La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorio

La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorio

La Comisión de Actividades Infantiles (CAI) volvió desde hace unos días con dos propuestas habituales, en la parte de pileta y también en el gimnasio de acondicionamiento físico en general. Con un entorno cuidado de higienización bajo protocolo Covid-19, los profesionales Ezequiel Muñoz y Emiliano Pisani estuvieron en diálogo con Crónica contando los detalles de las actividades.
La pandemia obliga a desplegar cuidados en todos los sectores de la industria, el comercio, entorno social y cultural, y en las actividades deportivas habilitadas por la municipalidad de Comodoro Rivadavia. CAI tiene habilitada su pileta de natación y también el gimnasio.
Emiliano Pisani, cuenta los detalles.

La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorio
Emilio Pisani, responsable del gimnasio.

“Es un gimnasio de acondicionamiento físico general, tenemos la parte de musculación, barras, pesas, la parte de aeróbico, cinta, elíptico, bicicleta. Primero habíamos arrancado bien, luego hubo un parate por los nuevos casos de coronavirus que aparecieron en la ciudad; ahora es la segunda vez que comenzamos, desde el 13 de julio. Y por suerte no paramos hasta el momento”.

“Nosotros lo que es el protocolo en sí, arrancamos con turnos a partir de las 9.00 y hasta las 22.00. La gente debe solicitar un turno de una hora nada más. Se tiene una entrada que es diferente a la salida para que no se crucen con los del otro turno. Una vez que entran se desinfectan las manos con alcohol en gel, tenemos el trapo de piso con desinfectante. El barbijo es todo un tema, ya que con los ejercicios aeróbicos no se puede utilizar de manera prolongada. Te provoca mareos, dificultad para respirar y te podés desmayar. Se llega con barbijo pero en el momento de utilizar la cinta, o bicicleta, te lo bajás al barbijo, pero no estás en contacto con otra persona y las máquinas están separadas a dos metros de distancia”.

La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorio

“Tenemos espacios libres para que puedan sumarse”

Un límite de 15 personas en principio fue el número habilitado en el gimnasio de CAI. “Pero al gimnasio que siempre tuvo la CAI, ahora utilizamos una cancha que está pegada al gimnasio. La liberaron para poder ampliar la distancia entre máquinas, todo a una distancia de dos metros. Hoy estamos con la posibilidad de sumar más gente en los horarios de mañana y tarde, antes de las 17.00. En el horario de 21.00 a 22.00 también existe disponibilidad, en el resto del día y la mañana también porque en algunos turnos existen tres personas o dos. Estamos trabajando a partir de los 12 años, pero con un adulto responsable”, asegura el técnico superior en entrenamiento deportivo, Emiliano Pisani.

Te puede interesar
Futbol de Inferiores: Supremacía de la C.A.I. en la última década

El natatorio tiene un cupo de 12 personas por turno

En cuanto a la actividad en el natatorio de CAI, Ezequiel Muñoz, cuenta cómo se vienen ajustando al protocolo Covid-19 que impuso la Municipalidad de Comodoro. “Abrimos las puertas del natatorio el lunes 10 de este mes, venimos trabajando con diferentes protocolos, medidas de seguridad e higiene. Pero estuvimos tres semanas acondicionando la pileta. Luego vino el visto bueno de la municipalidad, el laboratorio de aguas, nos brindó una charla, por los valores de agua y cloro que se deben mantener. Luego abrimos con la modalidad de 12 años hacia arriba, lo que tenemos permitido es hasta 65 años”.

La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorio
Ezequiel Muñoz, coordinador del natatorio.

“Más de 65 pasa a ser una persona de riesgo, los horarios de pileta son de 8.00 de la mañana hasta las 21.00 horas. Lo que sí acortamos el turno de la clase, en lugar de ser de una hora es de 40 minutos. Nos tomamos esos 20 minutos para acondicionar el lugar, el vestuario, y para cuando salga un grupo, el siguiente que entre no tengan contacto. Y el vestuario esté en condiciones con el turno nuevo. Algo que se canceló fue la ducha a la salida de la pileta, el nadador se puede duchar antes de ingresar a la pileta, luego termina su turno, sale, se seca en el vestuario y se va a su casa. Eso se hace para agilizar la salida del natatorio y no se crucen con el turno entrante”, dice Ezequiel Muñoz coordinador de la pileta de CAI, guardavida y presidente del Club Nadadores del Golfo.

La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorio

“Es un trabajo de todos los días el cumplimiento del protocolo”

La idea y esperanza es que a medida que se vaya avanzando se pueda ampliar el protocolo. “En teoría luego comenzaríamos con nenes un poco más chicos. Por andarivel nos corresponden dos nadadores, es lo que se consensuó entre todos los natatorios y la gente del protocolo. Con un máximo de 1,50 metros de distancia, el nadador debe tocar la pared y llegar hasta mitad de pileta. Descansa en mitad de pileta uno, y el otro en el cabezal. De esta forma no existe manera que se crucen en los descansos, siempre buscando mantener el distanciamiento”.

Te puede interesar
Futbol de Inferiores: Supremacía de la C.A.I. en la última década

“La pileta de CAI tiene 6 andariveles, trabajamos con un total de 12 nadadores, más el profesor que está afuera de pileta y el guardavidas. El nadador llega en la entrada, la persona se higieniza los pies, se le toma la temperatura y se debe realizar la limpieza de manos con alcohol en gel o desinfectante. Luego se debe hacer una declaración jurada para ingresar a nadar, lo hacen todos los gimnasios y los centros deportivos. La persona declara no haber estado en contacto con pacientes o persona que pueda estar infectado con Covid-19. Obviamente que esto queda a la moral de cada uno”, asegura.

La CAI funciona a pleno con su gimnasio y el natatorioDebido a la situación única, especial que le toca vivir, consultado Ezequiel Muñoz, cómo se siente aseguró. “Imaginate, dar la clase dentro de la pileta con 24 o 25 grados, con barbijo, más la máscara protectora, la distancia, se complica muchísimo. Es la única forma que tenemos para trabajar. CAI cuenta con 9 profesores que están esperando volver a trabajar. Es muy difícil regresar y acomodar esto con tan pocos días de trabajo. Si bien arrancamos con una buena cantidad de socios, falta mucha gente. Es lo que estamos viviendo, hoy tenemos que agradecer que abrimos y que el socio sigue apostando a nuestra propuesta con seguridad”.

“Lo que tenemos que hacer es seguir así, para que los profes vuelvan a dar clases porque están esperando. Es una situación excepcional. Tenemos que reeducar al nadador bajo protocolo. La otra desventaja es que la pileta es chica, solo 1,20 metros de profundidad por 16 metros de largo. Para los niños es ideal, aprenden a nadar rápido, hacen pie, y ahora con el nuevo protocolo quedó una franja muy grande en espera. Hacemos hincapié en las normas, el distanciamiento, el tapabocas al llegar el natatorio, elegir una silla, dejar sus cosas, recién sacarse el tapabocas al entrar a la pileta. Es todo un tema, yo trabajo con adultos, pero he tenido intervenciones con adultos recordando el protocolo, imagínense un niño, aunque tal vez es mucho más fácil. Y es un trabajo de todos los días mantener las normas, por los profes y por los nadadores. Nosotros estamos en contacto permanente con gente nueva todos los días, entonces estamos obligados a que se cumplan las normas”, expresó en el final Ezequiel Muñoz.

Comentar
- Publicidad -