Piden una pena de 12 años de prisión para el “Oso” Jaramillo por el crimen de Martínez

Piden una pena de 12 años de prisión para el “Oso” Jaramillo por el crimen de Martínez

Durante la mañana de ayer en los tribunales penales del barrio Roca, se llevó adelante la audiencia de imposición de pena en el juicio por el homicidio de José Luis Martínez, acontecido el 12 de agosto de 2012, que tiene como responsable a Daniel “Oso” Jaramillo.

El debate fue presidido (en forma remota por videoconferencia) por Mariel Suárez, y el tribunal integrado por Alejandro Soñis y Miguel Caviglia, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Adrián Cabral, fiscal general; en tanto que la defensa de Jaramillo fue ejercida por María de los Ángeles Garro y Cristina Sadino, defensoras públicas.

Ya la semana pasada el tribunal había declarado por unanimidad penalmente responsable del crimen, mientras que por mayoría, con los votos de los jueces Soñis y Caviglia, entendieron que la calificación legal que correspondía al caso era la de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

En este marco, el fiscal solicitó para el imputado una pena de 12 años de prisión más costas del proceso, ya que consideró agravantes y atenuantes del caso: como agravante planteó la naturaleza de la acción, el medio empleado un arma de fuego de alto calibre, el peligro creado hacia terceros y los motivos nimios, la pelea anterior en Gigante.

Respecto de los atenuantes mencionó la falta de antecedentes penales de Jaramillo y que tiene una hija menor de edad a los fines de la no trascendencia a terceros de la pena.

Aunque pesan más las circunstancias agravantes que las atenuantes, consideró el fiscal Cabral.

Hay que valorar su conducta posterior al hecho de darse a la fuga y sus padres lo ocultaron del accionar de la Justicia.

Asimismo el fiscal pidió el mantenimiento de la prisión preventiva de Jaramillo a los fines de la aplicación de la Ley penal. Por la gravedad del hecho y el monto de la pena de cumplimiento efectivo, peligro de fuga; recordando que Jaramillo estuvo 7 años evadido de la Justicia. Requiriendo se mantenga la prisión preventiva hasta que la sentencia adquiera calidad de cosa juzgada.

Por su parte las defensoras “no coincidieron con el fiscal en que son más las agravantes que las atenuantes, resaltando la falta de antecedentes penales de su asistido. Tampoco tiene causas en trámite, al momento de los hechos la escasa edad y formación académica.

Tiene trabajo estable en una agrupación social, una pareja con una hija menor de edad. Se debe tener en cuenta el fin de la pena y el principio de proporcionalidad, sostuvo la defensora, “de imponerse la pena de 12 años sería una pena inhumana”. Solicitando por ello el mínimo de 8 años de prisión.

Debe tenerse en cuenta la trascendencia mínina de la pena. Respecto de la medida de coerción, no la discutieron, ya que Jaramillo se encuentra declarado penalmente responsable.

El crimen ocurrido el 12 de agosto de 2012

El 12 de agosto de 2012, siendo las 6 horas, José Luis Martínez circulaba a bordo de su vehículo Renault 19 junto a su hijo Gustavo Martínez, quien se encontraba sentado en el asiento delantero del acompañante, y tres testigos amigos de este último, sentados en la parte de atrás, cuando fueron interceptados sobre avenida Rivadavia en su intersección con Los Robles por otro vehículo marca Toyota, modelo Corolla, de color blanco, rodado desde el cual el conductor, Daniel Jaramillo, efectuó al menos un disparo con un arma de fuego, calibre 9 mm., provocándole lesiones a Gabriel Martínez en la zona abdominal, y la rotura del vidrio del acompañante del rodado.

Ante esta circunstancia Martínez siguió al conductor del rodado por avenida Rivadavia hasta pasar calle Martín Fierro y colisionarlo en su parte trasera, provocando de este modo que el Toyota perdiera su paragolpes trasero, el cual quedó tirado en la calle, y Jaramillo el control del rodado, frenando a la altura 2.900, como así también Martínez, quien perdió el control del rodado R 19 e impactó contra una palma de luz a la altura 3.119, quedando detenidos en el lugar.

Inmediatamente, Martínez descendió del rodado y se dirigió hacia atrás, lugar donde se encontraba el rodado Toyota conducido por Jaramillo, quien desde el interior del auto y con claras intenciones de dar muerte efectuó un disparo de arma de fuego contra la humanidad del restante, el cual ingresó en la región del tórax (parte izquierda) lesionando arteria aorta y salió en la región lumbar derecha, de adelante hacia atrás y de arriba hacia abajo, provocando el deceso del nombrado minutos más tarde en el Hospital Regional por paro cardiorrespiratorio traumático provocado por un shock hemorrágico, debido a la lesión de la aorta provocada por paso de proyectil de arma de fuego.

Comentar
- Publicidad -