Las Piedras, sur, distancias y sonidos del paisaje

Las Piedras, sur, distancias y sonidos del paisaje

Rock and roll, psicodelia, afrobeat y sonidos patagónicos se entremezclan en el primer disco de Las Piedras, banda comodorense que en medio de la cuarentena lanzó su primer álbum que se puede escuchar en distintas plataformas online.

(Por Gisel Hernández) El disco, que lleva el nombre de la banda, fue publicado el 11 de abril y reúne nueve canciones compuestas por David Luna, con letras simples y música rock con toques psicodélicos pero sin perder la esencia patagónica.

La banda está conformada por David Luna en voz, guitarra y armónicas; Leo Herrera en bajo y coros; Alejandro Sequeira en percusiones y sintetizadores; Lucas David en batería y Esteban Rodríguez en guitarra y coros. Anteriormente publicaron dos simples de manera digital Donde duermen los perros (2018) y Bailan los muertos (2019).

Tanto los adelantos como el disco completo se pueden escuchar en internet a través de las plataformas YouTube, Spotify y Bandcamp.

La música contiene una base de elementos hipnóticos que invita a bailar en estado de trance, junto a las letras que hablan de personajes que transitan la ciudad pero siempre conectados con el paisaje y con figuras salidas de sueños y viajes místicos. Asimismo, los perros son un leit motiv que está presente tanto en las canciones como en el arte gráfico, e incluso en el primer festival organizado por la banda que se denominó Ladran los perros.

“Bailan los muertos y abrazan la luna, toda la noche te esperan acá” canta David en su segundo simple, donde también describe una postal clásica comodorense; “fuimos felices con el viento Oeste y un dios amarillo que sale del mar”. ¿Quién no disfrutó algún amanecer frente al mar aunque castigue el frío y viento patagónico? Las Piedras logra captar esos lugares comunes que compartimos los sureños, pero envueltos en sonidos frescos y distintivos.

 

Plasmar sonidos del paisaje

“Siempre hay canciones esperando su momento. Me pasó que tenía muchas canciones dando vueltas y siempre las tocaba en casa o con Alejandro Sequeira. Grabábamos y hacíamos versiones de una misma canción, hasta que un día dije ‘hay que armar un proyecto’. Llamamos a otros músicos que conocíamos, nos juntamos en una sala de ensayo y le dimos vida a esas canciones” relata David Luna sobre lo que sería el inicio de Las Piedras.

Allí se sumó el bajista Leo Herrera, que sobre el proceso cuenta: “fuimos evolucionando. Al mismo tiempo que íbamos creando las canciones íbamos buscando el sonido más representativo, los integrantes que pasaron también aportaron”.

“Ofrecemos un sonido cultivado por toda la música que escuchamos, tenemos canciones con toques psicodélicos, afro beat, sonido amazónico y letras simples, creo que así definiríamos nuestras canciones” resume David. Y Leo aporta: “los sonidos patagónicos están plasmados, como en el tema Los Altares, que es como un western con mucho aire a kaani. A Shaman Herrera le escuché decir que siempre que hacemos música hay que tratar de llevarnos un poco del lugar en donde estamos, de nuestro contexto. Hay mucho de Sur, de distancias y plasmar sonidos del paisaje”.

Para presentarse formalmente al público organizaron el festival Ladran los perros. La fecha fue el 26 de diciembre en El Sótano Pub, invitaron a varias bandas musicales y además sumaron muestras artísticas.

Con este encuentro no solo expusieron cuál es su concepto de construcción de escena alternativa en la ciudad, sino que también fue el puntapié que los conectó con Werner Schneider, integrante de la banda La Patrulla Espacial y quien se convirtió en productor del disco de Las Piedras.

“Cuando hicimos las primeras presentaciones y Werner se nos acerca proponiéndonos producirnos el disco, no la pensamos ni dos segundos, porque todos conocíamos los trabajos de Werner en La Patrulla, siempre nos volaron la cabeza y no dudamos de su experiencia y capacidad” cuenta Leo.

Así fue como se embarcaron en la grabación de su disco debut, que además de Schneider contó con la producción de Esteban Cárdenas, músico de Cosecha Especial otra de las bandas representativas de la ciudad.

“La grabación del disco fue un ejercicio de paciencia y aprendizaje” reflexiona David, “trabajamos con dos productores que nos ayudaron a vestir bien las canciones, aprendimos a respetar los silencios y a trabajar con lo que cada canción nos pedía”. Para Leo fue muy nuevo trabajar con un productor, “si bien todos tuvimos experiencia grabando de forma casera, trabajar con un productor ya nos llevaba a tener otro integrante más que tuviera otra visión de lo que estamos haciendo, otra perspectiva del sonido y demás detalles que a nosotros se nos escapan”.

Haciendo un balance de la experiencia, el bajista recuerda algunos problemas que tuvieron y cómo eso les sirvió para aprender a trabajar en estudio. La grabación del primer sencillo les resultó un poco difícil porque no tenían experiencia dentro del estudio y les costó administrar el tiempo y el dinero.

