Se mantiene la preventiva de Eduardo Pardo imputado por el femicidio de Daniela Fernández Quelca

Se mantiene la preventiva de Eduardo Pardo imputado por el femicidio de Daniela Fernández Quelca

En virtud del vencimiento de la prisión preventiva de Eduardo Atanacio Pardo, único imputado por el femicidio de Daniela Fernández Quelca, se canceló la mañana del presente miércoles la audiencia de revisión de la prisión preventiva. La representante de fiscalía requirió por escrito se mantenga la medida de coerción que pesa sobre el imputado desde la audiencia de control de detención hasta la finalización del debate; por su parte la defensa no planteó objeción a ello. Finalmente el juez penal resolvió por escrito mantener la prisión preventiva del imputado, por no haber oposición de la defensa, hasta la finalización del debate que comienza el próximo 16 de noviembre del presente año.

El ilícito contra la vida incluido en la acusación da inicio en momentos en que la víctima Daniela Fernández Quelca mantuvo una relación de pareja con el imputado Eduardo Atanacio Pardo desde principios de 2016, cuando ambos vinieron desde Bolivia a Comodoro. Esta relación fue signada por agresiones físicas y psicológicas de Atanacio Pardo hacia Fernández Quelca, las que se tornaban cada vez más graves hasta que Fernández Quelca le pide que se retire del domicilio. Esta decisión no fue aceptada por Atanacio Pardo quién continuó hostigando a Fernández Quelca con intenciones de impedir que rehaga su vida.

Te puede interesar
Issa Pfister: “En este momento, tenemos que buscar un equilibrio con la cuestión recaudatoria”

Así en horas de la noche del 19 de junio de 2019, encontrándose ambos en el inquilinato de la calle Código 765, al 1700 del barrio Moure, donde residían en departamentos separados, Fernández Quelca y Atanacio Pardo comenzaron una nueva discusión. Ambos se retiran del lugar dejando a las hijas en el departamento de Fernández Quelca y en el transcurso de las 23.00 hs. de ese día y las 8.00 hs. del 20 de junio se dirigieron hacia la calle Ricardo Torá a la altura catastral del 2000, donde Atanacio Pardo tomó un bloque, y con claras intenciones de darle muerte, le asestó un golpe en la cabeza, casando la muerte de Fernández Quelca por traumatismo encéfalo craneano.

Calificando jurídicamente el mismo como “homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre en contra de una mujer, mediando violencia de género (denominado: femicidio)” en calidad de “autor” para Atanacio Pardo. Con una pretensión punitiva, en caso de recaer condena, de prisión perpetua.

La decisión de mantener la preventiva del imputado fue tomada por Martín Cosmaro, juez penal; el Ministerio Público Fiscal fue representado por María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de Atanacio Pardo fue ejercida por Lilian Borquez, defensora pública.

Comentar
- Publicidad -