Tatiana Colisnechenco: La vida hecha deporte

Tatiana Colisnechenco: La vida hecha deporte
Con su hijo Viko. Desde los 3 años y hasta la temporada pasada, constantemente consiguió logros individuales y grupales.

Desde la primera vez que compitió a los 3 años en ciclismo y hasta el campeonato que consiguió con Huracán en el fútbol femenino a fines del año pasado, Tatiana Colisnechenco transitó exitosamente toda su vida por varias disciplinas que la han llevado a una plenitud deportiva, “no me imagino vivir de otro modo”, dice la atleta que, como resulta una obviedad, en su casa no para de entrenar y de prepararse físicamente en estos tiempos de pandemia.

Desde muy pequeñita y en categorías formativas fue campeona en ciclismo, en gimnasia artística, en la Corrida de Diario Crónica y alcanzó récords provinciales de salto en alto y de lanzamiento de jabalina que aún lo conserva; con el transcurrir de los años también obtuvo títulos en hockey, en handball -llegó a una preselección nacional-, en futsal -es parte de la selección de Comodoro- y en fútbol -se consagró campeona con Huracán el año pasado-.

A solo un par de materias de recibirse de profesora de educación física, también ya ejerció como entrenadora de handball, de hockey y hasta de natación, mientras que desde este año ya está dando clases virtuales de fútbol femenino en la escuela Abrazo de Gol.

a- El comienzo de su recorrido

Le gustaron los deportes en forma natural, espontánea y desde que tiene memoria. Figuró localmente y llegó a competir a nivel regional, nacional e Internacional, como en un Sudamericano intercolegial y en los tradicionales Juegos de Las Araucanía. Uno de los momentos que más recuerda de su itinerario deportivo es cuando tuvo la alternativa de ser integrante de la selección argentina de cadetes de handball.

“Mis papás siempre fueron deportistas pero nunca me exigieron ni me obligaron a nada, solo nos pidieron a mi hermano y a mí que hagamos alguna actividad, pero nada más. Fui yo la que comencé a ser ‘una enfermita’ de los deportes”, adelanta como sustento de su historia.

Todo se encendió cuando apenas tenías tres años. Vio de casualidad una prueba de ciclismo en la avenida Portugal y quiso correr. El fin de semana siguiente fue con su papá Néstor, y si bien en la primera competencia no le fue bien, en la segunda le propuso a su abuelo Oscar que a la bici le quitara las rueditas de apoyo para andar más rápido, y así fue.

Esa tarde ganó y recibió su primer trofeo, sensación única y que aún percibe y le place.
“Hasta los 10 años competí y gané varias veces a nivel local”, comenta, “me acuerdo que la primera salida fue a los siete años en ciclismo, y lo que más repetía y preguntaba en ese momento era cuándo íbamos a llegar, como que estaba muy ansiosa porque quería correr enseguida”.

La demora se dio porque fue un traslado vía terrestre hasta Formosa, a su primer torneo nacional donde 60 ciclistas entre nenas y nenes de todo el país y en su categoría de 7 años la esperaban. Luego de una largada tumultuosa y no del todo limpia, “es que muchos padres se pusieron con sus hijos adelante y a mí como que me fueron tirando para atrás”, partió bastante relegada desde la quinta fila, no obstante con su energía pudo progresar y concluir en el décimo lugar.

Desde ese día comenzó a comprender que no todo era ser primera y que debía prepararse para desiguales situaciones.

En ese tiempo, desde los 3 años y hasta los 10, ya practicaba gimnasia artística, a la que arribó también por observar. Fue cuando vino una representación de Rusia a nuestra ciudad y a ella, que bailaba en la colectividad de ese país, le gustó y les pidió a sus papás que la anotaran.

También le fue bien al situarse rápidamente en los primeros puestos en su categoría -fue campeona en el primer evento en el que intervino- y hasta representó a la provincia en un Nacional de Paraná, Entre Ríos, “algo que recuerdo con mucho cariño de esos tiempos son los viajes que hicimos, porque la mayoría de las veces los fueron en familia y muy lindos”, valorando y priorizando los verdaderos valores del deporte a esa edad.

b- El atletismo la lleva lejos

Entre el ciclismo, el baile y la gimnasia, se hizo espacio y tiempo para el atletismo, “mis papás andaban a las corridas de acá y para allá para llevarme a todos lados” recuerda en forma de agradecimiento.

