Shaman Herrera: el primero es el último

Shaman Herrera: el primero es el último

El músico comodorense Shaman Herrera habla sobre “El primero es el último” la placa lanzada con Shaman y los Pilares de la Creación en 2018, de la que presentaron el film-álbum que lleva el mismo nombre. El trabajo además tuvo un padrino muy especial, el músico Andrés Calamaro aportó no solo dinero, sino apoyo moral a través de unos pocos mensajes de WhatsApp. Ahora presenta Isla, un disco que compuso y produjo en Epuyén, donde vive desde hace tres años.

(Por Marcelo Melo – Fotografías: Juan Francisco Sánchez) “En el medio del proceso de la filmación de la película nos quedamos sin dinero para terminarla y Andrés (Calamaro) se ofreció desinteresadamente a colaborar con nosotres para poder terminarla. Después de eso, nos mandamos unos mensajes más y nunca más me contesto un mensaje. Lo cual eleva aún más su acto desinteresado.

No importa el artista, importa el arte. Calamaro aportó no solo dinero sino apoyo moral a través de unos pocos mensajes de Whats- App” contó Shaman entre muchos otros detalles sobre la producción de El primero es el último. “No lo conozco personalmente. El se contactó conmigo a través de un amigo en común, para presentarme su respeto y admiración, cosa que me sorprendió y me halagó”.

 

-Hablanos de El Primero es el último ¿fue pensado desde un principio fue pensado como un filmálbum?

-El Primero es el último es la última placa que lanzamos en 2018 con Shaman y los Pilares de la Creación. A principios de 2020 lanzamos el film-álbum con el mismo nombre, dirigido por Manque La Banca, cineasta barilochense/platense que interpretó y tradujo las canciones a imágenes en superochi fílmico. Todos mis discos son pensados en imágenes, mis canciones son descripciones de cuadros y secuencias de imágenes que podrías ser película.

Actualmente estoy presentando Isla, que es un disco que firmo solo con mi nombre, sin banda atrás y que compuse y produje en Epuyén, donde vivo desde hace tres años.

También en este último trabajo lo fílmico y el bomdardeo de imágenes que proponen las letras y las sonoridades están presentes, pero aquí cada canción es una pequeña historia y un pequeño relato, es un archipiélago de canciones.

Shaman Herrera: el primero es el último

-Contanos cómo fue el contacto con Manque La Banca.

-Manque La Banca es un artista patagónico. Músico en “Nunca fui a un parque de diversiones” y cineasta vanguardista que ha recibido varios premios y que actualmente reside en Berlín. Él es el director de mi film-álbum El primero es el último.

 

-¿Qué te aportó Andres Calamaro como productor ejecutivo y cómo es trabajar con un músico con tanta historia además de ultra popular en toda América Latina.

-Andrés aportó dinero y apoyo moral a través de unos pocos mensajes de WhatsApp. No lo conozco personalmente. Él se contactó conmigo a través de un amigo en común para presentarme su respeto y admiración, cosa que me sorprendió y me halagó.

En el medio del proceso de la filmación de la película nos quedamos sin dinero, para terminarla, y Andrés se ofreció desinteresadamente a colaborar con nosotres para poder terminarla. Después de eso nos mandamos unos mensajes más y nunca más me contesto un mensaje. Lo cual eleva aún más su acto desinteresado. No importa el artista, importa el arte.

 

– Vas del rock al folclore, del indie a la electrónica y disciplinas o saberes extra musicales para abrevar un mundo propio, ¿qué te provee cada género, qué extraes de ellos, quiénes te influenciaron en cada uno de ellos?

-La música es infinita y las fronteras entre géneros son como las fronteras entre los países… existen porque hay gendarmes que las cuidan. Me influenciaron todos esos artistas que trascienden su propio género, que llevan un paso mas allá los límites de lo que se puede o se debe hacer y decir en un género particular.

 

– ¿Qué músicos y bandas te influenciaron e influencian aún hoy.

