Coronavirus en Argentina: La Armada creó prototipos de “camillas burbuja” para el traslado de pacientes con COVID-19

Coronavirus en Argentina: La Armada creó prototipos de “camillas burbuja” para el traslado de pacientes con COVID-19

Las cápsulas de protección fueron diseñadas en la Escuela de Oficiales de la Armada y donadas al Hospital Naval Puerto Belgrano. Son utilizadas para proteger a los profesionales de la salud que atienden pacientes graves. Están diseñadas con insumos que se consiguen en una ferretería y con elementos realizados con impresoras 3D.
El desarrollo de los tres modelos de cápsulas burbujas para el traslado de pacientes con coronavirus se dieron en el marco de un proyecto de la Escuela de Oficiales de la Armada, como parte de la Universidad de la Defensa Nacional y fueron donadas al Hospital Naval Puerto Belgrano.

Tanto el diseño como el desarrollo de los tres modelos de cápsulas burbujas para el traslado de pacientes con coronavirus se dieron en el marco de un proyecto de la Escuela de Oficiales de la Armada, como parte de la Universidad de la Defensa Nacional y fueron donadas al Hospital Naval Puerto Belgrano.

En los momentos de crisis, de urgencias, de pandemias, el hombre, la ciencia, los emprendedores, demostraron a la largo de la historia haber estado a la altura de las circunstancias. Existen cientos de ejemplos; las vacunas que salvan millones de vidas en el mundo son un ejemplo. Las pastillas para potabilizar el agua donde el cólera desbastaba a poblaciones enteras, es otro.

En momentos en que en el país los casos de coronavirus no dejan de aumentar, cuando hay que lamentar 241 fallecidos en 24 horas, un grupo de estudiantes de la Escuela de Oficiales de la Armada (ESOA), desarrollaron tres novedosos prototipos de cápsulas de traslado para pacientes con COVID-19. Se trata de un sistema de protección tanto para los pacientes como para el personal de salud al momento del traslado.

Las “camillas burbujas”, tienen la particularidad de estar fabricadas con insumos muy sencillos, tanto que se los puede conseguir en una ferretería de barrio; otros fueron realizados a través de impresiones 3D en plásticos biodegradables y que tienen la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Los tres prototipos de “camillas de confinamiento” con presión negativa para pacientes infectados con coronavirus fueron donados al Hospital Naval Puerto Belgrano, a cargo del Capitán de Fragata médico Roberto Jorge Ibañez. Tanto el diseño como el desarrollo de estos tres modelos de cápsulas se dieron en el marco de un proyecto de la Escuela de Oficiales de la Armada como parte de la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF).

Te puede interesar
Ante el aumento de casos de coronavirus, la OMS exhortó a Europa a imponer restricciones

La “burbuja de traslado” posee diferentes aberturas para el manejo de la vía aérea, administración de suero y la realización de RCP en caso de que fuera necesario. Es un instrumento más que se suma al equipamiento, insumos y medidas de bioseguridad para disminuir los riesgos de infección del personal en el traslado de pacientes que revistan complejidad.

“Estos son sistemas de protección para traslado de pacientes, porque la situación más crítica que veíamos era cuando un profesional de la salud tenía que estar mucho tiempo conviviendo en un ambiente cerrado con un paciente declarado positivo.

El objetivo es proteger al paciente y al personal del salud y que el ambiente donde esté el paciente se mantenga limpio”, le explicó a Infobae el ingeniero Luis Eduardo Maenza, el director de la UNDEF y destaco que: “Acá el gran desarrollo no fue tecnológico, sino generar insumos con elementos que existen”.

El ácido poliláctico, conocido en la industria como PLA es un termoplástico biodegradable, hecho a base de recursos renovables como el almidón de maíz o la caña de azúcar. Aparte de usarse en la impresión 3D, se lo suele utilizar también en implantes médicos o en envases de alimentos y vajillas desechables.

La mención a la protección que estas camillas de trasporte significa para el personal de la salud no es menor. En todo el país ya se infectaros más de 12.500 trabajadores del área. entre los profesionales de las tres Fuerzas Armadas, ya sea que trabajen en el área sanitaria, o realizando tareas vinculadas con el COVID-19, como por ejemplo elaborando y distribuyendo alimentos en los barrios más vulnerables, hasta ahora se contagiaron de coronavirus 687 personas distribuidas de la siguiente manera: 459 de Ejército, 155 de la Armada y 73 de la Fuerza Aérea. De ese total 466 ya se recuperaron y no hubo fallecidos.

Te puede interesar
Libertad irá a la justicia si viajan jugadores con Covid-19

¿Cómo funcionan las “burbujas de traslado?

Los tres modelos de camillas de confinamiento con presión negativa, donde son ubicados los pacientes con COVID-19, permiten confinar en ese lugar el aire que exhala el paciente para para posteriormente pasarlo por un proceso de filtrado que es finalmente expuesto a un dispositivos similar a lámparas UV-C.

La luz UV-C es utilizada desde hace años en los quirófanos de todo el mundo. Provoca la inactivación de microorganismos de forma de eliminar el contenido viral, mejorando la condición de asepsia del ambiente, en este caso de la burbuja donde es trasladado el paciente. Los estudios científicos ya demostraron que elimina en un cien por cien el virus SARS-CoV-2 en un lapso reducido posibilitando la reutilización inmediata del espacio, ya sea un laboratorio una sala de reuniones, o la “camilla burbuja”.

Para el diseño de los prototipos que ya son utilizados en el Hospital Naval Puerto Belgrano, y que se extenderán a otros centros de salud, se utilizan una especie de contenedores plásticos con la capacidad de generar en su interior una presión levemente inferior a la exterior por medio de la extracción de aire.

El aire extraído es purificado antes de ser emitido al ambiente y la depresión en el interior produce que por los orificios que tiene el contenedor –ya sea por diseño o accidentalmente– nunca salga al exterior manteniendo de esta forma la contaminación contenida dentro del recinto, es decir en la “camilla burbuja”.

Los tres prototipos de cápsulas de traslado para pacientes con COVID-19 son modelos, no solo económicos a la hora de ser fabricados, sino también muy sencillos de ser trasportados.

Uno de ellos se denominado “colapsable” porque se lo guarda en un bolso para traslados internos y externos de hospital; otro “autoportante”, que puede ser ubicado sobre camillas existentes incluso pensando en un posible desborde donde se deban ubicar pacientes en zonas fuera de contención; y otro construido sobre una camilla de traslado adaptada para ambulancias.

Comentar
- Publicidad -