Consumidores de aceite de cannabis exigen la liberación de un productor encarcelado en julio de este año

Consumidores de aceite de cannabis exigen la liberación de un productor encarcelado en julio de este año

El pasado 27 de julio, el área de Drogas y Leyes Especiales de la Policía del Chubut realizó tres allanamientos y detuvo al productor de aceite de cannabis Carlos Fernando Jiménez, dedicado a la comercialización del producto desde hace años en la localidad de Epuyén. Según publicó en su momento un medio gráfico del valle de la provincia, en los procedimientos se secuestró casi veintidós kilos de picadura de marihuana. En redes sociales se montó una campaña para exigir la liberación del productor, con decenas de testimonios de personas que contaron cómo cambió su vida el producto derivado del cannabis.

Desde que Carlos Fernando Jiménez fue detenido, en Facebook e Instagram se armó una campaña para pedir por su liberación y sobreseimiento en la causa en la cual lo acusan por comercialización de estupefacientes. En la provincia del Chubut está permitido el uso de aceite de cannabis, pero no su comercialización, algo que representa un grave problema para todos aquellos que necesitan el producto por cuestiones de salud. Este diario recopiló algunos de los testimonios de clientes de “Kairós”, nombre de la marca de Carlos Fernando Jiménez, para dar cuenta de la situación que vive hoy por hoy esta porción de la sociedad, visiblemente afectada por la imposibilidad de acceder al aceite.

El cannabis y sus beneficios para la artritis, artrosis y trastornos psiquiátricos

Delma Canesa, una de las clientas de Carlos Jiménez, cuenta en su testimonio que usa aceite de cannabis hace dos años. La mujer sufría de dolores a causa de padecer artritis y artrosis. Desde que comenzó a consumir el aceite, su vida cambió para siempre. “Nunca más volví a sentir los dolores. Salgo a caminar, puedo andar a la noche y duermo perfectamente bien. Lo único que pido es que liberen a Carlos, que lo dejen seguir fabricando este producto que es un bien para todos los jubilados, para todas las personas mayores, pero en especial para chicos que padecen distintas enfermedades”.

Mario Consiglieri fue otra persona que decidió contar su experiencia con el aceite medicinal fabricado por el dueño de “Kairós, salud y placer”. “Yo sufría de trastorno obsesivo compulsivo, con ataques de pánico cuando estaba medicado con medicación alopática. En una determinada etapa de mi vida, después de quince años de consumir este tipo de medicamentos, mi cuerpo me indicaba otra cosa. En esa búsqueda interna, descubrí el aceite de cannabis, algo que realmente cambió radicalmente mi salud y calidad de vida. He ido consumiéndolo progresivamente y dejando la medicación alopática, hasta el punto de no necesitarla más, y no he sufrido ningún tipo de rebrote, al contrario. En estos cuatro años encontré un equilibrio a nivel psicológico, mental y físico, logrando una calidad de vida excelente. Quiero que este sea un mensaje de esperanza para seguir salvando vidas, porque la verdad es que a mí el aceite de cannabis me salvó la vida”, sostuvo el hombre en su testimonio.

Saliendo de la depresión

Alberto Bascuñán contó su experiencia con el aceite que comercializa “Kairós” y relató que, hace tres años sufrió desprendimiento de retina y como consecuencia de ello perdió su ojo derecho. “Me agarró una depresión muy fuerte, a eso tengo que sumar que tengo diabetes. Empecé a consumir el aceite de cannabis, que me hizo muy bien, me permitió salir del estado de depresión y me ayudó a bajar mucho los decibeles. Me entristece saber que ahora no vamos a tener dónde conseguirlo. Le pido a las autoridades que por favor traten de solucionar este problema, ya que esto es algo que afecta a toda la gente grande, a todos los que tienen problemas de salud. Si nos ayudan, van a mejorar nuestra calidad de vida”.

“No puede haber justicia cuando las leyes de un sistema no coinciden con la realidad de un pueblo”

Carlos Fernando Jiménez, fundador de “Kairós, salud y placer”, escribió un duro editorial dirigido a las autoridades de la provincia exigiendo su sobreseimiento en la causa en la cual lo investigan por comercialización de estupefacientes. El productor sostuvo en el mensaje que la acusación hacia su persona es “falsa” y apuntó contra el diario Jornada al tildarlo de “amarillista”. “No es justo vivir con miedo hacia las fuerzas de seguridad que supuestamente deberían protegernos”, remarcó Jiménez.

“Soy emprendedor, tengo un hijo de nueve años y vivo en Epuyén, en la provincia del Chubut. Estas palabras son para dar a conocer la injusticia de la que estamos siendo víctimas algunos emprendedores y trabajadores, pero sobre todo usuarios y usuarias de productos terapéuticos naturales. Me refiero a tres allanamientos ocurridos el miércoles 29 de julio en Epuyén, en donde se detuvo a quien escribe. Se secuestraron diversos y abundantes insumos de trabajo, como mi computadora personal y laboral, mi teléfono y el de una compañera, productos terminados, todo el dinero personal y del emprendimiento, así como también el de los y las productoras de una feria regional”, comenzó diciendo Jiménez en la carta que escribió el 7 de agosto pasado.

