Fuerte rechazo a la derogación de la Ley de Farmacias en Chubut

Fuerte rechazo a la derogación de la Ley de Farmacias en Chubut

Eduardo Molina, presidente del Colegio de Farmacéuticos, analizó en diálogo con Crónica dos proyectos que ingresaron a la Legislatura que buscan echar hacia atrás la Ley de Farmacias de Chubut, por la cual se luchó durante años. Una de las iniciativas busca directamente derogar la legislación, mientras que la otra busca introducir importantes modificaciones. Molina rechazó ambas propuestas y puso el foco de análisis en las grandes cadenas que acaparan el mercado: “están en contra de la ley y buscan tirarla abajo”, dijo.

“Nosotros trabajamos en esta ley durante cuatro años. Se trabajó mucho y finalmente logramos que la sancionaran y promulgaran. Fue publicada en el boletín oficial el 3 de enero de este año. Ahora ingresaron dos proyectos, uno buscar derogarla, otro modificarla. El proyecto de modificación lo encabeza un diputado de Comodoro, que la verdad no sé qué puede llegar a entender sobre farmacia. Las dos iniciativas ya bajaron a la comisión de salud”, explicó el presidente del Colegio de Farmacéuticos.

Qué establece la ley

Molina recordó los lineamientos básicos de la Ley de Farmacias e hizo hincapié en la necesidad de terminar con las sociedades anónimas, uno de los reclamos históricos que siempre existió por parte de los farmacéuticos. “La ley lo que hace, fundamentalmente, es regular la profesión del farmacéutico. En Chubut no existía una ley de farmacias y se usaba una de la época del presidente Onganía, que se iba parchando. A partir de 1991 se desreguló el ejercicio profesional de las farmacias. Entonces, cualquiera podía ser dueño de una farmacia. Eso lo que produjo, en el transcurso de los últimos años, fue una concentración absoluta de dos o tres cadenas, que son las que ejercen la presión y las que pretenden que ahora se derogue la ley”, sostuvo el entrevistado.

En esta línea, detalló que uno de los puntos altos que tiene la legislación es que vuelve a regular muchos aspectos importantes. “El farmacéutico tiene un espectro muy amplio. Puede estar trabajando en el laboratorio, en salud pública, en esterilización u otra rama. Nosotros trabajamos en la misma línea que se trabaja en el resto del país. En Argentina se empezó a legislar en contra de la política de Cavallo, que fue lo que produjo en primera instancia la desregulación del ejercicio profesional. Una de las ideas que sostenemos es que las farmacias estén distribuidas en forma geográfica, que no desaparezcan las farmacias de barrio, que fue lo que pasó acá en la década de los noventa. Hacemos mucho hincapié en lo que es la propiedad de la farmacia. No puede haber una sociedad anónima, es necesario que haya un responsable. Si hay sociedades anónimas, entonces no hay responsables. El farmacéutico tiene que ser parte integrante de esa propiedad”, resaltó Molina.

Fuerte rechazo a la derogación de la Ley de Farmacias en Chubut
Eduardo Molina. El presidente del Colegio Farmacéutico de esta ciudad rechazó de manera terminante la derogación de la Ley de Farmacias. “Hay una concentración absoluta de dos o tres cadenas, que son las que ejercen la presión y pretenden que ahora se derogue la ley” dijo.

“Esta ley la trabajamos con sindicatos y con el sector de salud. Recuerdo haberme juntado con los farmacéuticos de salud pública, a pesar de lo que dice el ministro Puratich de que no se los consultó. A él no se le consultó porque no era ministro en ese momento. Con los gremios no hubo ningún problema. Ahora quieren introducir modificaciones. Yo sinceramente dudo mucho que el diputado que encabeza este proyecto sepa algo de farmacia” afirmó el farmacéutico.

