Las denuncias por ruidos molestos fueron recurrentes el fin de semana

Las denuncias por ruidos molestos  fueron recurrentes el fin de semana

Efectivos de Seccional Tercera tuvieron tres intervenciones distintas en los barrios Stella Maris, José Fuchs y Pueyrredón por ruidos molestos, luego del llamado de vecinos que se quejaban porque el volumen de la música estaba muy alto.

En medio de la pandemia, vecinos comenzaron a generar mayor cantidad de llamados a las dependencias policiales en busca de que posibles reuniones sean finalizadas a partir de la restricción que está vigente, de manera que al escuchar música, se comunican de forma inmediata para brindar detalles y pedir la intervención.

Las denuncias por ruidos molestos  fueron recurrentes el fin de semana

Es así que el domingo cerca de las 00:30 horas se dio el primer llamado para concurrir a una vivienda ubicada en calle Código 562 del barrio Stella Maris donde aguardaba personal de la subsecretaría de Seguridad del Municipio, al arribar efectivos de Seccional Tercera, desde el exterior se escuchaba la música alta, estando en el lugar la propietaria junto a su marido e hijos quienes contaban en la planta alta con un equipo de música.

Así se les indicó que cesaran su actitud y se labró un acta policial por ruidos molestos, por infracción al artículo 141 de la Ley XV Nº 6 del Digesto Jurídico del Chubut.

Sobre las 2 de la madrugada también llamados telefónicos de vecinos del barrio José Fuchs daban cuenta de ruidos molestos en una vivienda de calle Querandíes al 800 y al concurrir nuevamente evidenciaban la misma escena, desde el exterior se escuchaba la música alta, la propietaria estaba junto a su pareja solamente y decidieron bajar el volumen pero se les labró también un acta.

En tanto, poco antes de las 3 de la madrugada vecinos del barrio Pueyrredón solicitaron la presencia nuevamente de los uniformados de la misma dependencia en avenida Libertad intersección con Jáchal también por ruidos molestos, escuchándose una vez que llegaron la música desde el frente del predio donde había varias viviendas.

Se solicitó a los ocupantes de la planta alta que descendieran para poder entrevistarlos pero se negaron y bajaron el volumen de la música. De manera que los efectivos tocaron el portón saliendo un hombre mayor, propietario de los departamentos quien los invitó a pasar y le solicitó al inquilino que descendiera, labrándole también un acta por ruidos molestos. En el domicilio solamente estaban el masculino y su pareja, indicando fuentes policiales que la femenina estaría en estado de ebriedad e intentaba entorpecer el proceso manifestando ser abogada.

Comentar
- Publicidad -