Los concejales analizaron los alcances del Plan de Gestión Integral de Arbolado Urbano

Concejales expusieron su visión sobre el plan de Gestión de Arbolado para la ciudad, que fuera presentado por funcionarios municipales, y que ayer tuvo su primer capítulo con la plantación de 100 árboles en el barrio Stella Maris.

El Plan de Gestión Integral de Arbolado Urbano (PGIAU) tuvo como primer evento el inicio de la plantación de 100 árboles en el barrio Stella Maris ayer, bajo la consigna “Mi barrio más verde”. Funcionarios de la Subsecretaría de Medio Ambiente junto a la Agencia Comodoro Conocimiento, el Instituto de Tecnología Agropecuaria Argentina y la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, presentaron el año pasado las “ideas fuerza” en el Concejo Deliberante que luego le dieron fundamento y sanción a la Ordenanza 15006/19 oficializando el PGIAU.

El intendente Juan Pablo Luque afirmó que “este proyecto es uno de los ejes de la gestión. Su objetivo es mejorar el entorno ambiental y embellecer cada barrio de la ciudad”. Es un proyecto que conoce muy bien ya que se aprobó en su gestión como presidente del Concejo Deliberante, impulsado por el entonces concejal Nicolás Caridi, hoy responsable de la Agencia Comodoro Conocimiento, institución miembro del Comité Técnico del PGIAU.

El jueves último, en la presentación del Plan frente a la nueva composición del cuerpo legislativo, el secretario de gobierno Maximiliano Sampaoli junto al subsecretario de Ambiente Daniel González y el coordinador Daniel Lozowski escucharon la devolución y los pareceres de los concejales sobre el Plan de Gestión de Arbolado para la ciudad como política de Estado.

El concejal Gustavo Reyes (Frente de Todos) mencionó al recordado vecino Juan Manuel Feeney cuando “pensó y soñó aquella idea de forestar un anillo periférico de la ciudad para rodearla de un cordón verde, hoy ese sitio bellísimo es el Cordón Forestal”.

En el encuentro la concejal Natalia Guerreiro (FDT) consultó sobre la “posibilidad de crear una línea de producción de árboles y arbustos integrada por vecinos” con capacitaciones a cargo de Comodoro Conocimiento. Consideró que “hay mucha gente con necesidad de trabajar y esto podría significar una alternativa económica de desarrollo” ante la demanda que generará el Plan.

Se respondió que la Agencia ya había comenzado con talleres, tanto de plantación, poda y compostaje pero que el contexto de la pandemia llevó a rediseñar el programa de enseñanza.

Por otro lado el presidente de Bloque Daniel Vleminchx (FDT) mencionó que el barrio Laprida es un ejemplo claro de que un Comodoro verde es posible conseguirlo, “esos vecinos venidos del norte del país lo han demostrado”.

Agregó que es “valiosa la idea de la participación del vecino plantando su árbol en la vereda, esto expone un sentido de pertenencia que enorgullece. Celebro además, la integración del proyectado Parque de la Ciudad al parque arbóreo y al museo del Chalet Huergo, sitio declarado de interés nacional”.

Finalmente el concejal Tomás Buffa (Juntos por el Cambio), evaluó lo positivo de la presentación del Plan por parte de las áreas involucradas; lo calificó como “propicio para coordinar otros proyectos que se están desarrollando y que podrían significar un aporte, incluso el sancionado Un árbol por cada nacimiento, de su compañera de banca Graciela Zaffirio”.

También consultó sobre “la intervención que se tendrá en otros espacios públicos como, por ejemplo, las rotondas que muchas aún no poseen forestación”.

El Plan contempla un análisis integral del espacio público y la forestación adecuada para arribar a decisiones inteligentes que perdurarán, como será la presencia de un árbol en zona urbana y la intersección de servicios públicos. Tania Figueroa, ingeniera forestal vinculada a la subsecretaría de Medio Ambiente explicó que “arbustos y plantas rastreras de poco costo hídrico se piensan para sitios como rotondas.

Su baja altura no interfiere en la visión del conductor vehicular, además le suman el valor paisajístico y ornamental”.

Incluso afirmó que “se relevaron las veredas y, de este modo, se propusieron especies para cada sitio considerando su ancho hasta el cordón cuneta, el espacio aéreo o, si es necesario, la distancia del mar y el tipo de suelo. Se pensó en cada unidad de trabajo junto a Planeamiento Urbano, se han seleccionado especies de la zona y otras que son de la región que sumarían color y aportarían otro valor paisajístico al Eucalipto y el Olmo que ya es un árbol presente”.

Comentar
- Publicidad -