“Acusación falsa”

Luego, el productor de aceite de cannabis fue un poco más allá en sus argumentos y planteó que, la causa en la cual lo investigan es “por demás falsa e infundada”, y que lo acusan de “supuesta comercialización de estupefacientes”. En esta línea, Jiménez señaló que, lo que pasó en el mes de julio durante los allanamientos fue un atropello policial mediático, seguido además de la publicación de una nota en el diario Jornada “con datos falsos y totalmente amarillista, con la foto de un invernáculo tomada quién sabe de dónde, además de algunos comentarios difamadores”.

“Considero que este procedimiento compromete fuertemente la seguridad de cada argentino y argentina, y la continuidad de nuestro trabajo, el cual representa mi fuente de subsistencia y el trabajo de varias personas, así como la salud y el bienestar de cientos de ciudadanos y ciudadanas, en su mayoría de edad muy avanzada, que tienen padecimientos insoportables que vuelven su vida un tortuoso acontecer. Esto es una farsa disfrazada de operativo contra el narcotráfico”, agregó el creador de “Kairós”.

Además, el dueño de la firma resaltó que el espíritu de su emprendimiento nunca estuvo basado en la publicidad masiva. De hecho, muchos consumidores de sus productos coinciden en remarcar que la difusión va de boca en boca. “Nunca pagamos publicidad.

Los cientos de testimonios que atesoramos y podemos compartir hablan por nosotros. La demanda actual de nuestros productos se debe al boca a boca, por los notables resultados obtenidos y el éxito de nuestro producto. Queremos una economía más solidaria, basada en las ideas de esfuerzo y voluntad, de personas lúcidas y honestas. No es justo vivir con miedo hacia las fuerzas de seguridad que supuestamente deberían protegernos. Atacaron un proyecto que tiene un demostrado impacto positivo en la sociedad, en la salud, economía y cuidado del medio ambiente”.

“No puede haber justicia cuando las leyes que rigen un sistema no coinciden con la realidad de un pueblo que exige soluciones. Muchos profesionales de la salud conocen el beneficio, el bienestar que nuestros productos aportan, así como comercios y proveedores de servicios, emprendedores y emprendedoras. Por todo esto, exijo a la justicia federal mi sobreseimiento y la devolución íntegra de todo lo incautado en perfectas condiciones”, concluyó Jiménez.

El gobierno busca sancionar un proyecto de ley de aceite de cannabis en la provincia

Por estos días, desde el Ministerio de Industria de la provincia, encabezado por Leandro Cavaco, se busca dar por finalizada la redacción del proyecto de cannabis medicinal que se quiere impulsar en todo el territorio de Chubut. La intención es que los diputados tengan a disposición el proyecto cuanto antes para que se pueda dar el debate correspondiente en la Legislatura de la provincia. Si se quiere, una de las polémicas pasa por el autocultivo y la prohibición que regiría una vez que la entrega de aceite de cannabis se haga en forma gratuita.

Respecto a este tema, Cavaco afirmó que “es un tema sensible dentro de este proyecto. Creo que el autocultivo, si vamos a tener una ley de producción de cannabis medicinal que contemple la distribución gratuita en todos los hospitales de la provincia del Chubut, no va a ser algo necesario, porque la gente va a tener el producto de forma gratuita en los hospitales. Mientras tanto, hasta que esto se pueda hacer efectivo, me parece que es algo que hay que tener contemplado. En lo personal no estoy en contra del autocultivo para los casos en los cuales realmente es necesario. Me parece muy retrógrado este tipo de pensamiento”, sostuvo el ministro.

En esta línea de análisis, Leandro Cavaco señaló que “no puedo estar en contra de esto si representa soluciones y mejoras en la calidad de vida de la gente que padece distintas enfermedades. No estoy en contra y de hecho ese no es el espíritu de esta ley. Más allá de una cuestión científica y de investigación, luego hay un gran negocio atrás de esto. Me parece que el Estado tiene que ser socio mayoritario de este negocio. Estamos hablando de que necesitamos más ingresos para poder ordenar los números de Chubut. Con este proyecto, estamos ante la posibilidad de generar algo con un valor agregado”.

Además, el funcionario resaltó que, una de las ideas es producir semillas de cannabis en la provincia, poniendo especial énfasis en una impronta propia del producto, con una genética también propia. “Me parece que tenemos que ser lo suficientemente inteligentes como para hacer las cosas bien desde un primer momento. Es interesante que empiecen a aparecer otros rubros y esquemas productivos que aporten en un nivel importante a las arcas de la provincia. Es algo que queremos se haga con un mecanismo claro y transparente”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -