Amenazó a su familia con un arma de fuego en barrio San Martín y ahora deberá ir a juicio

Encapuchados y armados asaltan a transeúnte en pleno centro de Trelew

Por un hecho ocurrido en el mes de mayo del corriente, Pablo Javier Chaile, quien amenazó de muerte a su familia con un arma y hasta los mantuvo cautivos en su vivienda, será sometido a juicio oral y público.

Durante la jornada del lunes, a través de videoconferencia, se llevó adelante la audiencia preliminar que tiene como imputado a Pablo Javier Chaile quien está imputado por los delitos de portación ilegal de arma de fuego de uso civil, abuso de armas, amenazas con arma y privación ilegítima de la libertad doblemente agravada por ser cometida contra los ascendientes y hermanos y mediante el empleo de amenazas, tenencia ilegal de arma de uso prohibido todo en concurso real”, en calidad de “autor.

El acto estuvo presidido por el juez penal Mariano Nicosia, por el Ministerio Público Fiscal estuvo presente Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa fue ejercida por Ariel Quiroga, abogado de la Defensa Pública.

De acuerdo al relato de la fiscalía, el 12 de mayo de 2020, siendo las 22:40 horas, Chaile se encontraba en el interior de la vivienda ubicada en calle Los Jazmines al 1100, del barrio San Martín, junto a su pareja, su hija en común de 6 meses de edad, como así también sus padres, sus  4 hermanos y su sobrina de 12 años de edad. En esas circunstancias Chaile inició una discusión con su padre por lo que intercedió uno de sus hermanos para poner fin a la misma, ocasión en la que este le dijo a su hermano “te voy a cagar matando a vos y a toda tu familia” e intentó pegarle no logrando su propósito.

Te puede interesar
A una madre de 3 niños le llegó orden de desalojo: “Estoy desesperada” dice

Seguidamente el imputado extrajo un arma de fuego tipo revólver calibre 7,5 MM, cargada, con la cual apuntó a su hermano y efectuó un disparo que impactó contra el vidrio de la ventana del comedor de la vivienda, por lo que este último se refugió en una habitación y dio aviso telefónico a la autoridad policial.

Minutos más tarde arribaron los efectivos policiales a la vivienda de mención, oportunidad en la que Chaile salió y les manifestó que nadie los había convocado ya que allí nada estaba sucediendo. Esa ocasión fue aprovechada por uno de sus hermanos quien se dirigió al personal y les refirió lo que había ocurrido, siendo trasladado por ellos hasta la dependencia para formular la denuncia penal correspondiente.

Ni bien se retiraron los efectivos policiales, Chaile ingresó a la casa y continuó amedrentando con matarlos a los restantes ocupantes con el arma de fuego antes descripta.

Dirigiéndose hacia la parte externa trasera de la vivienda a fin de esconder un arma de fuego de fabricación casera, momento que fue aprovechado por su padre para retirarse de la finca por el portón de la misma, a los fines de requerir auxilio a los efectivos policiales y formular la denuncia.

Mientras ello ocurría, Chaile colocó llaves en la puerta de acceso a la vivienda para evitar que sus hermanos menores de edad y su madre se escapen indicándoles siempre que los mataría blandiendo el arma de fuego, yendo del interior al exterior de la vivienda procurando de esta forma que nadie más saliera.

Te puede interesar
A una madre de 3 niños le llegó orden de desalojo: “Estoy desesperada” dice

Inmediatamente llegaron a lugar auxiliares de la Justicia y el imputado fue finalmente aprehendido. Posteriormente se procedió a colocar en libertad a todos los ocupantes de la vivienda y al traslado del detenido a las instalaciones de la Seccional Séptima.

Tras ello, Codina enumeró la prueba documental y testimonial a ser ventilada en el futuro debate, y asimismo pidió se mantenga la prisión preventiva que pesa sobre el imputado en base a la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación.

Por su parte el defensor solicitó el arresto domiciliario con tobillera electrónica de su defendido.

Finalmente el juez penal resolvió admitir la acusación pública como la prueba presentada por la fiscalía, mantener la prisión preventiva del imputado por cuatro meses y elevar la causa a juicio oral y público ante un tribunal unipersonal.

Comentar
- Publicidad -