el cajón, un empleado de la Cooperativa de Río Mayo.

De acuerdo a lo expresado por el nieto de la mujer que pereció por causas naturales, Juan Carlos Alam no había cumplido su labor pero horas después la situación se tornó más indignante para la familia dado que en horas de la tarde finalmente el hombre apareció en el ingreso a la localidad santacruceña de Las Heras con todos los elementos para concretar el traslado y como sucede en estos tiempos fue detenido en un control donde le practicaron un test de alcoholemia, siendo el resultado de 2,18 gramos por litro de alcohol en sangre de manera que fue demorado por efectivos de Seccional Primera de la policía.

En tanto, la ambulancia y el cajón fueron secuestrados, iniciándose una causa penal por el hecho que se dio en medio de la cuarentena.

La familia narró que una funeraria de Las Heras tuvo que solucionar el problema para finalmente concretar el traslado e indignados señalaron “cuando le recriminaron por su estado de ebriedad dijo que no importaba si ya estaba muerta”.

De esta forma, sostuvieron que en medio de la pandemia no pueden viajar para ver a sus familiares pero pareciera que en Río Mayo todos tienen la libertad de juntarse.

Comentar
- Publicidad -