Pesar por el fallecimiento de Antonio Calderón “el hombre de la bandera en el Chenque”

Al conocerse la noticia sobre el fallecimiento de Antonio Calderón ocurrido el jueves último, muchos fueron los recuerdos hacia su persona y los reconocimientos por su permanente contacto con la Armada Argentina y por recordar cada aniversario de Comodoro enarbolando una bandera argentina en el mástil del cerro Chenque, sobre el antiguo mirador de la ciudad.

Antonio Calderón fue conscripto Clase 43 y prestó servicios en la Base Naval de Infantería de Marina Baterías y desde entonces no dejó de prestar colaboración a la fuerza, destacándose que durante más de cuatro décadas prestó apoyo a las unidades navales que recalaron en el puerto de Comodoro Rivadavia, al personal de la Estación de Balizamiento y fue un permanente colaborador con el personal del Destacamento local, desde sus comienzos en el año 2001.

El apoyo referido incluye entre otras actividades la colaboración en las maniobras de amarre, el uso de su vehículo particular para realizar distintas comisiones en la ciudad o la utilización de sus contactos personales en forma desinteresada y en bien del servicio naval, lo que literalmente lo transformó en “un hombre más” de la Fuerza.

Aunque entre sus acciones más reconocidas se menciona el izamiento del pabellón nacional en lo más alto del Cerro Chenque para las fechas patrias, para el Día de la Armada Argentina, para el aniversario de la ciudad o durante el arribo y zarpada de unidades navales del puerto local.

Esta actitud fue siempre reconocida y estimulada por los distintos comandos, planas mayores y dotaciones de los buques de la Armada que llegaron a la ciudad, recibiendo en forma permanente distintos presentes que supo guardar como tesoros personales, manteniendo en él viva la llama del amor hacia la Armada Argentina, encendida durante su paso por la Infantería de Marina.

Por ello es que el Destacamento Naval Comodoro Rivadavia de la Armada Argentina, a través de su titular capitán de corbeta Cesáreo Tomás Leiva, hizo llegar sus más sentidas condolencias y el saludo de todo el personal de la dotación local a sus familiares, especialmente a su señora esposa, acompañándolos en sus sentimientos de pesar, destacando su permanente colaboración y su carisma particular, que lo llevó a ser querido por oficiales y suboficiales de la institución.

Comentar
- Publicidad -