Daniel Alvar: “La pandemia me paró una gran pelea en Egipto”

Daniel “Maldito” Alvar, peleador profesional de MMA (Artes Marciales Mixtas), máximo referente de Comodoro Rivadavia, en diálogo con Crónica cuenta detalles de su frustrada pelea en Egipto, su realidad y su entrenamiento con su Team. Se mantiene muy cauto ante la pandemia y siguiendo protocolos para entrenar en el gimnasio.

No pudo viajar a pelear e Egipto, con un contrato que está firmado y que representaba una muy buena oportunidad. “Yo en diciembre tuve una pelea, el 20 de febrero tenía que viajar a Egipto, ahí hablo con el dueño del local donde tengo el gimnasio y le expliqué que tenía que prepararme, traje a un brasilero para que me ayudara a entrenar. Le avisé que no le pagaba, viajaba a Egipto, que allá era un buen dinero, y luego venía y le pagaba todo.

Enero estuvo de diez, pero se veía que el brote de Covid-19 ya había salido. El 10 de febrero me avisan que se habían cerrado los pasajes, cuando me tenían que enviármelos”.

“Ahí me quedé con una deuda de enero y febrero. En marzo volvimos al gimnasio, las cuotas te las pagan como el 15, luego el 14 de marzo se paró todo. La gente no vino, así que sigo acumulando deudas.

Se abrió luego 15 días, después se volvió a cerrar y ahora estamos volviendo despacito. En este momento la gente está media temerosa, yo también trabajo en Magnus dando clases y sucede algo parecido, le está costando mucho volver.

Te puede interesar
Boca aclaró que hay una "necesidad imperiosa" de volver a entrenar

Nos afectó económicamente y deportivamente, aunque seguí entrenando, pero yo vivo donde tengo mi gimnasio y eso es una ventaja”, dice Alvar, organizador también el año pasado del Brutal Fight Night.

“Le agradezco mucho a Daniel Urbieta”

El peleador profesional de MMA no puede trabajar con sparring exigentes, tampoco en su gimnasio, más allá de respetar protocolos. “Yo vivo de lo que hago, no tengo otro trabajo, es complicado. Siempre estoy viajando y me estoy capacitando. Hoy, creo que los gastos lo tengo que afrontar solo. Y la agradezco mucho a Daniel Urbieta, que es la persona que me alquila y no me corrió con todo esto”.

“Hace una semana que arrancamos. Hasta mayo tenía la posibilidad de viajar y pelear en Uruguay, que tiene un gobierno progresista, pero me pedían 5 controles médicos antes de ir a pelear en un evento trasmitido para Uruguay.

Me pagaban prácticamente todo, pero había que hacerse los controles médicos, pero salía una fortuna en controles, eran 5 para ir y otros 5 para volver. Además de cuarentena para llegar, eran como 5 mil dólares en gastos. Dijimos que no, pero quedó la posibilidad de ir antes de fin de año”, asegura.

“Esto no es joda y lo tomo muy en serio”

Por otra parte el deportista de alto rendimiento aseguró con respecto al virus. “Tampoco quiero que por darle el gusto a unos pocos se contagie alguno. Esto no es joda, es algo que se debe tener precaución, mucho cuidado en el gimnasio, sin contacto, atendiendo de a tres personas, cuatro como mucho.

Te puede interesar
Boca aclaró que hay una "necesidad imperiosa" de volver a entrenar

Tratando también de cerrar el mes, realmente está muy difícil. No hacemos lucha y nada de contacto. Estoy haciendo un curso de preparación física de alto rendimiento, tengo dos bolsas, se le pega, uno de cada lado, tenemos para desinfectar y voy limpiando”.

“Tengo la suerte que tengo a mi hija y mi yerno en casa, y trabajo en sparring con mi hija. Me ayuda a entrenar un poco. Lo de Egipto está firmado el contrato y quedó el contacto, el abogado Ricardo Mutio igual me ayudará para poder hacerlo efectivo y pelear o bien algún resarcimiento económico. El contrato es todo legal, el evento tampoco se hizo.

Y el MMA volvió con la empresa UFC, fue el primer deporte que volvió después de la pandemia, sin público claro. Lo hicieron al último en Abu Dabhi, habría que ver si ellos pueden hacer algo. Si abre Egipto quizás pueda viajar”, dice Alvar.

Por último se refirió al MMA en el país teniendo en cuenta la pandemia. “En Buenos Aires hubo un problema, se juntaron a entrenar en una escuela de Jiu jitsu, fue medio clandestino y se contagiaron 19 y en Rosario están haciendo MMA con un grupo reducido y sin contacto, en tanto que nosotros volviendo despacio por ahora en Comodoro”, expresa por último el ex campeón Daniel Alvar.

Comentar
- Publicidad -