“Hay dos grupos económicos en la provincia que
se llevan el noventa por ciento de facturación de Seros”

En otro tramo de la entrevista con este diario, Molina señaló que desde el Colegio de Farmacéuticos suponen que hay presiones de grupos económicos que buscan que la Ley de Farmacias se derogue. “Los medicamentos tienen que ser un bien social, no económico” afirmó, categórico, el presidente de los farmacéuticos.

“Pensamos que hay presiones económicas, no dudamos de esto. Hay dos grupos de farmacias en la provincia que pretenden que la ley se tire para atrás. El medicamento tiene que ser un bien social, no económico. En la única reunión que tuve con el ministro de Salud de la provincia, él me dijo que no quería que le impusieran una ley. Como si el Ejecutivo tuviera la posibilidad de hacer una cosa como esta. Evidentemente, hay un acto de soberbia y pretenden desconocer absolutamente el sistema democrático. Estos dos grupos económicos se llevan el noventa por ciento de la facturación de la obra social Seros. Son datos que se pueden pedir para corroborar lo que digo”, remarcó Eduardo Molina.

Artículos vetados

Cuando la Ley de Farmacias fue sancionada, el gobernador vetó algunos artículos, artículos que en definitiva eran centrales dentro de la legislación. “Al hacer esto, la ley se volvía un flan. Se volvía a la desregulación absoluta de Cavallo. La ley tuvo veintitrés votos a favor y cuatro en contra. Los diputados volvieron a trabajar el tema, no les gustó nada que el gobernador hubiera vetado su ley. Por unanimidad, rechazaron el veto y finalmente se promulgó. Los artículos que quieren modificar ahora son los mismos que vetó el gobernador en su momento”.

En contra del lucro

En el cierre, Eduardo Molina reiteró la negativa que existe desde el Colegio de Farmacéuticos respecto al lucro en las farmacias y planteó que “el medicamento es algo que tiene que llegar a todo el mundo”. Además, resaltó el papel de las farmacias de barrio durante la cuarentena y dijo que durante el aislamiento quedó en evidencia su importancia: “Muchas personas no pueden trasladarse al centro para comprar en una farmacia. Entonces, el rol de las farmacias de barrio es muy importante. Esto es algo que en Comodoro deberían saberlo, porque en la universidad está la carrera de Farmacia desde hace muchos años. Este tema ya está nacionalizado y hemos recibido apoyo de colegas de todo el país. Los que tienen que poner el voto son nuestros legisladores. Queremos que se haga a un lado lo económico. Los medicamentos son un bien de consumo, las leyes de mercado no deberían aplicar. Las grandes cadenas solo pretenden ganar dinero”, cerró Molina.

Gabella: “Lo importante es que haya consenso entre las partes”

La diputada que lidera el interbloque de Chubut al Frente en la Legislatura, Xenia Gabella conversó con Crónica sobre los dos proyectos que ingresaron al parlamento chubutense respecto a la Ley de Farmacias. Una de las iniciativas busca modificar la legislación, mientras que la otra tiene por objeto derogarla.

Fuerte rechazo a la derogación de la Ley de Farmacias en Chubut
Xenia Gabella. La referente del interbloque de Chubut al Frente sobre la cuestión de las farmacias no está en contra de las sociedades anónimas, que pueden ser reguladas, dijo. De todas formas, consideró que “lo importante es que esto sea algo consensuado entre los principales involucrados”.

Por el momento, el tema se debate en la institución legislativa y se espera que dentro de unos días haya novedades. Ya hubo una reunión entre el Colegio de Farmacéuticos y el Ministerio de Salud. Ahora, lo que se busca es acercar a las partes y generar consenso.

En primer término, la diputada de Chubut al Frente recordó que el análisis de ambos proyectos comenzó en la sesión anterior de la Legislatura. En ese momento, se pidió a la presidenta de la Comisión de Salud que convocara a las partes, es decir, al Ministerio de Salud y al Colegio de Farmacéuticos.