Te puede interesar
El atletismo y el futsal tienen una enorme actuación

Como toda gran atleta comenzó a participar en Crónica y, como no podía ser de otra manera, ganó cuando lo hizo por primera vez en el 97 en la categoría minipulguitas, “ahí también me entusiasmé y les dije a mis viejos que me anoten para seguir corriendo. Me llevaron a la escuela de atletismo que estaba en el estadio de kilómetro tres y que dirigía el profesor Paulo Mantello”. En coherencia con su estilo, probó de todo en la disciplina: velocidad, salto en alto, salto con garrocha y lanzamiento con jabalina.

También ahí mostró idoneidad y hasta se adueñó de los récords provinciales en menores en las últimas dos especialidades, “aún tengo el de jabalina y al de garrocha me lo sacaron hace un par de años”, clasificando a citas nacionales y añorando una muy buena actuación en Santa Fe, “me pasó siempre, acá ganaba, pero iba a afuera y siempre cebollita, segunda o tercera, pero igual era bueno”, resaltando su competitividad, diferenciándose de sus inicios cuando principalmente disfrutaba de los viajes.

No extrañó entonces que, entre la constante actividad y la obtención de importantes logros, fuera integrante del equipo de Chubut en los Juegos de Las Araucanía y que en el 2006 le diera a Chubut la medalla de plata en jabalina en ciudad chilena de Magallanes. En la misma especialidad y ese año clasificó al Sudamericano Intercolegial que se realizó en Buenos Aires.

c- Aparecen nuevas actividades

Inmersa en su historial atlético que la llevó a asumir diferentes responsabilidades, hubo ratos para comenzar a jugar al futsal a los 11 años en la Escuela Municipal del Pueyrredón.

Como no había equipo de mujeres la colocaron a la par de los varones, “no tenía ningún drama. A mí me gustaba el fútbol y siempre en el barrio lo jugué con mi hermano y con los chicos, así que no tenía problemas”, quedando marcada su ingenua frase que empleaba desde muy pequeñita, “cuando sea varón voy a jugar al futbol”.

Jamás se cansó, es más, permanentemente estuvo dispuesta a experimentar otras actividades, y así se introdujo en el básquetbol, en una actividad que terminó siendo el nexo con el handball. Iba a básquet con el entrenador Juan Carlos Morel, pero como los padres a veces se demoraron en ir a buscarla, se quedaba mirando las prácticas del handball. Ahí apareció el técnico Fernando Lago que la invitó a jugar, ella aceptó y comenzó a entrenar a la par de los varones.

Para ese entonces ya estaba dejando lo individual, pero en ningún momento cedió en las motivaciones y, casualmente cuando se mudó de hogar familiar, se hizo de un grupo de amigas que la llevaron a jugar hockey a Comodoro Rugby con los técnicos Alejandro Moreno y José Soriano y donde también alcanzó primeros puestos.

d- Grandes logros con el handball

En el 2007 ya estaba cautivada por el handball y era una de las figuras de Municipal Pueyrredón -después quedó en la órbita del club Nueva Generación- y fue así que la convocaron para la preselección argentina de cadetes como armadora central, yendo durante un buen tiempo dos veces al mes a Buenos Aires -de jueves a domingo- para entrenar en el club Alemán de Quilmes, “superé los primeros cortes y venía bien, pero en el último la entrenadora me dijo que me faltaba competencia y el roce necesario, y tenía razón, porque acá en Comodoro éramos apenas cinco equipos, cuando la mayoría de las chicas que quedó era de Buenos Aires con certámenes de casi 30”.

Al año siguiente se fue a estudiar el profesorado de educación física a La Plata y no tardó en fichar primero para el club Santa Bárbara y luego en Estudiantes, siendo campeona a nivel nacional en junior y primera en el Súper 4 del nacional de mayores de Mendoza en el 2011.

