El STIA puso fin a un extenso bloqueo que dejó como saldo 68 despedidos

Puerto Deseado, (C).- El secretario General del Sindicato del STIA, Víctor Aguilar celebró el acuerdo alcanzado con la cámara CAPeCA y las empresas independientes: Argenova, Empesur y Santa Elena.

“Después de 26 días de lucha no es lo que queríamos, pero se acerca bastante”, dijo el jefe sindical, y acotó que los despedidos que no logren ser reincorporados por Pesquera Veraz “serán reubicados en otras plantas para hacer changas y recibirán un bolsón de víveres de Acción Social así no se queden secos mientras se espera el dictamen de la justicia que ojalá salga favorable para que vuelvan sus puestos de trabajo”.

El festejo de Aguilar por el acuerdo alcanzado incluyó una lista de saludos y agradecimientos: “a los vecinos que colaboraron con tortas fritas, a los que nos alentaron a no bajar los brazos a través del ‘Face’, a los comercios que aportaron leña, y también dejame agradecerle a mi mamá porque si no me va a matar”, le dijo a esta cronista en tono serio, mientras dos obreros desmontaban una carpa.

“La gente está tranquila, ya todos se van a descansar porque se logró un aumento no remunerativo de 10 mil pesos a partir de junio, 4 cuotas de mil pesos y dos bonos de 2 mil pesos a pagar en julio y agosto, y no se descuentan los días caídos que es por lo que peleábamos en estos últimos días y no lográbamos que las empresas aflojen”, señaló.

En cuanto a los 68 despedidos de Pesquera Veraz, Aguilar dijo que la empresa “aprovechó la volada porque ya tenía en mente despedir a los trabajadores por un conflicto irracional que habíamos tenido un mes antes”.
En ese contexto, el secretario General del STIA sostuvo que los despidos son injustificados.

“Si bien la medida de fuerza fue declarada ilegal por la Provincia, hay un decreto nacional que impide que haya despidos, así que lo vamos a pelear, ya hicimos la denuncia en el Juzgado de Primera Instancia y mañana (por hoy) vamos a hacer la denuncia en el Ministerio de Trabajo de la Nación y esperemos que nos salga todo favorable”, recalcó para luego acotar que “los despedidos que no logren ser reincorporados por la empresa “serán reubicados en otras plantas para hacer changas y recibirán un bolsón de víveres de Acción Social así no se queden secos mientras se espera el dictamen de la Justicia que ojalá salga favorable para que vuelvan sus puestos de trabajo”.

“Una pesadilla”

La pérdida de la tan preciada fuente laboral sobre todo en estos tiempos de pandemia, no estaba en los planes de los trabajadores despedidos. “No pensamos nunca que un paro iba a terminar en esto, la gente de las otras pesqueras está festejando, y es muy bueno, pero si no estoy en la lista de las personas que mañana, (por hoy) va a reincorporar la empresa, cómo le digo a mi familia que me quedé sin trabajo, se preguntó un operario, al acotar que, por estas horas parece estar viviendo “una pesadilla” de la que quiere despertar ya.

Comentar
- Publicidad -