“Tuvimos una reunión en donde estuvieron presentes ambos, el ministro (Fabián) Puratich con sus asesores y abogados, y el presidente del Colegio de Farmacéuticos. Nosotros nos dimos cuenta de que cuando se sancionó la ley no se tuvo en cuenta en el debate al Ministerio de Salud. Eso es algo que nos parece sumamente importante. Los medicamentos son un bien social y son un derecho de todos. Con esta postura, nos incorporamos al debate. Pedimos a la presidenta de la comisión que convocara nuevamente a las partes y que quedara pendiente un nuevo encuentro para la elaboración de una nueva ley”, señaló Gabella.

En esta línea, la legisladora hizo hincapié en la necesidad de que exista consenso entre ambas partes: “para nosotros lo importante es que esto sea algo consensuado entre los principales involucrados, que son los farmacéuticos y el Ministerio de Salud. Ahora estamos esperando a que el Ministerio elabore una nueva propuesta y converse con los farmacéuticos”.

Sobre la posibilidad de que la ley se derogue, la entrevistada dijo que por el momento es algo que no se puede afirmar, porque cabe la posibilidad de que el Ministerio de Salud, encabezado por Fabián Puratich, proponga hacer modificaciones a la ley. “No puedo afirmar taxativamente esto, porque es algo que va a depender del Ministerio de Salud, quizá proponen modificaciones, eso es algo que todavía no sabemos. Es un trabajo que está en manos de ellos ahora, no en las nuestras”.

Las sociedades anónimas y las farmacias

Al ser consultada por el debate que se generó en torno a las sociedades anónimas dentro del mundo farmacéutico, Xenia Gabella expuso una postura de defensa hacia los inversores de la provincia, pero advirtió que este tipo de sociedades podrían ser reguladas en el marco de una legislación. Además, habló sobre el hecho de que no haya un responsable formal en este tipo de empresas.

Eduardo Molina, presidente del Colegio de Farmacéuticos, critica con firmeza la existencia de sociedades anónimas en la provincia, y apunta directamente a dos de ellas: Farmacia Social y Farmacias Patagónicas. Según afirma, estas dos firmas generan un oligopolio en Chubut, generando competencia desleal. Además, también apunta hacia los responsables de ellas, que no existen, justamente por ser sociedades anónimas.

Consultada por este tema, la diputada del interbloque de Chubut al Frente sostuvo que “el derecho lo tenemos todos. Yo hago defensa de aquellos que se sacrifican por hacer una inversión en nuestra provincia, aquellos que son capitales de Chubut, profesionales de la provincia que tienen en cuenta todos los lugares de una ciudad para instalarse, no solo el centro y las veredas frente a las clínicas y hospitales, aquellos que se dan cuenta que el medicamento es algo que tiene que estar cerca de la gente, más en este momento de pandemia. Hablé sobre este tema personalmente con Eduardo Molina en una reunión que tuvimos. Ahora bien, esto no significa que no pueda haber sociedades anónimas que estén normadas de igual manera por una ley. Esto se puede legislar y podemos lograr que estas grandes cadenas pongan farmacias cerca de los barrios, que haya otro tipo de normativa que asegure la llegada de la gente a la farmacia”.

Sin responsables

Por último, Gabella habló sobre la falta de responsables en las sociedades anónimas, otra de las críticas fuertes que Eduardo Molina formula en su análisis hacia estas cadenas de farmacias. Respecto a esto, la legisladora planteó que “en este tema puede tallar mucho más la voz de un abogado que pueda plantear desde lo jurídico qué es lo que pasa en estas situaciones. Me parece que los farmacéuticos y el Ministerio de Salud tienen que sentarse y repensar toda esta situación en la provincia. Creo que es el momento de pensar en los medicamentos como un bien social. Lo bueno es que se puede debatir, que estas cuestiones se pueden discutir, y los mejores para hacer esto son los principales involucrados. Por supuesto, después nosotros integraremos nuestra mirada desde la Legislatura”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -