Cada vez más verde

Marta Casas y Hernán Martínez.

La cancha de Laprida continúa modificando su realidad con implementación del césped sintético. Ya se cumplió poco más de una semana desde que se comenzó con el despliegue de los rollos y aunque el tiempo no acompañó del todo, el avance se hace notar.
El verde del sintético se aprecia desde muy lejos cuando se transita por la ruta que une Valle “C” con Manantial Rosales. Ese impacto visual se corporiza en motivación no sólo para la dirigencia y allegados al club, sino para toda la gente del barrio que nota ese progreso tan importante en el predio deportivo.

Las extensiones de los rollos están listas para ser unidas con la certeza y conocimiento del personal que arribó desde Buenos Aires para cumplir con el trabajo.
En parte la lluvia y otro poco el viento, impidió que haya una mayor continuidad laboral en el propio campo de juego. Sin embargo, se mantuvieron los progresos en otras zonas del predio.

El objetivo inmediato es construir un talud en los sectores del alambrado que se manifiesta como un pequeño terraplén para evitar que haya algún desprendimiento que perjudique o vuelque tierra sobre el sintético.

Ese talud o muro de contención es de concreto y para poder encararlo, la dirigencia contó con la colaboración del Municipio, aunque también se organizan polladas o rifas para contar con el dinero para los materiales.

Por otra parte, con un poco de anterioridad ya se había construido otro paredón de 120 metros y de poco más de medio metro de altura con el objetivo que se convierta en contención ante probables lluvias que deriven en traslado de gran caudal de agua o lodo.

El cierre con alambrado olímpico de todo el predio, en el sector que da hacia el Valle “C” es también otra obra que está planificada en el corto plazo, mientras que también aparece como un proyecto más ambicioso, la renovación de los vestuarios.

Comentar
- Publicidad -