El Día del Niño, un nuevo objetivo para la gran tarea solidaria de las trabajadoras Jerárquicas

El Día del Niño, un nuevo objetivo para la gran tarea solidaria de las trabajadoras Jerárquicas

La rama femenina del Sindicato Petrolero Jerárquico de la Patagonia Austral que conduce José Dante Llugdar, sigue ampliando su foja de acciones en beneficio de la comunidad como parte del crecimiento constante que el grupo referenciado por la delegada gremial Bárbara González experimenta en los dos años que ya han transcurrido desde su creación.
La intención en esta oportunidad es la de que 49 menores tengan un regalo nuevo, para lo cual las mujeres afiliadas a la Institución sindical han recolectado dinero apelando a la colaboración, donde toda ayuda es bien recibida y cada gasto efectuado es rendido en forma transparente.

El 18 de julio de 2018, cuando conformaron este grupo, las trabajadoras Jerárquicas sabían que uno de los fines era poder ayudar y colaborar con la sociedad, además de otras acciones que fueron poniendo en valor cuestiones de género en el plano laboral, con reuniones, cursos de capacitación para sus integrantes, y también una fluida interacción con delegados, afiliados y colaboradores del Sindicato y la Mutual.

Hoy, ponen proa en esta ayuda al merendero comodorense ‘El Faro’ de Kilómetro 15 por el Día del Niño, algo que no hace más que afianzar lo que viene realizando, hace pocas semanas en el Comedor ‘Mi Lugar’ donde llegaron con donaciones de ropa, elementos de limpieza y alimentos no perecederos, con el esfuerzo de todas, donde cada una se pone la ropa de fajina, aportando ideas para gestionar.

González destacó especialmente a todos los que se suman a la tarea del grupo de mujeres: “quiero remarcar y agradecer el acompañamiento incondicional a Comisión Directiva, delegados, colaboradores gremiales, afiliados, compañeros y la familia Jerárquica”, subrayó.

Inicio y crecimiento

“Aquella primera reunión con compañeras de diferentes empresas sirvió para empezar a conocernos y las actividades que realizamos es trabajar en equipo. El liderazgo, los entrenamientos y todas esas capacitaciones que nos dio la Institución, nos ayudaron a conformarnos como grupo”, recordó González a la Secretaría de Actas, Prensa y Propaganda que conduce David Klappenbach.

Y agregó que “eso fue útil para unir nuestras fuerzas, nuestra energía y poder sumar todas las ganas que había y estaban repartidas en cada una de las chicas, siempre con un gran corazón para querer ayudar, ser solidarias con el resto. Eso es algo que nos unió desde un principio, la empatía de poder aprender a escucharnos, comprendernos. Todo ese gran trabajo lleva a todo lo que hicimos durante estos dos años”.

“Primero hicimos una campaña armando bolsitas de golosinas para hacerle a los chicos de la Casa del Niño y una pata flambeada; también leche en polvo, cacao y alimentos no perecederos más 128 juguetes al merendero ‘Carlos Mugica’, que fue una campaña que nos impactó a la mayoría por ver a los niños que se emocionan al ver comida y no tanto por los regalos”, señaló sobre aquellos primeros objetivos cumplidos.

Siempre con el respaldo de Llugdar y con el acompañamiento del secretario adjunto, Luis Villegas, el año pasado una de las acciones más importantes fue una gran campaña -de más de dos meses- para posibilitar en el Hospital Regional comodorense el reacondicionamiento de toda el área de Salud Mental de Niños, donde no solamente pintaron sino que también llevaron juguetes y amoblamientos nuevos, repisas y se hizo una decoración con vinilo, además de reacondicionar la sala de lactancia.

Asimismo, González recordó que “en Las Heras se pudo ver el trabajo que hicieron las chicas con los canelones que se hicieron para vender, con lo que se pudo comprar juguetes para donar a un jardín, o el ejemplo del festejo de las chicas de Caleta Olivia comandadas por Gloria Barrionuevo para otro comedor, donde llegaron con un inflable y chocolatada para los chicos”.