“La primera canción nos costó muchas tomas. Lo tomamos como una experiencia: ir muy ensayados a grabar para que el proceso de grabación sea mucho más simple”.

También contaron con la participación de Esteban Cárdenas cuando estaban ya por la mitad del disco.

“Nos aportó muchas riquezas a las canciones, movimiento. Con él trabajamos las más rítmicas, las más bailables”, añadió.

 

Invitados de lujo

El disco contó con varias colaboraciones de músicos. “Creo que el primer invitado fue Enzo Antoniazzi que estaba trabajando con Werner en ese momento y grabó unos coros, nos gustó mucho” contó David. Este tema fue Donde duermen los perros. En el tema Alucinado contaron con la inconfundible voz de Titín Naves.

“Habíamos compartido fechas durante mayo del año pasado y él estaba contento con la banda, le gustaba como sonaba en vivo. Cuando lo invitamos aceptó contento. Le pasé la letra, la estudió y la fue a grabar en un solo día. Nos encantó como la interpretó.

A esa misma canción se le sumó un saxo barítono de Santiago Zarba, lo grabó en Buenos Aires y le dio otro color”. El tema Santero da inicio al álbum con lo que definieron como un “grito espiritual” de Martín “El Nene” Schneider, con respecto a su colaboración el cantante contó que surgió la idea de invitarlo en el afrobeat que abre el disco donde “hace como una especie de ente o chaman que nos guía durante toda la canción”. El productor Esteban Cárdenas también se sumó con distintos instrumentos a varias canciones y fue quien propuso invitar a Shaman Herrera.

“Estábamos trabajando con él un western que se llama Los Altares. Él nos dijo que podíamos llamar a Shaman Herrera, lo conocía y ya había trabajado con él. Le pasó la canción, Shaman se copó y la grabó en la cordillera. Estaba a full con muchas fechas y cuando la mandó pasó justo todo esto de la pandemia”, dice David, por lo que debieron parar los trabajos en ese momento.

Las Piedras, sur, distancias y sonidos del paisaje

Psicodelia sureña

El arte gráfico de la banda está en las manos del artista Juan Ramírez, tanto las imágenes que acompañan los simples como la tapa del disco tiene una impronta psicodélica y sureña, así como sus canciones.

“La estética va muy de la mano con nuestro sonido, hay mucha psicodelia, hay muchos paisajes del sur, también de lo que es el norte de nuestro país. Creo que se expresa muy bien todos los personajes que surgen de nuestras canciones como los perros, los paisajes del Sur, la luna, las estrellas, las montañas, el mar, el humo, el fuego, los astros. Todos esos elementos que para nosotros son muy atractivos; tratamos de reflejarlos siempre, una imagen que va desde lo místico hasta lo psicodélico” reflexiona Leo.

La tapa del disco es un collage de varios elementos claves de la ciudad que se ven reflejadas en las canciones, sobre esto David explica: “vemos la estética asociada a los patagónico, en lo que respecta a la ciudad: tiene el mar, los cerros, el Pico Salamanca, las playas con piedras. Es el paisaje que nos rodea. Se nos ocurrió sacar fotos a lugares comunes y armar un collage de sucesos que sea patagónico y a su vez psicodélico” y sintetiza: “Hay una búsqueda interna; vemos la tapa y es nuestra música”.

Sobre el artista visual que está detrás de las obras, cuenta: “con él vinimos trabajando desde que arrancó la banda, con los flyers y animaciones de los primeros simples.

Es un gran artista de la ciudad y sus trabajos quedan muy bien plasmados cuando le pasamos una idea nuestra. La tapa del disco llevó su tiempo también, probamos varias tapas antes de llegar al resultado final”.

Una vez terminada la tapa señala que “necesitábamos animar la imagen y hacer un tráiler de presentación del disco. Ahí es donde aparece Matías Carvajal y nos ayuda con esa idea. También la idea del tráiler estuvo genial porque queríamos ese paisaje western que tiene Patagonia, queríamos reflejar eso y fueron días de laburo muy lindo y lo terminamos antes de que empiece la cuarentena, así que tuvimos suerte con eso”.

El aislamiento social ante la pandemia de Covid-19 complicó la situación en todo el mundo, y para Las Piedras significa no poder presentar su nuevo disco en vivo. “Estamos un poco tristes en el sentido de no poder salir a tocar el disco, que es lo que más ganas teníamos; terminar y salir a tocar” dice Leo, pero ante todo destaca que el encierro “nos permite estudiar, evolucionar en lo que estamos tocando, desde la casa o la posibilidad de juntarnos según la fase que le toque a la ciudad. Esto es lo positivo; no podes tocar pero podemos seguir haciendo música, mejorando e ir descubriendo más sonidos”.