En el 2013 regresó a Comodoro, priorizó definitivamente el handball, le puso dedicación y prosiguió siendo integrante de latselección provincial en repetidas oportunidades con viajes a diferentes nacionales, estando en el inolvidable seleccionado chubutense que fue tercero en el Argentino de Mar del Plata el año pasado, al conseguir la mejor posición de la historia. Así mismo fue campeona con Nueva Generación en el torneo doméstico.

Te puede interesar
El atletismo y el futsal tienen una enorme actuación

En esos años cursa en el INEF y sobresale en los tradicionales encuentros Intertribus, principalmente en futbol y eso motivó a sus compañeras Bárbara Barría y Florencia Paredes para que le insistan en que las acompañe al futsal oficial, “pero se me complicaba bastante por los horarios que coincidían con los días de entrenamientos de handball, así que tardé en sumarme, pero la verdad es que quería porque el futbol siempre fue lo que más me gustó”.

e- La pasión por el fútbol

Mientras brillaba con la pelota en la mano, en el 2018 empezó a hacerlo con el pie, “me sumé a JM y fuimos subcampeonas primero y campeonas después”. Jugando de alera o de pivote sobresalió y muy rápidamente fue convocada para la selección de futsal de Comodoro, viajando al Argentino que tuvo como sede a Misiones y donde el plantel local cayó recién en los cuartos de final ante el fuerte Mendoza que terminó siendo el campeón.
Con ese mismo grupo de chicas pasó a jugar al futbol a Huracán, quedando en la historia porque resultaron ser las ganadoras del primer torneo oficial al vencer en la final a Ciudadela por dos a uno en el estadio Comodoro, “fue algo especial, si bien yo me sumé cuando el torneo ya había empezado porque estaba ocupada con el handball, la verdad es que lo disfruté mucho”.

En esas jornadas de definiciones reveló su gran volumen atlético, porque en la instancia de semifinal de fútbol frente a la CAI, luego de ganar, ese mismo día disputó la final de la Liga Provincial de handball, “me acuerdo y todavía me pongo mal, porque estábamos bien y perdimos solo por un gol frente a Municipal Km. 5 en un gimnasio Municipal 4 que estaba repleto”.

En esa jornada repartió alegría y tristeza, pero a la siguiente semana, cuando se consagró con Huracán, por la tarde sí pudo tener un día totalmente feliz al completarlo con el título de UOCRA en el futsal oficial.

A principios de este año tenía previsto continuar con Nueva Generación en handball y con UOCRA en el futsal. También con Huracán en el futbol, pero asomaron algunos inconvenientes con la Comisión Directiva y todo ese grupo de chicas podría ir a Universitario.

De igual modo lo que ella pretende es estar junto a sus amigas disfrutando de su real y verdadera pasión, “ahora que me lo preguntas, la verdad es que no le encuentro una respuesta concreta. Siempre lo que más me gustó fue el futbol y no sé porque lo pospuse, lo único que sé es que ahora lo estoy disfrutando mucho”, resalta la hincha de River.

f- Tácticas similares

Desde hace un tiempo se desempeña como entrenadora -aún está muy lejos de su retiro- y ha cultivado un sinfín de conocimientos al haber sido dirigida por innumerables entrenadores, afirmando que las tácticas del hockey campo y del fútbol se pueden utilizar en forma indistinta, y lo mismo ocurre con el hockey pista y el futsal, “son muy parecidos y hay esquemas para aplicarlos en los dos, obviamente el handball es diferente”, explica.

g- La felicidad en todo momento

El enorme recorrido y los requerimientos que asumió desde muy pequeña no le privaron de nada, “te aseguro que en todo momento fui súper feliz”, ¿Cuándo eras chiquita también?

“Sí, me acuerdo que yo iba a todos lados porque quería, nadie me mandaba. Tengo una tía que es solo seis años mayor que yo y a veces nos juntábamos en la casa de mi abuela a jugar con las Barbies, me encantaban las muñecas y lo único que quería era jugar y jugar.

Durante todos esos años lo tomé todo como un juego, la pasé bien y me divertí, obviamente después con el tiempo comencé a ser más competitiva”, resume Tatiana que acreditó sobrada y largamente que ostenta aptitud, calidad y facilidad para la práctica de cualquier deporte, algo que lo ha tomado como su estilo de vida.

Comentar
- Publicidad -