“Este es un trabajo que contagia. Las primeras donaciones salieron de Comodoro y siempre se transmitió el poder replicarlas en otras localidades, para que se junten las trabajadoras Jerárquicas en Caleta Olivia, Pico Truncado, Las Heras y todas ciudades que comprenden el Sindicato y realizar estas actividades”, enfatizó.

Amén de todo ello, las afiliadas comenzaron -a partir de la existencia de este grupo- a tener presencia en cada actividad de la Institución, interiorizándose en lo que se está trabajando en materia de obras como el Centro Recreativo, acercarse a la radio al programa propio del Sindicato para que cuenten cada una su historia y hasta capacitaciones en liquidación de sueldos y en derecho laboral, todas las actividades que las fueron llevando a seguir juntándose, lo que fue fundamental para poder trabajar sobre sus necesidades.

En marzo tuvieron su segunda reunión anual, dando cuenta de sus inquietudes y necesidades y si bien la pandemia interrumpió un poco las actividades de equipo, igualmente siguieron conformándose, tratando de ayudar, y al conocerse más cercanamente, esa situación las llevó a ayudar a una de ellas cuyo marido trabaja en el 107, con la ambulancia del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, para lo cual hicieron una campaña gracias a la cual pudieron comprarles indumentaria de protección y llevarles donaciones junto con colaboradores Jerárquicos, y también equipos de comunicación.

Sentido de pertenencia

Algunas de las mujeres que pertenecen a trabajadoras Jerárquicas destacaron su orgullo de formar parte del grupo, como el caso de Adriana Almirón, quien dijo que “lo mejor de esto es que no importa cuán difícil esté la situación, confiamos en que vamos a poder y podemos. Con ganas, garra y amor ha crecido medida que vamos haciendo cosas y sentimos un apoyo increíble de compañeros e institución. Estoy esperando el momento de ver las caritas de los chicos cuando reciban los regalos, esa es la recompensa detrás de todo esto”.

Por su parte Paola Rivero destacó “la empatía que se puede ver aún en el marco de una pandemia por parte de personas que de corazón realizan acciones para alegrar y llevar un poco de contención a las familias”, en tanto que Marcela Sepúlveda mencionó que “cuando se trata de ayudar a los demás no hay tiempos malos para este grupo unido por la solidaridad y vemos cuántas personas nos ayudan gracias a que prendimos esta chispa”.

Anahí Tapia, otra de las integrantes, valoró el trabajar en conjunto “en un grupo lleno de luz, de unidad; algo que es tan gratificante que te hace sentir esperanza en un momento difícil para nuestra humanidad; y Fabiola González desde Las Heras valoró “el orgullo de darnos cuenta cuán grande es nuestro corazón, de compartir con los que menos tienen”. En el caso de la afiliada Vanesa Castro, rescató que “la unión hace la fuerza y este grupo una vez más muestra el compromiso de colaborar, poner el cuerpo y la paciencia para que esta nueva campaña vaya para adelante y que todo el sacrificio personal de cada una valga la pena”.

La integración y socialización dentro del Sindicato fueron los valores que remarcó Marcela Salinas gracias a este tipo de actividades, ponderando los intercambios de experiencias para crecer y ayudarse entre todas. “El equipo es una fuente inagotable de buena energía, se disfruta mucho del proceso y agradezco por ser parte”, aseguró.

Para Victoria Monllor, es la primera vez que se acerca a una campaña con sus compañeras y ha notado la buena energía y dedicación que tienen. En el mismo tono se manifestó Valeria Cassani desde Las Heras, agregando “los primeros años de la vida de un niño son fundamentales, por ello queremos empatizar en esta fecha tan especial y que la pandemia no les quite la alegría de celebrar su día”.

Comentar
- Publicidad -