A casi seis meses de gimnasios cerrados, bajo la sombra del destino

A casi seis meses de gimnasios cerrados, bajo la sombra del destino
La Gimnasia Artística es una actividad que convoca a gran cantidad de gente, y desde que se inicio la pandemia no hubo actividad.

Vamos camino a cumplir seis meses de encierro y de restricciones, sin poder realizar una vida normal como quisiéramos, sin disfrutar de la familia y los amigos, sin clases, sin gimnasios abiertos, con un montón de carencias impensadas en una pandemia que por días parece agigantarse y en otros nos da algún respiro.

Comodoro ha caído en un letargo económico preocupante, que amenaza ser más duro aun cuando el Covid-19 se retire y deje solo vestigios en la cadena productiva, desazón en los hogares, tal vez sea la etapa más dura la reconstrucción de un tejido social que hoy está resquebrajado en lo sentimental y también en lo económico. Pero también están nuestros muertos, aquellos que no pudieron tener una cristiana sepultura como sus familiares quisieran, porque el virus no deja de impactar, muchos ya tienen restricciones en el llanto y en sus penas.

El 13 de septiembre se cumplirán seis meses de pandemia para Comodoro y en especial para el deporte. Es algo que se vive como una de esas películas de ciencia ficción de Steven Spielberg, donde todo comenzó a paralizarse en la ciudad, entre ellos los eventos sociales y deportivos. En un fin de semana que estaban marcados por un gran festival de boxeo profesional y también por una gala de alto vuelo de kick boxing, las cuales quedaron sin poder concretarse, con una bronca contenida, con deudas y compromisos por afrontar de los organizadores.

El 13 de marzo marcó el inicio de lo que luego fue un encierro controlado, de restricciones hasta de ciertas libertades individuales que nos afectan como sociedad, con un rol más fuerte del estado en el control y una atenta vigilancia para hacer cumplir normas que debieron imponerse, para poder detener de alguna forma la circulación del virus.

Te puede interesar
Educación dispuso el cese de las suplencias en casos donde se haya reintegrado el interino o titular

El Covid-19 dejó al desnudo las falencias en la salud pública, lo que se sabía a voces pero que nunca tuvo la debida atención más allá de los reclamos. Y se tuvo que salir a poner tapones a una tinaja agujereada que intenta flotar y que está anunciando que se puede hundir en cualquier momento. Porque más allá de la temprana reacción del estado comunal, adelantándose en las prevenciones, y luego comprando algunos respiradores e insumos hospitalarios, tampoco se puede hacer demasiado ante tamaña amenaza.

Porque la otra pata relevante es tener todo el personal profesionalmente capacitado y en cantidad suficiente para actuar, son aquellos que están en la primera línea de la lucha, los también llamados “esenciales”.

Y como si esto fuera poco el estado provincial sufre tal vez la peor crisis económica de su historia, acumulando deudas por doquier, con incumplimientos prolongados no solo en la salud, también en la educación y en la justicia, se diría a todo nivel de compromisos y responsabilidades. Dios nos libre y nos guarde para lo que se viene en post pandemia.

Y el deporte que es parte del motor esencial para una vida saludable que hoy no se puede practicar, por el temor real de contagio, de transmisión del virus, que no se sabe dónde está, cuándo llega, ni cuando termina. Es el enemigo invisible con el que uno puede estar durmiendo, o bien encontrarlo hoy o mañana en cualquier esquina.

Te puede interesar
India superó los 5 millones de casos y Rusia le enviará 100 millones de dosis de su vacuna

Llevamos casi seis meses enclaustrados, algo que tampoco es saludable, porque te lleva a un mayor stress, a depresión, porque esa misma situación es un cultivo ideal para enfermarse de cualquier cosa. Y para colmo de males, existe un bombardeo incesante de los medios masivos de comunicación a todo nivel, porque hoy parece que nadie se muere de cáncer, de chagas, de una enfermedad coronaria, de diabetes, de un problema renal, de una gripe común, no, nada, hoy todos parece que fallecen de Covid-19.

Y fuera de los carteles, de flyers de prevención, nos olvidamos de potenciar nuestro sistema inmunológico, algo fundamental para poder afrontar esta batalla. Porque tampoco podemos permanecer encerrados en forma permanente y por tiempo indeterminado, en algún momento habrá que decidir cómo seguir.

La cadena productiva de alguna forma debe continuar, con los cuidados, con protocolos, con higienización, como sea, a como dé lugar, porque la rueda debe continuar girando. Aunque tengamos claro que muchos y con gran pesar, quedarán en el camino. Y ojalá que sea lo menos traumático posible, porque hoy tenemos la sensación de que todos navegamos un gran Arca de Noé.

A casi seis meses de gimnasios cerrados, bajo la sombra del destino
En ajedrez solamente se juegan partidas por internet.
Comentar
- Publicidad -