-Un par de nombres: Scott Walker, Violeta Parra, Charly García. A Charly lo escucho desde bebé. La primera canción que entoné en mi vida fue “Rasguña las piedras”. A Spinetta lo conocí en un backstage de un mega festival, estaba con toda su familia, esposa, hijos y nietos. Charlaba con Ed Motta y los interrumpí para darle mi disco Diadema, le agradecí y le di un abrazo.

-Es muy buena la historia del rock argentino, las bandas que dio, lo consideras de los mejores del mundo de habla español, amplia un poco sobre esto…

-No tengo idea. Mi melomanía no tiene una noción histórica, ni fronteras. La argentinidad musical me hace pensar en Bersuit Vergarabat, que no me gusta ni un poco.

 

-Contanos algo sobre los talentos de Hombres en Llamas y Los Pilares de la Creación.

-Hombres en llamas nació como un trío con Tulio Simeoni y Tomás Vilche en 2005, y terminó siendo un octeto con Edu Morote, Alejandro Bértora, Cristian Puschel, Nico Digorado y Esteban Cárdenas. Mientras que Pilares de la Creación, también nace como un trío con Ale Bértora y Edu Morote, al que después se sumó Adrián Conti en bajo y, para el nuestro último disco El primero es el último, se sumaron Julián Rossini y Pablo Girardín en piano y tuba respectivamente.

 

-Vivís entre Epuyén y La Plata, ¿dónde naciste? ¿cómo definirías el universo de cada uno de esos sitios? La Plata es una ciudad muy productora de genios musicales, allí se generaron nada más ni nada menos que Los Redondos.

-Soy comodorense. Nací en el sanatorio La Española y me crié en Diadema Argentina. Hice el secundario en Bellas Artes cuando aún existía el galpón. Mi carrera musical arranca en Comodoro con Delicatessen en los años 1998 y 1999 y de ahí me mude a La Plata a estudiar y continué tocando sin parar hasta hoy. De Los Redondos me gusta Oktubre.

 

-En una nota decís que tus canciones son hijas del cine.

-Estudié cine durante mis primeros tres años en La Plata. El cine me dio la manera de visualizar las canciones, la manera de relatar.

Shaman Herrera: el primero es el último

-Trabajaste con El Mató a un Policía Motorizado, gran banda, contanos un poco sobre esa relación.

-Trabajé en la trilogía (Navidad de Reserva, Un millón de euros y Día de los muertos). Fui productor e hice las mezclas de esos discos. Son mis amigos y nuestra sociedad se dio en un momento en el que era difícil encarar toda una producción en un estudio de grabación. Así que con mis conocimientos de sonido la idea fue ayudar a concretar esos hermosos discos.

 

-¿Cómo sobreviven hoy, que por pandemia no pueden hacer shows, tienen abstinencia del “Vivo”?…

-Los privilegiados del sistema vivimos con mucha ayuda de nuestras familias, haciendo shows por streaming. Yo personalmente estoy produciendo artistas y dando talleres de producción. Está difícil para todes les artistes. Pero algunos la están pasando realmente mal, comiendo poco y sufriendo mucho por todo este parate. Ni hablar de los técnicos de los lugares donde se dan shows. La industria esta muy mal.

Shaman Herrera: el primero es el último

Espina: “Espina es el primer single adelanto de Isla, un EP de seis tracks de electrónica-orgánica a partir de la canción que el artista ha construido como su firma personal. Experimentación sonora digital, lirismo metafísico y un punto de quiebre en la carrera del cantautor”.

“La música es infinita y las fronteras entre géneros son como las fronteras entre los países… existen porque hay gendarmes que las cuidan. Me influenciaron todos esos artistas que trascienden su propio género, que llevan un paso mas allá los límites de lo que se puede o se debe hacer y decir en un género particular”.

 

Ver y escuchar: Podés ver todos los videos de Shaman en su canal de Youtube: Shaman Herrera. Escuchá sus álbumes en Spotify.

Comentar
- Publicidad -