 

Tiempos de pandemia

El bajista menciona que quieren hacer un streaming en algún momento de la pandemia desde su sala de ensayo, situación que están considerando y que vienen haciendo otros músicos a través de sus redes sociales para mantenerse en contacto con sus seguidores.

Cuando finalice la cuarentena y se normalice la situación, esperan poder presentar oficialmente su álbum, el plan es: “poder salir a presentar nuestro primer álbum oficial, que nos den la posibilidad de poder tocar, incluso de salir de Comodoro a otros lugres y darnos a conocer un poco más” dice Leo y también menciona que quieren juntarse para seguir armando canciones pensando en un futuro segundo álbum.

Las Piedras, sur, distancias y sonidos del paisaje

“De a poco se le está dando más espacio a las nuevas bandas”

En Comodoro Rivadavia y ciudades aledañas hay muchos proyectos artísticos y musicales, sin embargo la zona no cuenta con espacios suficientes que acompañen su desarrollo y crecimiento, principalmente porque hay pocos lugares comerciales que permiten las presentaciones en vivo. A pesar de las dificultades materiales y de la distancia con los epicentros culturales del país, los artistas emergen y se posicionan a fuerza de voluntad y autogestión.

Los integrantes de Las Piedras organizan sus propios shows con artistas amigos, tienen una visión positiva de la cantidad y variedad de proyectos de la zona y señalan también que es necesario que las radios se actualicen y difundan música nueva y local.

Al respecto David relata: “a nosotros se nos ocurrió hacer dos festivales, uno es Ladran los perros que tuvo tres ediciones y es un festival un poco indie, alternativo; y el otro es el Festival de la Psicodelia, que fue el último que hicimos. En los dos llamamos a bandas con las que nos sentimos identificados”.

En estas fechas compartieron escenario con músicos y bandas de la zona como Enzo Antoniazzi, Gaby Caniza, Timoteo y su granja de hormigas, Los Bams, Polen, Vestigio y Don Perro Cimarrón, está última es la única que a la fecha no cuenta con material grabado.

Además tocaron junto a las bandas de Caleta Olivia Aló Foucault y UFO Surfers, Pez Negro de Sarmiento y Juan Manual Patricio de Pico Truncado. En sus festivales también hay artistas que leen poesía y que exponen sus obras de artes visuales. “Nosotros los recomendamos a todos” dice David, y espera que el público “pueda valorar y escuchar lo que se genera a nivel local. Está bueno que la gente apoye estas movidas, sobre todo a artistas que tienen algo para contar y hacen canciones propias”.

Por su parte, sobre la movida local Leo afirma “la veo en un auge prometedor”. Aunque lamenta que desde las radios no se acompañe; “creo que a las radios les falta actualizarse en lo que es la movida musical a nivel mundial. Todavía lo siento en un sonido quedado en el tiempo, lo veo estancado.

Creo que se le podría dar todavía más importancia a las bandas under que están naciendo en el sur. Principalmente a los más jóvenes que son los que más están provechando todos los recursos tecnológicos que hay hoy en día para crear música y que están más conectados con los nuevos estilos y nuevos géneros que nacen cada día”.

Si bien Comodoro es una ciudad abocada al petróleo y no se asemeja a centros culturales como Capital, La Plata, Córdoba o Santa Fe, de todos modos Leo sostiene que hay una apertura hacia la creación de proyectos artísticos: “creo que de a poco se le está dando más espacio a las nuevas bandas y lo mejor sería eso que las radios ayuden a que el oído popular de la ciudad se empiece a actualizar. Gracias a muchas bandas y muchos artistas que hay en el Sur se está logrando”.

Siendo aún más optimista afirma: “pienso que estamos creando nuevos sonidos, más atractivos. En un tiempo nos nutríamos mucho de lo que escuchábamos del Norte y se trataba de imitar, y creo que ahora se está dando vuelta eso. Desde Comodoro y del resto del Sur se están creando cosas interesantes”.

Las Piedras, sur, distancias y sonidos del paisaje

Primer disco

El disco debut de Las Piedras -de nombre homónimofue grabado en Comodoro Rivadavia en el Studio Sonar por Werner Schneider. Excepto los temas 1, 3 y 4 que fueron grabados en Pet Sound por Esteban Cárdenas.

Fue mezclado y masterizado por Esteban Cardenas en Pet Sound. El diseño de tapa fue obra del artista Juan Ramírez y las animaciones que acompañan los videos en YouTube estuvieron a cargo de Matías Cvl.

Colaboraron con este disco los músicos: Guillermo Ponce (batería), Gastón Calfin (guitarra), Esteban Cárdenas (sinthes, shekere, coros, acústica y guitarra western), Matías Velásquez (guitarra) y Santiago Zarba (saxo barítono) También aportan sus voces: Shaman Herrera, Titín Naves, Enzo Antoniazzi, Nene Schneider, Marky Strings y Fabián Mona Hendrix.

Comentar
- Publicidad -