La legalización del aborto y la necesidad de pensar en la mujer

La legalización del aborto y la necesidad de pensar en la mujer
Aborto legal. “Cada vez más mujeres se suman a esta lucha. Estamos empezando a ver otra realidad y estamos saliendo de la cajita en donde nos criaron”, dijo Cores sobre el debate que pronto tendrá otro capítulo.

En otro tramo de la entrevista con este diario, Jimena Cores se refirió al debate por la legalización del aborto en Argentina y habló también sobre otro de los debates polémicos: la legalización de la marihuana. “Empecé a participar en política porque no podía creer las cosas que se decían en lugares de toma de decisión como el Congreso de la Nación”, planteó.

“Cuando en Argentina se sancionó la Ley de Matrimonio Igualitario, había mucha gente en contra. En ese entonces, no se podía siquiera hablar del aborto. Creo que está muy bueno que estas cosas se puedan plantear. Que tengamos un Presidente que diga ‘todes’, es un montón, por más que algunos se horroricen, que un Presidente hable en lenguaje inclusivo es mucho. O que hable del lugar de las mujeres en la sociedad. Esto es un proceso, vamos de a poco. Soy una convencida de que este gobierno está haciendo mucho por las mujeres. Hay muchas en lugares de toma de decisión, tenemos muchas ministras. El cambio se hace de a poco, no podemos esperar que de un día para el otro sean todas mujeres”, sostuvo la entrevistada.

Marihuana y aborto

Por otra parte, la dirigente política se refirió a dos temas sensibles y polémicos en el imaginario del argentino: el aborto y la marihuana. Dos cuestiones muy debatidas en Argentina, con muchos detractores pero también con mucha gente a favor. “Nuestra sociedad es muy hipócrita. La gente se toma un Alplax y eso está bien. Pero fumar marihuana es un montón. Creo que es muchísimo más grave estar automedicándose como hace mucha gente. Creo que, en estas cosas, la decisión es política, como lo fue con el matrimonio igualitario”, resaltó.

“El aceite de cannabis en Chubut es legal, pero la producción no. Entonces, conseguirlo es algo muy complicado. Además, como no está regulado, cuando lo conseguís no sabés qué te están vendiendo. Me parece que es muy importante que el Estado intervenga con estas cuestiones y que la sociedad acompañe”.

Sobre la demanda de aborto legal, seguro y gratuito que una gran parte de la sociedad reclama en Argentina, Cores sostuvo que “personalmente, el debate por el aborto me cambió muchísimo mi manera de pensar políticamente. Ese debate para mí fue terrible.

Escuchar lo que opinaban algunas personas que tienen que decidir sobre mi vida de una forma tan ignorante. Creo que esas cosas te movilizan. Cada vez más mujeres se suman a esta lucha. No sé si estas discusiones terminan siendo positivas, pero sí constructivas. Estamos empezando a ver otra realidad y estamos saliendo de la cajita en donde nos criaron. Es muy importante que sea el Estado el que plantee estas discusiones. Yo empecé a participar en política porque no podía creer las cosas que se decían en lugares de toma de decisión como el Congreso de la Nación. Es importante que las mujeres se sigan sumando y participen en política”, concluyó Cores.

“Tiene que haber  una participación más  activa del feminismo”

Por otra parte, la dirigente barrial del Juan XXIII puso el foco de análisis en el feminismo y la participación del movimiento en distintos temas a nivel social. Además, se refirió al pensamiento arcaico que todavía existe a nivel familiar sobre el rol de la mujer y las tareas que debe desempeñar. “Desde el Estado se le tiene que dar más espacio a las mujeres”, sostuvo.

“Creo, estoy convencida de que el Estado es una herramienta muy importante, que nosotros acá tenemos bastantes herramientas, como lo es por ejemplo el cupo laboral trans que tenemos en el municipio. Es una idea excelente y estaría buenísimo que se aplicara también a nivel provincial. Es importante que existan estos espacios. Después, lo que se puede ver es que hay una participación más activa de feministas en todos los sectores del Estado y en organizaciones. Tiene que haber una discusión más amplia, eso va a abrir mucho más el panorama para que más mujeres elijan participar en política.

Tiene que haber una participación más activa del feminismo”, sostuvo Jimena Cores.
En este sentido, la dirigente barrial valoró que, con el transcurrir de los años se comenzara a ver más participación de mujeres en la escena pública. “Cada vez vemos a más chicas jóvenes y empoderadas, con ganas de participar. Es bueno que desde el Estado se les pueda dar el espacio y que los demás sectores de la sociedad se den cuenta de que ese espacio tiene que existir. Lo que más me preocupa es que no hay demasiadas mujeres en lugares importantes de toma de decisiones”.

Rompiendo ejes preestablecidos

“El pensamiento retrógrado es algo que siempre existió y va a seguir existiendo. Hay muchas cosas que directamente las tenemos internalizadas. Como ejemplo, podemos hablar de una pareja en la que ambos tengan muy buenos trabajos. Cuando son padres, siempre es más común que la mujer deje de trabajar para cuidar a los hijos, cuando en realidad, que el padre deje de hacerlo no tiene nada de malo. Nosotros acá vemos eso como algo normal, pero hay países que lo tienen muy naturalizado. Ojo, tampoco creo que seamos el país más machista de Latinoamérica. Incluso creo que estamos más avanzados que muchos países de Europa. En Europa, muchos hombres están acostumbrados a criar a sus hijos, pero eso acá es algo raro y sigue habiendo comentarios machistas”, señaló Cores.

En esta línea de análisis, la subsecretaria de Cultura resaltó que, hoy por hoy, hay un cambio notorio en el pensamiento de las mujeres, ya que “hoy escuchamos a algunas chicas que no tienen tan arraigado el pensamiento de antes. Yo me acuerdo que antes incluso se planteaba que las mujeres no podían estudiar ciertas carreras, pero al hombre nunca se le preguntaba eso. En medicina, por ejemplo, se inscriben muchas más mujeres que hombres, pero se reciben más hombres. Es inentendible que una mujer tenga que posponer su vida profesional y personal por tener que quedarse en la casa.

Acá en Comodoro eso se ve mucho. Los hombres suben a trabajar al campo y las mujeres se quedan en la casa”, apuntó la joven política.

Comentar
- Publicidad -